viernes 12 ago 2022

Olores corporales que no debes ignorar, quizás algo va mal

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Fotografía 2 de septiembre de 2020 - 00:00

Cada persona tiene un olor característico que la mayoría de las veces es muy complicado de percibir. Sin embargo, en ocasiones este puede alterarse por diversos factores. Hay algunas enfermedades que se manifiestan con los aromas y que no deben ser ignoradas nunca.

Sudor excesivo en los pies. Aunque con el calor o el ejercicio es normal que suden, sí que es motivo de preocupación si lo hacen cuando no hay ejercicio o independientemente de la temperatura. El motivo puede ser hiperhidrosis. Además, una buena higiene es fundamental para evitar una infección de hongos.

Mal aliento al levantarse. Una mala higiene bucal puede desencadenar mal aliento por la mañana, por lo que es necesario revisar bien el procedimiento. Además, puede ser también símbolo de enfermedades en encías, caries u otras infecciones.

Mal olor corporal. Todo el mundo tiene un olor característico, por lo que si este empieza a cambiar hay que prestar atención. Si es extraño, incluso después de ducharte, puede que tengas una deficiencia de magnesio.

Olor fuerte en zonas sensibles. Tanto el vello púbico como las axilas suelen tener olores más fuertes que el resto del cuerpo. Si ves que son muy intensos o que han cambiado, pueden ser señal de problemas de digestión a los que deberás prestar mucha atención.

Heces más olorosas. Aunque su olor nunca es agradable, puede ser incluso peor a de costumbre. Si las heces son blancas, hay mucha diarrea o hay sangre, hay que prestar mucha atención porque puede ser indicativo de infección de colón, intolerancia a la lactosa u otras cosas.

Flujo vaginal con olor a pescado. En este caso puede ser indicativo de alguna enfermedad bacteriana como una vaginosis o clamidias, que se trata de una enfermedad de transmisión sexual. Cualquier olor fuera de lo común debe ser tenido muy en cuenta.

Cera maloliente. Aunque no es lo habitual poder oler las orejas, lo cierto es que si te pican y además la cera huele mal es una señal clara de que estás sufriendo algún tipo de infección.

Olor a manzana podrida. Se ha descubierto también que el olor a manzana podrida está relacionado con la diabetes debido a las bajas concentraciones de acetona liberados en la respiración.

Mal olor en la nariz. Suena extraño, pero también ocurre debido a su proximidad a la garganta. Es indicativo de infecciones, pólipos o un diente en descomposición.

Olor a huevo podrido en el aliento. No se debe dejar de lado porque puede estar relacionado con celiaquía, úlceras en el estómago e incluso cáncer gástrico, por lo que mejor acudir al médico.

Te Puede Interesar