miércoles 22 jun 2022

El Gobierno subsidiará la fabricación de hardware: ¿Puede Mendoza convertirse en un polo?

Por Miguel Flores.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
25 de mayo de 2022 - 07:30

 En pleno boom del sector TIC, que crece exponencialmente con el desarrollo de software y es uno de los principales generadores de empleo, el ministerio de Desarrollo Productivo lanza un programa de asistencia financiera para que las empresas cubran una demanda asociada: la del hardware, o dispositivos informáticos, con mayor fabricación nacional fuera de Tierra del Fuego, actual polo proveedor.

Es a lo que apunta el nuevo Programa de Fortalecimiento de la Industria del Hardware, todo un plan basado en otorgar ANR (Aportes No Reintegrables) por un total de $1.800 millones a fabricantes que presenten proyectos específicos. Entre los que participen de las convocatorias previstas, cada uno que resulte calificado tendrá un cupo del 20% del precio o costo informado que se liquidará una vez verificada la ejecución.

Al respecto, desde la cartera que conduce Matías Kulfas consideran "primordial la implementación de políticas de promoción del diseño y la fabricación nacional de los equipos electrónicos (hardware) que ejecutan el software, para lo cual es necesario adquirir plaquetas electrónicas, instalarlas y maximizar su funcionalidad, lo cual requiere elevados costos de fabricación".

Condiciones  

La resolución que dispone de los subsidios a la fabricación de dispositivos remite a la ley 25.922, que creó el Régimen de Promoción de la Industria del Software a favor de la "creación, diseño, desarrollo, producción e implementación y puesta a punto de sistemas de software desarrollados". E incluye a procesadores utilizados en consolas, centrales telefónicas, telefonía celular, máquinas "y otros dispositivos".

   El dinero presupuestado para el Programa proviene del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP), el cual destinará $ 1.800.000.000. Pero, según lo dispuso la cartera que maneja Matías Kulfas, "podrá ampliarse por hasta un monto igual", a pedido de la Secretaría de Industria y Economía del Conocimiento.

Para acceder, las firmas deberán informar mensualmente en el Sistema Informativo para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica (SIPRE), los precios vigentes y cantidades vendidas de los bienes alcanzados por el beneficio por el tiempo de duración del mismo y obligarse a no reducir y/o incrementar el personal durante el tiempo fijado en cada convocatoria, bajo apercibimiento de no efectivizarse la asignación correspondiente por el período incumplido.

 Expectativa en Mendoza

"Aquí existe todo un desarrollo en cuanto a ingeniería de circuitos por ejemplo. Pero hay un problema de escala, y actualmente frente al volúmen y las dimensiones que manejan los países asiáticos es difícil de competir", considera Rodolfo Giro, del Polo TIC Mendoza. 

Es la visión de varias empresas que han diseñado sistemas y los dispositivos necesarios para distintos fines. Aunque esa coyuntura no mina una incipiente expectativa entre algunas de ellas, como COLSA (Control Satelital SA), que desde hace 18 años se dedica al monitoreo de cargas y transporte a través de seguimiento satelital, y también provee a firmas reconocidas como NewSan. 

"Nuestra empresa no es productora de hardware para la venta, salvo a clientes propios de servicio a los que se lo vendemos "embebido". Ahora, creo muy interesante la posibilidad de fabricar equipos a otra escala comercial", dice su responsable, Leticia Marchetti, que, entusiasmada con un subsidio por el 20% del costo, promete "estudiar" el Programa, para avanzar "en cualquier tipo de proyecto viable". 

Desde su firma, R-Link, la mirada de  Francisco Casteller no excluye las condiciones actuales de la fabricación de dispositivos actualmente concentrada en Tierra del Fuego. Y si bien coincide en que es difícil no depender de China, cree que el financiamiento del FONDEP apunta a "notebooks, celulares electrodomésticos, y articulos tecnológicos cotidianos". 

Según Casteller, también directivo del Polo TIC, "no todas las fábricas argentinas están a la altura de calidad de lo que exige el mercado. Hay una crisis mundial para conseguir componentes electrónicos, por lo que empresas argentinas tienen poco acceso a ese stock mundial para poder asegurar producciones que no sean "productos commodities".

Por eso, el empresario considera que el Programa puede ser viable "para productos masivos,  obviamente todo lo fabricado bajo licencias de terceros (vía pago de "royalties") y con materia base de importación (componentes / otros). Por lo tanto, diría que puede ser "ensamblaje made in Argentina".



Te Puede Interesar