opinión
Crece el escándalo por el juez que se accidentó y demandó al Estado por $4,5 millones
Martes, 26 de marzo de 2019.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

Un accidente menor cuando falló el sistema electrónico del cierre automático de un portón, una demanda posterior y millonaria como reclamo de indemnización y un supuesto acuerdo entre el abogado de la víctima y el de la ART que intervino en el incidente, podría desatar un nuevo enfrentamiento entre el gobierno de Alfredo Cornejo y la Justicia Laboral de la provincia; la deflagración, de aumentar en volumen, desembocará sin dudas en los sospechosos y turbios pactos que suele hacer un sector de la Justicia cada vez que tiene enfrente al Estado, comúnmente llamado peyorativamente "el hijo de la pavota", o el eterno "bobo" de cualquier historia cuando hay plata y en gran medida de por medio.

"Es una novedad que un juez cobre 4,5 millones de pesos por un accidente menor. Yo he venido diciendo que hay un montón de negociados. Hay varios casos de este tipo y abogados y estudios vinculados a la Justicia Laboral. Esto es inseguridad jurídica". Así se expresaba Cornejo el año pasado, promediando el mes de octubre, cuando trascendía públicamente un potencial pacto entre la ART Provincia y el juez Antonio Sánchez Rey, integrante de la Quinta Cámara Laboral de la provincia, demandante y protagonista del accidente laboral.

En mayo del 2017, Sánchez Rey se retiraba del estacionamiento de Tribunales. Cuando al pretender abrir el portón de la playa, en apariencia un sensor automático falló y la hoja del portón apretó el brazo del magistrado. Sánchez Rey iniciaría una demanda contra el Estado representado por su hijo Diego Sánchez Azcona.

Sorprendentemente, el caso recaería en la misma cámara que integra Sánchez Rey para que se homologara un acuerdo con la ART Provincia por esos 4,5 millones de pesos. La ART sería representada por el apoderado de la firma, el abogado Miguel Ángel Grosso. Al hacerse público el hecho, los camaristas compañeros de Sánchez Rey debieron excusarse. Del caso se hizo cargo la Sexta Cámara y sus integrantes también se apartaron, hasta que desembocó en la Suprema Corte de Justicia, en la Sala que integran Mario Adaro, José Valerio y Omar Palermo.

Pero mientras el escándalo fue creciendo, la Superintendencia nacional de Riesgos del Trabajo puso los ojos en el sospechoso acuerdo entre Sánchez Rey y la ART Provincia. No sólo objetó el monto del pago reclamado y acordado entre las partes, sino en los términos del pacto, dudando de la honestidad e idoneidad de la negociación. El último viernes, finalmente, en dos operativos simultáneos, se ordenó allanar los estudios jurídicos de Sánchez Azcona (hijo del magistrado accidentado) y de Grosso (abogado de la ART).

Los trascendidos dan cuenta de que se incautó una serie de correos y chats entre las partes en conflicto abonando la tesis que originó la denuncia de la Superintendencia y de la que participó, además, una oficina contra los fraudes laborales que funciona bajo el arbitrio del propio Poder Ejecutivo mendocino.

La causa está envuelta en una suerte de secretismo mayúsculo, por estar además técnicamente reservada, pero plagada a la vez de suspicacias que apuntan al acuerdo o arreglo millonario de pago en beneficio del magistrado. Se investiga el posible fraude contra la administración bajo la modalidad de una estafa y se encuentra bajo el comando del fiscal Hernán Ríos.

Junto a todo esto, a Cornejo le llegó en las últimas horas una nota de renuncia al cargo enviada por el propio camarista laboral Sánchez Rey, sobre el que ha recaído, a la vez, un pedido de jury para que investigue su conducta envuelta en un posible caso de defraudación. Pero Cornejo no ha tomado ninguna decisión sobre el pedido de renuncia. Tiene que aceptarla o rechazarla, o ignorarla por algún tiempo para conocer la suerte de la investigación de Ríos, quien podría imputar a los involucrados, es decir los abogados tanto del camarista, como el de la ART, a alguno de ellos posiblemente sin descartar que la acusación recaiga sobre el propio magistrado. 

Tamaño del texto
Comentarios
elena suarez
15-05-19 13:02
todavía sigue siendo juez.......paguen y vamos. Son todos corruptos y millonarios
Tu comentario