sábado 2 jul 2022
Estudios del agua y el proyecto de Hidrógeno Verde, en la agenda

Filmus confirmó en Mendoza asistencia técnica para la vitivinicultura y más fondos para Impsa

Por Miguel Flores.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
30 de mayo de 2022 - 14:20

La visita a Mendoza del ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Daniel Filmus, fue corta e intensa. Pero bastó para activar un convenio millonario por el cual el INV intervendrá en la investigación sobre huella hídrica y también confirmar que Impsa recibirá asistencia financiera para 2 proyectos tecnológicos clave, como parte de un incremento del presupuesto anual para la cartera.

Tal cual ocurrió con la visita de algunos de sus pares, como Matías Kulfas, la estadía de Filmus dejó varias novedades y "tela para cortar". No sólo en cuanto a medidas sino también por algunas definiciones sobre el destino de fondos millonarios, a partir de lo dispuesto en la nueva ley de Ciencia y Tecnología: cuadruplicar los recursos para el área en los próximos años, hasta llegar al 1,10% del PBI.

Al respecto, dado que el 85% se concentra en la región Metropolitana y Central, Filmus destacó que "un 20% del aumento del presupuesto debe federalizarse": eso significa, de casi $12.400 millones más que en 2021 (0,06% de variación interanual) destinar alrededor de $2.500 millones. Aunque aseguró que habrá unos $60 mil millones "para todas las instituciones de ciencia y tecnología". 

"La idea es que las provincias, Mendoza en particular por la potencialidad que tiene, capte esos recursos", señaló el funcionario, que durante la primera reunión de la jornada prometió a la cúpula de Coviar (Corporación Vitivinícola Argentina) que "no habrá límites en cuanto a fondos para proyectos de investigación, con un criterio inverso: en vez de definir desde Buenos Aires, que sea la provincia y sus instituciones las que de modo "delivery" nos pidan apoyo para inversiones".

Desde el INTA y Coviar propusieron articular recursos para que más investigadores se unan a los 14 CDV (Centros de Desarrollo Vitícola) activos y avanzar en producción orgánica, eficiencia energética, riego y la adaptación de tecnología y maquinaria agrícola en producciones de hasta 30 hectáreas. La cartera, a su turno, sugirió que esos recursos humanos profesionales pueden provenir del programa Raíz, que repatrió a un buen número de científicos que vivían en el exterior.

Investigaciones sobre mejora del agua para riego

Con la firma de un acuerdo con el presidente del INA (Instituto Nacional del Agua), Juan Bertoni, el del INV (Instituto Nacional de Vitivinicultura), Martín Hinojosa, además del Inta, el jefe de la cartera nacional dejó activado un instituto con un presupuesto millonario ($350 millones) y un nombre por demás pretensioso: el Centro de Tecnología del Conocimiento para la Sustentabilidad Vitivinícola y Agroindustrial con Énfasis en el Recurso Hídrico (CeTCo).

"Son para infraestructura y equipamiento que hoy no existe en el país, fundamental en la investigación y transferencia tecnológica para el sector. Estamos convencidos en trabajar junto a los Gobiernos provinciales para apoyar a áreas como la vitivinicultura, con muchos productores pequeños y medianos y requieren del Estado para enfrentar una economía cada vez más globalizada", señaló Filmus respecto al destino de los fondos.

Desalinización del agua, huella hídrica (indicador clave del uso eficiente) y estudios sobre el impacto del cambio climático son algunos de los ejes propuestos. Para eso, la primera parte del presupuesto irá a mejoras en los laboratorios del INV, para adaptarlos a esos análisis complementarios.

Según el titular del organismo de fiscalización, Martín Hinojosa "cuando surgió este programa estaba la posibilidad de trabajarlo en conjunto y aprovechar la infraestructura que tiene el INV. Entonces la mayor parte de la inversión de 3,5 millones de dólares estará en laboratorios y sistemas, como base para eficientizar los recursos, ya que no solamente se utilizarán los tecnológicos sino también los humanos".

Por su parte, el funcionario nacional se remitió a los resultados de la visita reciente a Israel junto a 7 gobernadores, entre ellos el mendocino Rodolfo Suarez, "sobre la necesidad de desarrollar nuevas tecnologías" para el aprovechamiento del agua. Y aseguró que se trabajará para zonas en crisis hídrica como Mendoza  "puedan encarar estrategias para seguir creciendo".  

Impsa, entre el proyecto de Hidrógeno y un acuerdo con INVAP

El concepto de "transición enegética" hacia fuentes renovables también fue puesto sobre el tapete. Y en ese sentido, el ministro de Ciencia destacó el rol que la Nación pretende de Impsa, la multinacional mendocina estatizada a mediados del 2021, hoy enfocada en el contrato con la australiana Fortescue para proveer parte de la infraestructura del proyecto de Hidrógeno Verde en Río Negro .

De hecho, Filmus recorrió el Centro Tecnológico de la planta en Godoy Cruz, donde están construyéndose las columnas para los aerogeneradores del futuro parque eólico. Y admitió que la firma se asegurará buena parte de $1.000 millones presupuestados dentro del Programa de incentivo a proyectos de energías renovables.

"Varios de ellos incluyen a Impsa. Vamos a apoyar el trabajo que hace en cuanto a transición energética y al mismo tiempo a su participación en el proyecto de Hidrógeno Verde", señaló el jefe de la cartera nacional, que en días previos se había reunido con el presidente del directorio de Impsa, Marcelo Kloster, justamente ausente por participar de una reunión clave al respecto en Bariloche. 

Sin embargo, el Gobierno de Alberto Fernández apura algunas herramientas legales que necesita del Congreso para incentivar el desarrollo de energías alternativas. Concretamente, apunta a la ley de Nanotecnología, la de Electromovilidad y también de Crédito Fiscal "que va a permitir a las empresas invertir a partir de exenciones impositivas siempre y cuando vaya a innovación y desarrollo tecnológico, porque hoy la disputa global está ahí: lo vimos con la pandemia y los países que concentraron la capacidad de producir las vacunas".

Por eso, Filmus volvió a hablar de "soberanía científico-tecnológica", no sin reconocer que "se necesita inversiones enormes para poder mejorar la producción y la exportación". 


Te Puede Interesar