Análisis

CELAC, buenas intenciones pero los mismos desafíos

Argentina y Brasil se transformaron en animadores de la Cumbre de la CELAC y se abren interesantes expectativas comerciales.

Por Marcelo López Álvarez

La cumbre de la CELAC que cerró ayer en Buenos Aires y tendrá una especie de continuidad hoy con un sin fin de reuniones bilaterales entre los distintos países participantes deja quizás como saldo menos puesto en vidriera, pero más importante, la posibilidad de consolidar un bloque económico de países en desarrollo.

La reaparición de Brasil en el bloque después del ostracismo bolsonarista pone a la Argentina en una mejor posición. La alianza entre los países vecinos dota de otra vitalidad al grupo, alianza que a su vez recibirá un nuevo espaldarazo con la segura inclusión de Argentina a los BRICS, que cambiara de nombre.

El balance de la cumbre, la posibilidad cada vez más cierta de que Techint termine la construcción del gasoducto, Néstor Kirchner antes del comienzo del invierno, el comienzo de la exportación de gas a Chile en pocos días y una cosecha complicada por la sequia pero mejor de lo que se preveía son datos objetivos de que la economía tiene aire para recuperarse

Enero se va con esa misma sensación que se transito el 2022 los datos macros parecen mostrar una economía en recuperación y con ciertas posibilidades de éxito sin embargo la distribución de esa mejora sigue siendo la materia pendiente. Si bien son varios, e importantes, los gremios que le ganaron a la inflación no es menos cierto que la proliferación de los monotributistas e independientes muestran un mercado laboral que se recupera de la peor manera, con trabajadores con escasa o nula representación y sin marco legal ni protección.

image.png
La cumbre de la CELAC, escenario de fondo de importantes acuerdos económicos.

La cumbre de la CELAC, escenario de fondo de importantes acuerdos económicos.

Los datos difundidos ayer por el INDEC muestran que el Estimador Mensual de la Actividad Económica en noviembre creció 2.6% interanual con trece de los dieciséis rubros que integran el indicador creciendo. Suba, además, moderada por los primeros efectos de la sequia sobre el fin del año pasado.

El 2022 tendrá datos de crecimiento relevantes (muy lejos de las, una vez más fallidas, predicciones de la consultoras privadas) y garantizan -por el solo arrastre- un crecimiento para el 2023 que puede mejorar incluso de concretarse aunque sea una mínima parte de todo lo acordado en estos días con Brasil.

La recuperación que puede aportar la mejora de la relación comercial con el Brasil es de una magnitud importante. Como bien expreso Lula ante los empresarios argentinos el intercambio comercia que superaba los 40 mil millones de dólares cayó a un piso de 24 mil durante la gestión de Jair Bolsonaro en Brasil y Mauricio Macri en la Argentina.

Durante la firma de los acuerdos entre los Ministros de Economía, Sergio Massa ratificó el dato afirmando que "Hemos perdido casi un 40% del comercio bilateral y esto nos impone desafíos para aumentar una integración más profunda".

En ese camino que tendrá repercusión inmediata en la actividad económica de ambas naciones, el avanzar en la moneda común y el financiamiento de exportaciones reciproco son dos pasos que permitirán una rápida recuperación del intercambio comercial perdido.

La conjunción además puede sumar en el intercambio global de la región que ha exportado por algo más de 600 mil millones de dólares con un resultado superavitario de 80 mil millones de dólares.

Fortalecer el Mercosur y el UNASUR, la llegada de Argentina a los BRICS y los procesos de intercambio comercial en monedas locales o comunes como ya viene probando China con Rusia y Arabia Saudita abren un panorama muy interesante pero que mantiene intacto el desafío de reformular rápidamente la redistribución de la riqueza que genere esas mejoras.

Te Puede Interesar