Previsiones

Con márgenes cada vez menores, varias empresas empiezan a ajustar personal

El mayor costo laboral y la caída en ventas y producción las llevan a desprenderse de empleados; este año se duplicaron las que prevén hacerlo.

Por Sección Economía
Barrick anunció hace dos semanas que se desprendería de 1500 empleados. En silencio, sin embargo, son muchas las compañías que iniciaron en los últimos meses procesos de ajuste. Molinos, IBM y Petrobras son sólo algunas de ellas. Con márgenes cada vez menores y costos laborales que crecen más rápido de lo que el negocio puede llegar a absorber, cada vez son más las empresas que están viéndose obligadas a recortar personal.

"En las economías regionales, sea por razones de caída de producción, de ventas o de exportaciones, hay un menor reclutamiento de trabajadores de temporada", ilustró Daniel Funes de Rioja, presidente de la Copal, la cámara que reúne a las empresas de alimentos. "Además, con motivo de la retracción de las importaciones de Brasil hay sectores que están adelantando vacaciones primero, después haciendo supresión de horas extras, suspensiones, y otros aplicando otros remedios, como los retiros voluntarios. No todos están haciendo lo mismo", confirmó.

Los motivos que empujan a las empresas a tomar la decisión de ajustar no siempre son los mismos, aunque en última instancia todas están detrás de lo mismo: la necesidad de recuperar productividad y así estar sanas para enfrentar un 2014 que promete ser bien desafiante. Según pudo confirmar LA NACION, empresas como Molinos recortaron 400 empleos (casi 10% de su plantilla), después de que se destruyera por completo su planta de la firma Tres Cruces, ubicada en la localidad de Villa Tesei, consecuencia de un incendio. Mientras que la filial local de IBM dejó de contratar cientos de trabajadores tras perder un contrato de exportación de servicios a manos de otra filial de la compañía en Europa del Este, y Petrobras abrió un proceso de retiros voluntarios de empleados jerárquicos, envuelta nuevamente en versiones sobre su posible venta. Consultadas al respecto por este diario, no obstante, en estas compañías no hicieron comentarios.

Estos casos se suman así a los que trascendieron en empresas como la minera Barrick, que informó que reducirá a partir de enero un 30% su plantilla después de desacelerar la obras en su proyecto Pascua Lama, en San Juan, o la automotriz Renault, que, al igual que otras multinacionales del sector, comenzó con algunas suspensiones en su planta de Córdoba, según informaron el mes pasado medios de esa provincia.

La reducción de la competitividad de las empresas, producto de la inflación y del atraso cambiario, es visible en la comparación regional. Un estudio reciente de Copal indica que, a igual máquina e igual línea de producción, el costo de una industria en la Argentina es de 14 dólares la hora, contra entre 8 y 9 dólares en Brasil y 4 dólares en México.

"Las empresas están implementando medidas de ajuste", coincide María Laura Calí, directora ejecutiva de SEL Consultores. "Hay un cambio, una tendencia a tomar medidas de reducción de costos, que implican reducción de turnos o suspensiones, entre otras iniciativas. Y se han agudizado estos indicadores respecto de 2012, aunque todavía no son masivos", aclaró.

De acuerdo con una encuesta que hace periódicamente SEL Consultores entre 150 empresas líderes, se duplicó en 2013 la cantidad de compañías que piensan reducir sus dotaciones. En 2012, afirmó que pensaba reducir su dotación sólo 7% de las empresas encuestadas; ahora es el 14%. Desde hace una década que no se registraba una proporción de dos dígitos.

"Hay un cambio de tendencia muy fuerte de perspectivas para 2014 -subraya Calí-. Según nuestra encuesta, el 20 por ciento de las empresas ya implementó programas de retiro anticipado, y esta cifra creció en 12 puntos en relación con 2012."

La de retiros voluntarios es una herramienta que están eligiendo mucho aquellas empresas que están haciendo ajustes entre personal jerarquizado. En los retiros, las partes celebran un convenio ante escribano, en el cual ponen de manifiesto que de común acuerdo extinguen el vínculo laboral y, por lo general, se ofrece una indemnización superior a la que se daría por un despido sin causa. Eugenio Maurette, socio del estudio Maurette & Asociados, señala que son varias las ventajas de esta herramienta: "La confidencialidad con la que se maneja el tema, que el empleado puede referir que se fue por motivos personales y no que lo despidieron, la simplicidad y rapidez del trámite". Mientras que, entre las desventajas, dice, está el hecho de que no se cobra el seguro de desempleo y que no hay homologación, a diferencia del despido sin causa, que se puede cerrar con un acuerdo avalado en el Ministerio de Trabajo, produciendo el efecto de cosa juzgada, "es decir, que nada más pueden reclamar al empleador".

Pero de la encuesta de SEL se desprende que todas las herramientas de ajuste laboral están siendo utilizadas más que antes. De acuerdo con la consultora, más de la mitad de las empresas encuestadas está reduciendo horas extras y un 25% dice que no está cubriendo las vacantes que se generan (en sectores como el de consumo masivo y bienes durables llega al 29%), al tiempo que un 21% está bajando la inversión en capacitación.

"También encontramos servicios regionales compartidos, como por ejemplo, el área de sistemas regionalizado", explica Calí, quien además destaca que los sectores más afectados son los vinculados a los bienes durables y al consumo masivo.

En bienes durables, detalla la encuesta, los programas de retiros voluntarios fueron del 29%, lo que muestra un crecimiento de nueve puntos. Mientras que 72% de las empresas de consumo masivo redujo las horas extras este año, versus 51% del mercado global. "En estos sectores es donde más se potencia el aumento de costos. Hay mayor cautela en los presupuestos y muchas reorganizaciones. Estos números ya son alarmantes, pero si volviéramos a hacerlos serían peor", sentencia Calí.

En este contexto, otra alarma se disparó en los últimos días en las empresas, después de que el Gobierno acordara con las fuerzas policiales aumentos salariales de casi el 40%. "Nos preocupa el antecedente que esto tiene para las paritarias", admitió a LA NACION el presidente de una multinacional con varios miles de empleados.

En tal sentido, Funes de Rioja advierte: "La situación de las economías regionales no está como para reabrir las paritarias. Lo veo absolutamente inviable, lo mismo que cualquier negociación extraordinaria".

Fuente: La Nación

Te Puede Interesar