Cómo combinar el color en la ropa, 10 reglas para acertar

Por Sección Fotografía

Aquí tienes 10 tips ilustrados con el mejor street style parisiense para acertar de pleno en tus próximas combinaciones de color. Desde apostar todo al pastel hasta cruzar complementarios o atreverse a revolucionar el gris, encuentra la mezcla que mejor te representa.

Regla número 1 - Casi todo vale. Y más si lo que sostiene el look es un pantalón vaquero. En esta foto y en la siguiente, una apuesta arriesgada pero muy bien lograda, por toda la gama cromática. Tonos pastel se mezclan con colores puros de la manera más loca a la par que armoniosa en un look casual lleno de intención, humor y personalidad. Los zapatos, en riguroso negro.

Regla número 1 - Casi todo vale. El look se completa con un gorro de lluvia en blanco y negro.

Regla número 2 - Mezclar tonos pastel siempre funciona. Azules, rosas, verdes, amarillos... Los tonos pastel suelen combinar bien entre sí dando como resultado looks suaves, tiernos, que funcionan mejor, eso sí, si la intención es casual. En este caso se han combinado lilas, rosas y azules, con el toque blanco que aporta uno de los bolsos. El look cede parte de su ingenuidad merced a los tacones abiertos con strass.

Regla número 2 - ...Y también funciona en metalizados. Diferentes tonos pastel o claros también combinan bien entre ellos si añadimos un metalizado, como este caso, en rosa bebé.

Regla número 3 - El marrón sí se puede combinar con negro. Como sucedía con el azul marino, durante años hemos comulgado con la creencia de que el marrón y el negro no eran un buen matrimonio. Craso error. El negro y el marrón combinan estupendamente en todo tipo de looks, de los más serios a los más informales. El de la foto, además, cierra perfectamente la combinación con accesorios de color camel que pone un estupendo contrapunto de claridad al conjunto.

Regla número 4 - El blanco sí combina bien con el crema. Puede que el helado de nata no combine bien con el de vainilla, pero el blanco, en contra de lo que se suele pensar, si casa bien con el crema. En este caso, las superposiciones logran un acertadísimo efecto que aporta chic a un look cuya base es tremendamente casual.

Regla número 5 - Ocres y camel encajan a la perfección con el rojo teja. Cuando elegimos tonos ocres u optamos por el camel, tendemos a mantener todo el look en una gama oscura, como si alguien nos hubiese prohibido 'alegrar' el cóctel. El de la foto demuestra perfectamente que es un error. Haz la prueba: tapa con la mano el pañuelo de la cabeza para ver sólo la ropa. Está claro que el color intenso del accesorio aporta una energía al conjunto que lo hace destacar. Y deslumbrar.

Regla número 6 - ¡Piérdele el miedo al púrpura!. Si existe un color difícil ese es el violeta en todas sus versiones. Nos cuesta vestirlo, y combinarlo ni te cuento. Sin embargo, el look de esta foto demuestra que es mucho más combinable de lo que parece. Con la chaqueta azul cobalto y los zapatos granate compone un trío lleno de armonía y originalidad. Es atrevido, y perfecto.

Regla número 7 - Los colores complementarios funcionan bien juntos. Este look demuestra que la teoría de los colores complementarios funciona. Azul y naranja lo son y aquí funcionan de maravilla, combinados con el marrón claro de los accesorios (en la última imagen de este álbum tienes el mapa de los colores complementarios).

Regla número 8 - El gris es un buen comodín... y no solo para el negro. Hay que romper con esa idea de que el gris sólo encaja bien con sus padres, el blanco y el negro. O que sólo puedes combinarlo con un tono. El gris puede ser un gran aliado de los colores pastel (¡incluido el morado!), y el azul, en todas sus tonalidades, le va como anillo al dedo. Por no hablar de todos los rojos, del más carmín al más oscuro. ¿Con qué no encaja el gris? Es difícil de combinar, aunque no imposible, con el beis, el crema, el marrón...

Regla número 9 - Azul y rojo... pero siempre con moderación. Es una de las mezclas más complicadas, la del azul y el rojo. Funcionan bien si uno de los dos colores va muy cargado de negro, como en el caso del azul marino, pero cuanto más puros son ambos colores, peor funcionan juntos. De hecho, su mezcla está taxativamente prohibida en disciplinas como el diseño. Prueba si no a leer un texto azul sobre un fondo rojo. Perderás los ojos en el proceso. Otra cosa es combinarlos bien dosificados, con un color dominante diferente, como en este caso el gris, que soporta el peso del look. Entonces sí, van de maravilla.

Regla número 10 - Atrévete con los tríos. Beis, gris azulado y rojo, ¿por qué no? La clave está en que cada capa combine a la perfección con la precedente. Es decir, este look no sería tan acertado (y de hecho resultaría chocante) si el color crema estuviese en la capa intermedia y el gris en la exterior, por ejemplo. En cuanto al rojo, funciona muy bien con tonos tan distintos como el gris o el camel, el naranja, determinados ocres y por supuesto, el negro. Es muy complicado, como ya vimos, con el azul, e incluso con su complementario el verde.

Cómo combinar el color de la ropa - Con una rueda de colores complementarios. Esta rueda te ayuda a saber qué colores suelen funcionar bien entre sí. En concreto, funcionan bien con el que tienen enfrente (en teoría del color, al menos, se considera así). En cualquier caso, que dos colores combinen bien entre sí a veces depende de otros factores. Por ejemplo, de que exista un intermediador como el negro, de la cantidad de negro o blanco que incluya el color en cuestión...

Te Puede Interesar