Cierre

Con más de 4.000 personas cerró el Festival de Novela Romántica

Concentró a más de 4.000 seguidoras del género de novela rosa con las autoras más importantes del país y que reveló una vez más el notable éxito que siguen teniendo las historias de amor.

Por Sección Cultura
Las instalaciones del Centro Cultural Recoleta se convirtieron en tres livings, uno victoriano, otro vintage de los 70 y un último con detalles de principios de siglo XX, acogedores espacios donde el público -mujeres en gran parte- se sentaban a dialogar, escuchar o simplemente disfrutar de un escenario distinto: un fiesta de la novela romántica.
 
Es que por primera vez las escritoras de novela romántica más famosas del país se reunieron con sus seguidoras en una maratón de cuatro días que incluyó talleres, charlas, conferencias y lecturas. "Más de 4.000 personas vinieron", constató María de Vedia, una de las organizadoras.
 
"Lo más convocante fueron las lecturas de las cartas de amor más famosas de la historia en la voz de Gabriel Corrado y Esmeralda Mitre; también la lectura de la modela Naomí Preizler que leyó las cartas de sus abuelos perseguidos por el nazismo. Además, el concurso de cartas desbordó, recibimos más de 3.000", agregó De Vedia.
 
Gloria V. Casañas, Gabriela Margall, Viviana Rivero, Gabriela Exilart, Ana María Cabrera, Anabella Franco, Florencia Canale, Claudia Barzana, Susana Biset, Tiffany Caligaris, Alexandra Risley y Renata Orsi, entre otras 25, conformaron el elenco de escritoras invitadas a este encuentro.
 
Horacio García, director del Festival, sostuvo que esta actividad "vino de los lectores, de abajo hacia arriba". "Este es uno de los géneros que más vende. Florencia Bonelli, por ejemplo, vendió más de un millón de ejemplares. Es una literatura con historia; en el siglo XIX tiene su auge, pero hoy es un efecto de la época donde la tecnología y la violencia convierten estas novelas en una especie de oasis".
 
Aunque ausente debido a que se tomó "un año sabático y está de viaje", según explicaron los organizadores, Bonelli -reina indiscutida del género- fue homenajeada con lecturas en la voz de sus fans, al igual que Cristina Bajo, pionera de la novela romántica, que recibió un tributo a su obra.
 
Entre las protagonistas de estas jornadas estuvo Casañas, quien sostuvo a Télam: "Este festival no sólo reunió autores con lectores, sino también autores entre sí. Es un reconocimiento de algo que ya estaba y una demanda del público, que en definitiva, generaron la idea de esta actividad".
 
"Es imposible que no te guste leer una trama de acción y romance con contexto histórico; es un prejuicio pensar que es literatura menor, eso viene del seudointelectualismo. Todas las novelas tienen su lado romántico. Este festival es una evidencia de que no es menor", dijo Casañas.
 
Margall, otra de las favoritas del público, señaló feliz a Télam, "ya era hora de que nos notaran, esto no es lo mismo que reunirse en té, sino que es un marco donde se reconoce al género", poniendo énfasis en la institucionalidad que se le dio al Festival, organizado por el Ministerio de Cultura porteño.
 
La autora de "La princesa de las pampas" fue categórica: "El prejuicio con la novela romántica viene de hace 40 años con Corín Tellado, se pueden quedar con esa imagen, pero ha cambiado mucho. Ahora son plumas locales que han cambiado el modo de contar, y eso es parte del fenómeno que atrajo lectores".
 
Para ella, este boom tiene que ver con que "hay un replanteo de las relaciones entre hombres y mujeres, la novela da una respuesta a ese desencuentro", sostuvo.
 
Al respecto, Horacio García señaló: "Dickens era una literatura de folletín como el policial, incluso la historieta, que ahora es de culto. Que la novela romántica sea considerada un género menor es un prejuicio, como todo, hay buenas y malas historias"
 
Sin las seguidoras fieles, este festival nunca se hubiera motorizado, y entre ellas está Andrea Vázquez, creadora del blog de referencia "El pantano de Fiona", donde recomienda, opina y desmenuza las novedades del género.
 
"Este festival le dio visibilidad a otros autores no tan conocidos", indicó Vázquez que fue moderadora de la mesa de ediciones independientes.
 
Para ella, líder de las seguidoras, una novela romántica tiene que tener "historia, personajes con carácter, pero sobre todo tiene que estar adaptado a las lectoras de este siglo", concluyó.
 
En tanto que Verónica Priotti, psicóloga de 42 años, otra de las fanáticas que llegó al Recoleta, sostuvo que con estas novelas y con la movida que se genera alrededor entre lectores y escritores "he encontrado amigas de la vida; es un ambiente cálido y ameno".
 
Para ambas, las novelas románticas contienen retazos de la historia argentina y de las provincias "que no están contadas, sino que son rescatadas desde la ficción y es fundamental que haya una rigurosa investigación detrás, sino las novelas no tienen consistencia".
 
Martín Sánchez Zinny, autor de "Gracias Mujer. Operación Proserpina", sobre el amor entre Mariano Necochea y su amante española Pepita Sagra y el único escritor entre las damas, afirmó: "el amor y la falta de él mueven al mundo. No leí Corin Tellado, ni lo haría, sé lo que es el amor", redondeó.

Te Puede Interesar