miércoles 22 jun 2022
Estado de Sitio

El marco mundial del faltante de gas oil

Por Marcelo López Álvarez.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
1 de junio de 2022 - 09:55

La llegada del invierno recrudeció la problemática de la falta de gas oíl en la Argentina (sobre todo en los surtidores de las rutas o las zonas productivas) levantando otra vez el debate sobre la función de YPF y hasta surgieron amenazas de los transportistas de convocar a medidas de fuerza.

Lo cierto es que, como ya se informó en Sitio Andino y en Radio Andina, la situación es complicada en diversos puntos de la provincia. Pero bien vale tener una mirada más abarcativa de la problemática que no afecta solamente a la Argentina que además tiene una situación de base complicada respecto a ese combustible.

La necesidad de importación de gas oíl es estructural y se repite año tras año justificada por la actividad agropecuaria, lo que hace que Argentina consuma mucho más gasoil en proporción de lo que consumen otros países del mundo. La Argentina importa año a año aproximadamente un 30 por ciento de su consumo en temporada alta.

El inconveniente que tiene el complejo industrial petrolero argentino en la refinación es que no se puede adaptar a esa necesidad y entregar el gas oíl suficiente en las épocas de mayor consumo.

Por cada barril de petróleo (unidad en la que se mide y que equivale a unos 160 litros) se obtienen cantidades similares de fueloil, nafta de aviación, naftas y gasoil. La tecnología moderna permite obtener mayores cantidades de naftas mediante el paso de los combustibles pesados como el fueloil a naftas que son combustibles livianos.

El traspaso se logra a través de torres de cracking pero no se puede hacer al revés, de un combustible liviano obtener uno pesado como el gas oíl, por lo que no se puede producir más artificialmente por decirlo de una manera simple

Según explican publicaciones especializadas como Energía On Line además de lo técnico hay justificaciones económicas ya que las naftas siempre tuvieron mayor valor lo que permite la aplicación de estos procesos, lo mismo que ese valor superior de las naftas minimizaba el problema de la importación de gasoil.

Además a esta situación hay que agregar que el crecimiento de Vaca Muerta provocó un cambio en el tipo de petróleo que llega a las refinerías que es más liviano que el de los pozos convencionales

Precisamente al sitio especializado la experta Andrea Heins explica que "El porcentaje de nafta y gasoil viene dado por la calidad del crudo. El shale de Vaca Muerta es más liviano y tiene más rendimiento en nafta, lo que afecta la operación de las refinerías"

"Con la consecuente declinación de los yacimientos maduros de Comodoro Rivadavia de donde viene el crudo pesado Escalante y con la aparición del petróleo de Vaca Muerta de tipo Medanito, es posible que esté sucediendo esto de producir más naftas", agrega el consultor especializado Pablo Subotovsky.

Ante la situación internacional desde las misma refinadoras están solicitando al gobierno que restrinja las exportaciones del crudo pesado (denominado Escalante) para aumentar las entregas de este a las refinerías locales.

El pedido de las refinerías al Gobierno local va en línea con lo que está ocurriendo en el mundo, con los precios al alza los países tanto importadores como exportadores de gasoil están comprando y reteniendo los stocks dentro de sus fronteras. Por caso en Arabia Saudita, un habitual exportador de gas oíl, la petrolera Aramco (hoy conocida mundialmente por su aparición como auspiciante de la Fórmula 1) lanzó una operación para comprar 4,6 millones de barriles de gasoil y retenerlos dentro de sus fronteras en tanto el gobierno chino solicitó a las petroleras suspender las exportaciones de naftas y de gasoil.

El conflicto ruso ucraniano y las sanciones aplicadas a Rusia disparó los precios, entre otras cosas, porque Europa que se proveía principalmente de combustible ruso salió a buscar a otros mercados pero que no están en condiciones de suplantar lo que recibía el Viejo Continente de los proveedores rusos.

El mercado europeo es un gran importador de gasoil. En 2019 (último año de economía plena antes de la pandemia) importó 1,4 millones de barriles por día de los cuales más de 700 mil provenían de refinerías rusas disparando los precios mayoristas del diésel en Europa a un récord de US $1500 por tonelada métrica.

En tanto los precios del diésel tocan récords históricos en Gran Bretaña llegó a los 2.30 dólares por litro y Estados Unidos llegó a 5 dólares por galón por primera vez en la historia y en Brasil llegó a 5.73 reales algo así como 1.10 dólares.

El conflicto bélico, político y económico trajo más presión a un mercado que ya tenía presiones a partir de la recuperación económica mundial post pandemia, por lo que creer que la solución al problema que atraviesa la Argentina se encontrará rápido es una utopía, aún mayor si además no se toman medidas


Te Puede Interesar