Los prototipos que han hecho evolucionar a Peugeot

Por Sección Fotografía

Desde que Peugeot fabricara su primer prototipo en 1984, la marca ha seguido recurriendo a los concept car para testar nuevas soluciones e incorporarlas a su gama de productos en serie, ya que al fin y al cabo son coches totalmente reales y no solo maquetas. Hoy destacamos algunos de los más espectaculares y curiosos.

Peugeot Quasar (1984). Este superdeportivo biplaza tenía una carrocería realizada en materiales ligeros como la fibra de carbono y el Kevlar. Además de su imponente aspecto y la apertura de puertas en un ángulo de 180º, lo espectacular era su motor de 1,6 litros biturbo de 600 CV que provenía del todopoderoso Peugeot 205 T16.

Peugeot Touareg (1996). Aunque parezca sacado de la película "Cars", este pequeño todoterreno de dos plazas y tracción total era un pionero, ya que equipaba un motor eléctrico con una autonomía nada desdeñable: 300 kilómetros. Podía superar los 110 km/h de velocidad punta.

Peugeot 4002 (2002). La marca francesa convocó un concurso de diseño por internet con el compromiso de construir el coche ganador a tamaño natural. El primero fue un futurístico Moonster, en 2000, y el segundo este impresionante y aerodinámico 4002, que fue expuesto en salones internacionales del automóvil.

Peugeot Sesame (2002). La idea de este utilitario tipo monovolumen con puertas laterales correderas y eléctricas fue un ejemplo de sentido práctico y aprovechamiento del espacio en unas medidas muy contenidas, ya que medía solo 3,7 metros. El Peugeot 1007 aprovechó estas soluciones.

Peugeot EX1 (2010). En el año de su 200 cumpleaños, Peugeot presentó como homenaje este espectacular roadster biplaza que se impulsaba por un doble motor eléctrico (uno en cada eje) y rendía unos 340 caballos. Solo pesaba 750 kg, lo que le permitía acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3,6 segundos.

Peugeot SR1 (2010). Además de adelantar rasgos de estilo que luego se verían reflejados en los coches de serie, fue el precursor del actual concepto de puesto de conducción i-Cockpit. Pero no solo eso, porque este descapotable tenía un sistema de propulsión híbrido con 313 caballos y consumo y emisiones contenidas.

Peugeot Onyx (2012). Se podría definir como la traslación de la experiencia de Peugeot en competición a un hiperdeportivo de carretera: diseño radical, carrocería en fibra de carbono y motor híbrido diésel-eléctrico con 680 caballos. Eso sí, dentro utilizaba materiales ecológicos, como papel de periódico reciclado.

Peugeot Exalt (2014). Muchas de las soluciones estéticas de este prototipo fueron implementadas, sobre todo, en el 508. La carrocería era de acero pulido y las llantas de 20 pulgadas, mientras que pera el interior se utilizaron de nuevo materiales reciclados. El motor, un híbrido de gasolina y eléctrico con 340 CV de potencia.

Peugeot Quartz (2014). Su figura de SUV deportivo anticipaba la del Peugeot 3008 definitivo y detalles como la rejilla frontal son ya una seña de identidad en los últimos Peugeot. Se utilizaron nuevos materiales para su construcción, como el basalto. Mecánicamente, un motor de gasolina y dos eléctricos le otorgaban una potencia total de 500 caballos.

Peugeot Fractal (2015). Además de llevar el diseño a nuevos límites, el 80% de las piezas del interior se realizaron mediante impresión 3D y equipaba un sistema de sonido 9.1.2 que permitía "sentirlo" mediante vibraciones. Con un peso de menos de 1.000 kilos y dos motores eléctricos de 102 CV cada uno, la autonomía superaba los 450 km.

Peugeot Instinct (2017). Un "familiar" muy aerodinámico con el que Peugeot experimenta la conducción totalmente autónoma, para lo que contó con la colaboración de Samsung en su desarrollo. Este coche es capaz de adecuar su funcionamiento al estado anímico y físico del conductor, que se puede relajar en su asiento y "ser llevado". El sistema de propulsión es híbrido con 300 caballos.

Peugeot e-Legend (2018). Uno de los prototipos de mayor éxito de la marca, basado estéticamente en el clásico 504 Coupé, pero extraordinariamente puesto al día. En este modelo se apuesta por la energía eléctrica y la conducción autónoma. Dotado de tracción total, el sistema eléctrico cuenta con más de 450 caballos de potencia y la autonomía llega a los 600 km.

Te Puede Interesar