Entrevista con Goy Ogalde

Karamelo Santo, los 30 años y la gran fiesta en Mendoza

Karamelo Santo regresa a la provincia durante la Fiesta de la Cerveza. "Celebrar los 30 años en Mendoza va a ser un buen momento para agradecer" dijo Goy.

Por Walter Gazzo

El sábado 10 de diciembre será especial para la música hecha en Mendoza porque Karamelo Santo celebrará sus 30 años con la música nada menos que en el escenario de la Fiesta de la Cerveza, en Godoy Cruz.

Goy Ogalde es el alma mater de la banda que trascendió fronteras, que marcó un rumbo y formó a cientos de músicos en todo el continente y habló de todo con Sitio Andino antes de ese festejo.

-Buenos Aires ya es tu lugar…

-Sí, sí, estoy pegado acá. Soy el vecino de Tecnópolis. Estoy con mis gatos en mi casa ya definitiva de Buenos Aires. Y feliz acá. Es chiquita pero trabajo acá y estoy contento.

-¿Coincidís conmigo de que Karamelo Santo fue la banda mendocina que trascendió en Europa?

-La verdad es que no me gusta autorreferenciarme, sobre todo esta edad. Ahorita estamos en un atardecer profesional donde uno mira para atrás y quiere ser lo más objetivo posible. Pero creo que sí, llevamos el rock mendocino a Europa. Pero también fue en otros lados. Ahora vamos ahora muy seguido a México y Chile. Volvió a crecer la banda en Latinoamérica. Nosotros siempre hicimos música latina y, de repente, mucha gente abrió la carpeta y se dieron cuenta que Karamelo Santo junto a otras bandas estaban haciendo ese estilo de música.

-Una banda muy conocida…

-Estábamos ahí, siempre figurando en un montón de cosas. Esta semana estuve en Chile haciendo unos showcase porque estamos por volver con Karamelo y era impresionante como venía la gente a hablarme del Marciano, de los Enanitos Verdes y de nosotros. Se acordaban y creo que se debe a toda esa fuerza que Mendoza genera.

-Admiro tu pasión, tus ganas y tu entrega de seguir haciendo showcases y prensa como hace 30 años…

-¿Me imaginas estar parado? No…. La verdad que estoy trabajando mucho como productor artístico también. En estos momentos estoy trabajando con dos bandas de afuera y estoy con una mapuche de Río Negro que se llama Puel Kona.

-¿Son los que tocaron con Roger Waters?

-Claro. Estamos haciendo el tercer disco y los chicos no han querido moverse de sus casas por las protestas y por todo lo que ellos luchan. Y me gusta ese rol de productor… pero la verdad que a mí lo que más me gusta es agarrar una guitarra, sentarme y cantar una canción. Ser productor ha sido como un complemento bueno para sobrevivir economicamente pero si yo pudiera dejar de producir estaría tocando solamente.

-Lo que pasa es que hubo un cambio en la industria discográfica y llevó todo a esta situación en donde un artista debe hacer muchas más cosas.

-Han puesto una serie en Netflix que se llama “Playlist”, que me la comí toda. Habla un poco de la historia de Spotify y se adelanta al futuro… donde músicos prácticamente no verán nada de regalías. A nosotros Spotify nos aportó democracia en el sentido de que yo puedo sacar un disco y sueno en Groenlandia o en Japón y se nota con Karamelo Santo porque nosotros ya habíamos hecho un trabajo anterior, de ir a tocar a muchos países raros, porque a veces íbamos a Croacia, a Serbia, a Eslovenia, a Rumania… Estuvimos en Rusia, en Ucrania y te juro que en esa época no había ni mp3 ni disco, nada. En esa época viste que íbamos apostábamos a vender discos en los conciertos. Ahora empezó a aparecer Karamelo Santo por Spotify y digamos que hay un público que todavía estaba latente y que no había conseguido nuestra música.

photo_2022-10-13_11-51-42.jpg
Karamelo Santo version 2022.

Karamelo Santo version 2022.

-¿Te imaginabas que ibas a durar 30 años con Karamelo Santo?

-La verdad que no y, sinceramente, no fue la banda de mi vida. La banda que yo soñaba era Los Perfectos Idiotas. Éramos punk y éramos teníamos esa cuestión de subir al escenario y romper todo y salir con todo. Karamelo fue una banda que ya venía más pensada, que tenía un proyecto ideológico. Yo venía de México con el tema del año 1992 y los 500 años de la colonización, los zapatistas y todo lo que estaba sucediendo en ese cambio profundo del rock mexicano. Para México el efecto zapatista fue como las Malvinas de nosotros porque el rock empezó a sonar masivamente con la guerra de Malvinas. Bueno, acá va a pasar eso con los pueblos originarios porque todavía el argentino tiene una deuda grande con los pueblos originarios.

-Debo decir que vos tanto con Perfectos Idiotas, Karamelo Santo o tu etapa solista siempre miraste para adentro.

-Es lo que hizo Enanitos Verdes, Alcohol Etílico y otros más que miraban Latinoamérica. A mí la gente me ha aportado mucho, especialmente la gente grande porque tuve la suerte de de sentarme con músicos de muchos más años que yo -cuando era mucho más chico- y me dijeron muchas verdades. Pude hablar con Antonio Tormo y me contó que había conocido Gardel. Tuve la suerte de cruzarme con Elvis Costello, con Manu Chao y otros tantos que hicieron sentarme y aprender. Hace 30 años que no se hacer otra cosa que esta, o sea, no sé si soy buen músico, pero soy un caminante incansable y eso te lo juro.

-Hubo un momento en el que estuviste a punto de tirar la toalla me parece…

-Tuve un fallo de mi sistema, familiar, que hizo marearme y fue lo que después desencadenó que dejara Karamelo Santo. Después, ese fue un enorme problema. Hubo víctimas y hubo un montón de cosas alrededor de eso pero en realidad yo sentía que cuando necesité que hubiera un apoyo no lo tuve y yo siempre estuve apoyando a miles de personas alrededor de la banda, porque esta era una banda.

-Siempre fuiste una especie de faro para los mendocinos en Buenos Aires, tanto para los músicos como para un montón de mendocinos. Siempre tuviste esa conexión que estabas allá pero eras de acá y celebrar los 30 años acá me parece maravilloso.

-En realidad Marito Yarque –con el que fuimos fundadores- me dice un día: “Che, vienen los 30 años. Hagamos algo”. Yo no soy de festejar nada porque pienso en los objetivos, no pienso en cuestiones como cumpleaños y cosas así. Pero me parece que esta es una linda oportunidad para celebrar porque estamos a full de nuevo como cuando empezamos. Celebrar los 30 años en Mendoza va a ser un buen momento para agradecer a un montón de periodistas amigos, de público, de actores y actrices amigas. Quiero ir a agradecer y a estar con bandas mendocinas hermosas. Nos vemos pronto.

Embed

Te Puede Interesar