Nuevas tendencias

La danza teatro a puro “Cachete, pechito y ombligo

Continúa este fin de semana el ciclo de danza contemporánea organizado por el espacio Julio Le Parc. Se ponen en escena las obras “Carne mecánica”, “No me dejes”, “Retornar” y “Mujeres que debían ser amadas”.

Por Sección Cultura

El espacio Julio Le Parc continúa con el novedoso ciclo de danza contemporánea al que ha denominado “Cachete, pechito y ombligo”. Este fin de semana se pondrá apreciar interesantes propuestas como “Carne mecánica” de Federico Castro, “No me dejes” de Natacha Gabrielli, “Retornar” y “Mujeres que debían ser amadas”.

A continuación consultá el cronograma completo:

JUEVES 14 

“Carne Mecánica” de Federico Castro - cía. Tres Puntos. Cuerpos que se debaten en la dialéctica de lo individual y lo colectivo. Lo inerte se hace carne, la vida es aniquilosa. Los cuerpos son ‘máquinas de carne’ que ‘hablan’, se desesperan, se rebelan; tal vez explotan. Aunque todo vuelva al mismo lugar. El clima musical vibra en sintonía con los estados de ánimo: se agita entre Alberto Iglesias y la banda sonora “2046”, de Wong Kar-wai. Sala Roja, 21hs.

“No me dejes” de Natacha Gabrielli- cía. Tres Puntos | Encuentros y desencuentros, situaciones que se resuelven intuitivamente y a veces enmarcadas en un halo de superstición que incita a seguir creyendo. En un estilo tragicómico, la obra se desarrolla bajo los códigos de la danza y el teatro. Una obra fresca, divertida, colorida, sexual, cariñosa, teatral. Es la telenovela latinoamericana llevada a la danza de una forma grotesca. Representa nuestra identidad emocional. El hilo conductor está atravesado por grandes clásicos de la canción melódica como José Luis Perales y Paz Martínez, de la cadencia dulzona de Caetano Veloso y la picardía de canciones mexicanas. Sala Roja, 21hs.

VIERNES 15

“Retornar”. Creación colectiva de sus integrantes: Pricsila Resca, Clever Allaime, Esteban Esquivel. | Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo y darnos cuenta que estamos mirando otra versión de nosotros mismos. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo. Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. Todo lo que veo alrededor es una expresión de mi mismo. Sala Roja, 21hs.

DOMINGO 17

“Mujeres que debían ser amadas” | Es una obra fresca y emocional, con el acompañamiento de aquella música que se escuchaba hace años en las radios (como el trio los panchos, Olga Guillot- etc) e interpretada por mujeres. Una obra que muestra a través de la danza distintas situaciones que el corazón nos refleja y nos dibuja los sentimientos en movimientos. Mujeres comunes amadas, dejadas, queridas, olvidadas, da igual, todo va en la forma en que lo miremos. Sala Roja, 21hs.

Te Puede Interesar