Análisis

Alcohol Cero: cuando el espejo devuelve la realidad

Los acontecimientos del fin de semana en Córdoba muestran el poco éxito de las leyes prohibitivas como la del alcohol cero.

Por Marcelo López Álvarez

La mal llamada Ley de Alcohol Cero que tantos debates provocó este año entrara en vigencia en 1 de enero en las rutas de Buenos Aires, pero no se incorpora aún a la ley nacional. Las vicisitudes político judiciales que dejaron al Senado de la Nación sin sesionar las últimas semanas del año dejaron también en el cajón el endeble proyecto aprobado en Diputados de apenas un artículo.

Los días que pasan sin aprobación de la norma nacional, sirven para que algunas provincias sigan por el camino demagógico de aprobar leyes inservibles y la realidad demuestre a su vez la inutilidad de esas leyes. Algo de por si muy común en la Argentina (no solo en este tema) muy propensa a probar leyes por impulsos o conveniencias temporales o particulares de tal o cual sector en un cierto tiempo.

En uno de lo hechos mas bizarros de estas fiestas navideñas las noticias, los acontecimientos de la realidad (una vez más) fueron los que como un espejo potente devolvieron la realidad.

El bizarro suceso del joven arrastrando policías en Córdoba es un buen disparador para demostrar fácticamente que el tema no son las leyes sino la educación y el control.

Sin entrar en la discusión de la actuación policial y la ridícula forma de poner en riesgo su vida y los procedimientos para la posterior detención del joven que no son motivo de análisis aquí, la situación es una nueva ratificación de la inutilidad de las prohibiciones o la propensión de los legisladores a demagogizar más que legislar.

Según lo publicado por los medios cordobeses el veinteañero popularizado en el video como Coral, que nadie duda conduce en evidentemente con un porcentual ja de alcohol en sangre superior a cero, ya tenia tres multas de transito. Una por las luces bajas apagadas (una tontera que le puede pasar a cualquiera) en tanto que las otras dos, una por circular a velocidad superior a la permitida, transitaba a 150 kilómetros por hora, y la segunda por precisamente una alcoholemia positiva de 1.47. No hay dudas que en la jornada de hoy cuando lleguen los resultados al juzgado la alcoholemia será nuevamente positiva.

Unos 40 días atrás las rutas cordobesas también eran noticia porque un conductor alcoholizado chocaba al micro que llevaba a los músicos de Kapanga.

Córdoba tiene legislado el llamado alcohol cero para la conducción desde el año 2014 sin embargo más allá de declaraciones de supuesto referentes destacando las bondades de tal ley lo que devuelve el espejo de la realidad es que no ha servido para erradicar el alcohol al momento de conducir ni tampoco demasiado efectiva a la hora de recuperar a los infractores como queda claro en el caso del joven que se viralizo hasta el cansancio en las redes.

El camino de legislar demagógicamente la Argentina ya lo ha probado con cientos de iniciativas que terminan en el fracaso absoluto como será esta. Ya hoy las multas por conducir con más de 0.5 de alcohol son gravísimas sin embargo no se ha logrado ningún efecto, la cantidad de licencias retenidas y el comportamiento social que cualquiera de nosotros observa es clara demostración de ello.

Si con un limite de 0.5 y multas altísimas, retención del automóvil etc. Los conductores irresponsables siguen tomando qué los haría cambiar de idea si la tolerancia es cero y no 0.5.

No se trata de tolerar que se tome antes de conducir, se trata de trabajar en conjunto y con certezas para que nadie tome si tiene la responsabilidad de conducir, cosa que no se logrará con ninguna ley sino con educación concientización y en todo caso con el cumplimiento de las leyes vigentes.

image.png
La Ley de Alcohol cero en Córdoba rige desde 2014. Los efectos no parecen ser los deseados.

La Ley de Alcohol cero en Córdoba rige desde 2014. Los efectos no parecen ser los deseados.

Más allá de que además las leyes no contemplan los errores de medición y un sinnúmero de particularidades que hacen a las reglamentaciones bastante flojas es bueno recordar lo que no hace mucho escribió en un artículo sobre el tema el Ingeniero Fabian Pons, especialista en Seguridad Vial y presidente del Observatorio Vial Latinoamericano. “Otro concepto a tener en cuenta es el establecimiento del “nivel legal de alcoholemia permitida”. Cada sociedad establece y legisla que tan “intoxicada” con alcohol puede estar una persona para que se le permita conducir.

Lo deseable es que nadie se mueva en el entorno vial bajo los efectos del alcohol, dado que a mayor nivel de alcoholemia, mayores serán los efectos en el organismo.

Las bebidas con alcohol producen la desinhibición y siguen por la falta de coordinación de movimientos, pérdida del equilibrio, agresividad, somnolencia, náuseas, etcétera.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que el nivel máximo legal de alcoholemia no exceda los 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre, que es lo que establecieron la mayor parte de los países del mundo.

Sin embargo, hay casos como Irlanda, Inglaterra o Malta que siguen teniendo un límite de 0,8 gramos de alcohol en sangre. También vale aclarar que hay cierta tendencia internacional a establecer límites por debajo del máximo sugerido por la OMS.

El concepto de “Alcohol Cero” surgió hace muchos años en los países nórdicos. Allí, los siniestros protagonizados por conductores alcoholizados eran un enorme problema que ocasionaban una importante cantidad de muertos y heridos.

En estos países, en especial en Suecia, hicieron una importante cantidad de estudios e investigaciones en las décadas de los ’80 y ’90 y decidieron que, como sociedad, no querían que nadie condujera un vehículo si había consumido una sola gota de alcohol.

Sin embargo, los suecos querían “Alcohol cero” al conducir, pero no establecieron “Alcoholemia cero” en los controles”.

La solución paso por los controles, la educación y la responsabilidad de la sociedad civil en conjunto con las autoridades.

Más que legislar el alcohol cero sería mucho más productivo el compromiso de por ejemplo los dueños de los boliches o de los responsables de los resto y visitas a bodegas de realizar un control de alcoholemia a quienes se retiran del lugar y sean conductores e invitarlos a tomarse su tiempo y descansar si les da positivo. Seguramente será mucho eficaz para quitar el alcohol del volante que leyes que ya existen y que como se vio este mismo fin de semana poco efecto real tienen.

Te Puede Interesar