miércoles 22 jun 2022
Estado de Sitio

PAMI, entre quienes quieren cerrarlo y el impacto de sus números reales

Por Marcelo López Álvarez

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
10 de junio de 2022 - 10:35

En las últimas horas tuvo un largo recorrido una información falsa sobre el PAMI, sus salarios y alguna de sus actividades, nada nuevo en estos tiempos donde, por momentos, pareciera que las informaciones sin chequear o falaces ocupan un más espacio que las noticias reales.

Es cierto que a veces obtener información de esos grandes organismos es complicado para evaluar lo que ha pasado en el último tiempo. Por eso toma valor un informe que preparó el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) presentado el martes y que pone en contexto la importancia del PAMI en los últimos tiempos, justo también cuando uno de los integrantes del PRO, ex funcionario y ahora diputado nacional, Gerardo Millman aseguró que él cerraría la obra social de los jubilados.

El informe del CEPA analiza la situación de los medicamentos más consumidos por las personas mayores y la relevancia de la institución en el mercado de medicamentos.

No es novedad que la producción y comercialización de medicamentos está tan concentrada como tantas otras industrias de insumos de primera necesidad en la Argentina, así el trabajo advierte que "No obstante, la existencia de un alto número de empresas en el mercado, según CILFA, las ventas están concentradas en las principales firmas: las primeras 10 facturan casi el 50% del total y las primeras 20, el 70% del total

Ya entrando en el informe el CEPA destaca que el aumento en el precio de los medicamentos de mayor consumo de los adultos mayores para el período completo (11/19 a 05/22) ascendió a 3,0% mensual acumulativo y destaca que se observan claramente dos etapas: durante la primera, caracterizada por la emergencia de la pandemia y las restricciones sanitarias, la evolución de precios de medicamentos mostró un incremento de 1,4% mensual acumulativo. La segunda etapa, entre septiembre de 2020 hasta mayo de 2022, se acrecentaron las variaciones mensuales sumando 112,3%, es decir, 3,8% mensual acumulativo.

Por el contrario los datos de precio al público de los medicamentos con cobertura del PAMI dan cuenta de que, entre diciembre de 2019 y septiembre 2020, el incremento ascendió a 1,1% mensual acumulativo (11,1% para todo el período), mientras que, entre septiembre de 2020 y mayo de 2022, el incremento fue de 2,9% mensual acumulativo (79,5% para todo el período). Para el período completo, el incremento mensual acumulativo ascendió a 2,3%. Muy inferior al ítem anterior.

El CEPA destaca además la implementación del programa integral de medicamentos gratis y/o descuentos, donde de cada 10 afiliados, 4 reciben todos sus medicamentos gratis, 5 reciben dos o más medicamentos gratis, y 9 reciben un medicamento gratis, lo que significa un ingreso extra muy superior sobre todo comparando con la gestión anterior donde este programa no existía

Un dato muy interesante que surge del trabajo es que desde el sector es permanente el discurso que dada la supuesta participación de los insumos importados en el proceso de producción, los medicamentos deberían acompasar la evolución del tipo de cambio. Más allá de la veracidad del reclamo, lo que percibe es una disociación respecto de la evolución del tipo de cambio a partir de abril de 2021. En síntesis: los precios de los medicamentos y los precios medidos en el IPC se disocian de la evolución del tipo de cambio, llegando a una brecha significativa de casi 50 %

Un ítem más que significativo es comparar la evolución del precio de los medicamentos con la jubilación mínima, los investigadores del CEPA detectaron que si se considera el período entre abril de 2018 hasta noviembre de 2019 mientras la jubilación mínima se incrementó casi 70% (por cada $100 que cobraba un jubilado en abril de 2018, pasó a percibir $168,9 en noviembre de 2019), los medicamentos se incrementaron más de 160% (si el precio de un medicamento alcanzaba los $100 en abril de 2018, pasó a ser de $260,4 en noviembre de 2019). La pérdida de poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos para el período abril de 2018 a noviembre de 2019 fue nada más y nada menos que de 35%.

En el período siguiente, incluso con el impacto de la pandemia, la evolución fue a la inversa. Mientras que la jubilación mínima se incrementó entre puntas 152,3% (noviembre 2019 a mayo 2022) y 190,1% (entre noviembre 2019 y junio 2022), la evolución del precio de los medicamentos más consumidos por adultos mayores sumó 143,4% a mayo y alcanzaría 153,2% en junio. Es decir, incluso con el incremento de precios de medicamentos mencionado anteriormente, en la segunda etapa del gobierno de Alberto Fernández, las jubilaciones le ganaron a la evolución de precios de medicamentos más consumidos recuperando 4%, si se considera los datos a mayo, y 15% si se toma hasta junio de 2022, de su poder adquisitivo medido en medicamentos. En el caso de la jubilación mínima, además, hay que considerar en los períodos intermedios el impacto de los bonos.

La recuperación es aún mayor si se compara la evolución de los valores de los medicamentos PAMI más consumidos por adultos mayores que alcanzó sólo 99,6% a mayo y 107,6% a junio de 2022. La recuperación del poder adquisitivo de la jubilación mínima medida en medicamentos PAMI es de 26,4% a mayo y 40% a junio de 2022.

La idea, que ya se esboza sin tapujos en algunos espacios políticos, de cerrar el PAMI lleva a preguntarse qué harían los millones de jubilados que acceden a la cobertura de la obra social y qué pasaría con sus medicamentos sin ir más lejos.

Es cierto que hoy el PAMI tiene muchas falencias, pero el mandato es mejorarlo e interrogarse qué pasaría si no existiera.


Te Puede Interesar