lunes 3 oct 2022
Opinión

Una androide directora general: ¿nos reemplazará la IA?

La nueva CEO, llamada Tang Yu, es una androide que tomará las decisiones durante las operaciones diarias y manejará la gestión de riesgos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Eduardo Press 18 de septiembre de 2022 - 08:29

La información nos cuenta que una empresa china nombra directora general a una androide con inteligencia artificial.

La nueva CEO, llamada Tang Yu, tomará las decisiones durante las operaciones diarias y manejará la gestión de riesgos, según ellos logrará hacerlo con mucha más eficiencia.

El pasado 26 de agosto, una empresa china especializada en videojuegos y creación de comunidades en Internet, anunció que nombró a la “señora” Tang Yu como nueva directora general de su filial más importante. Nada raro, excepto por el hecho de que Tang Yu es un robot humanoide alimentado por inteligencia artificial.

Para el presidente de la empresa “la IA es el futuro de la gestión corporativa, y nuestro nombramiento de la Sra. Tang Yu representa nuestro compromiso de adoptar realmente el uso de la IA para transformar la forma en que operamos nuestro negocio y, en última instancia, impulsar nuestro crecimiento estratégico”.

Hacia el futuro dicen que continuarán ampliando los algoritmos «para crear un modelo de gestión abierto, interactivo y altamente transparente a medida que nos transformamos gradualmente en una comunidad de trabajo basada en metaverso, lo que nos permitirá atraer una base mucho más amplia de talentos en todo el mundo y ponernos en una posición para lograr metas cada vez más grandes».

Un poco de historia

¿Será así como dice el presidente de la empresa?

Veamos.

El antecedente de estos androides con IA son los robots, de hecho las imágenes son similares a la de los robots.

La robótica se instrumentó como ayuda y complemento de las tareas humanas poco tiempo después de los finales de la 2ª. Guerra, aunque fue a partir de los años 80 que se desarrolló de una forma explosiva.

Se considera que empezó a sembrarse en esta época la semilla que luego haría surgir la robótica inteligente que hoy en día conocemos. Con la tecnología adecuada y el uso de inteligencia artificial, los robots han ido ganando independencia en sus tareas y han ido cooperando con el ser humano, tomando decisiones en tiempo real.

Según la noticia ya estamos un paso más adelantado aún, no es una tarea de cooperación sino que se le otorga al androide capacidad de decisión.

Quizás los que tenemos ya cierta edad todavía nos sorprenda, mucho menos a los millennials y seguramente a los centennials les parezca natural que sea así.

¿Debemos preocuparnos? ¿Finalmente terminaremos desplazados por máquinas dotadas de IA? No lo sabemos. ¿Estaremos incubando un Frankestein de última generación?

No tenemos respuestas a estas preguntas que nos hacemos y que muchos se deben hacer.

Pensemos un poco.

Por un lado no es nada fácil soportar la incertidumbre, requiere esfuerzo, consume energía y recursos cognitivos para afrontarla, por eso muchas veces se reclaman certezas. No las hay en este caso, al menos para nosotros.

Estamos transitando una revolución industrial que permite la fusión de lo biológico, lo físico y lo digital, estamos en un mundo en el que nos encaminamos a un modelo de integración de muchos factores que combinen lo mejor del factor humano con la tecnología. Fusión no reemplazo.

El futuro

Como afirmamos muchas veces. Nadie puede predecir el futuro. Nosotros tampoco. Lo que vamos a decir son hipótesis basadas en la experiencia de la humanidad. De todos los pronósticos en 1950 de cómo iba a ser el mundo en el 2000, se cumplió un porcentaje mínimo.

Ante cada adelanto surgían temores por la desaparición de “algo”, y fue cierto, sobre todo en los aspectos tecnológicos, muchas herramientas cayeron en desuso por la aparición de nuevas, muchas tareas realizadas por humanos fueron reemplazadas por máquinas, pero al mismo tiempo aparecieron nuevas herramientas y nuevas tareas y nuevos conocimientos que hubo que ir aprendiendo y lo mismo sucede ahora y suponemos seguirá sucediendo: evolución, transformación.

Creemos que en estos momentos en pleno furor de la IA pasará lo mismo aunque no lo sabemos.

La IA está en condiciones de analizar grandes patrones de datos por lejos mejor que los humanos, la información ha dejado de ser un patrimonio de la memoria y pasó a ser una cuestión de capacidad de almacenamiento de datos y velocidad de procesamiento.

Si tiene la capacidad de tomar mejores decisiones no lo sabemos.

Tomar buenas decisiones no pasa solamente por tener mayor cantidad de datos e información, allí la IA nos gana lejos.

Pero nos preguntamos ¿la IA tendrá la capacidad de crear como creamos los humanos? ¿Tendrá la sensibilidad estética, la emoción de crear una obra artística? Creemos que esa emoción puede provenir solamente de la experiencia humana.

¿Tendrá la IA la capacidad de afrontar lo aleatorio, el azar que interviene mucho más de lo que creemos en el resultado de nuestras decisiones?

La tecnología reemplazó hace años el trabajo pesado, el trabajo peligroso, la acumulación de información, la búsqueda de datos, pero creemos que las capacidades que nos distinguen como humanos no podrán ser reemplazadas.

La IA es mucho más inteligente que nosotros en muchos aspectos pero no creemos que pueda desarrollar nuestras habilidades humanas:

  • la capacidad de empatía
  • pensar críticamente,
  • resolver problemas complejos y encontrar respuestas novedosas a situaciones difíciles
  • tener ese “rapto de inspiración”
  • elegir “el momento oportuno”
  • la creatividad
  • capacidad de negociación
  • ponerse en el lugar del otro
  • la intuición
  • el contacto con otras personas
  • sentir alegría
  • conmoverse
  • ser empático con el dolor ajeno

Bienvenida la Inteligencia Artificial. Ponemos nuestra fichas a la integración, la colaboración, que tanto la androide como los humanos hagamos lo que mejor sabemos hacer, como fue siempre el vínculo entre la tecnología y lo humano y como creemos que siempre será.

Amigo lector: Mientras espera a que llegue la IA a su empresa, o si ya llegó ¿cómo ayuda a mejorar las habilidades humanas a su gente?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional, Emprendedores y Empresas Familiares.

Te Puede Interesar