Las imprescindibles de Mendoza

Eliana Molinelli: pasión y entrega por el arte

Fue una reconocida escultora y docente universitaria. El legado de Eliana Molinelli sigue vigente en cada una de sus obras.

Por Walter Gazzo

La imprescindible de hoy es Eliana Molinelli. María Elena Ruth Molinelli nació en la Ciudad de Mendoza el 4 de setiembre de 1943. Su papá fue Juan Jorge Molinelli, bioquímico, farmacéutico y poeta. Su mamá fue María Graciela Calí, hermana del conocido escritor Américo Calí. Ella se desempeñaba como maestra y como poeta también. Escribió tres libros de poesía.

Eliana, de chica, vivió en calle San Martín 1683 de Godoy Cruz. Su padre tenía la farmacia Popular (ahora es un café llamado Vereda Este) y vivían en el primer piso de dicha propiedad. Jorge Molinelli escribió más de 10 libros de poesía.

Fue la menor de tres hermanos: Santiago Molinelli , médico cirujano que se radicó en Córdoba y falleció este año; y Graciela Molinelli, su hermana mayor radicada en Buenos Aires luego de recibirse de abogada. Graciela fue y sigue siendo una gran abogada, sobre todo de artistas como Antonio Berni, Pérez Celis, Gorriarena, Ernesto Sábato entre otros, y fue muy amiga de ellos.

Eliana asistió a la Escuela Normal y se recibió de maestra. Luego ingresó a la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo. Fue allí donde se bordó en su guardapolvo “Eliana Molinelli”. Cuando visitó la universidad por primera vez sintió que ese era su lugar, incluso llego a contarle a su hija Natasha que sintió la presencia de Dios allí.

elianamariasoledad.jpg
Una de las obras de Eliana Molinelli.

Una de las obras de Eliana Molinelli.

Discípula de Lorenzo Domínguez, Eliana Molinelli desarrolló una labor de formación escultórica en Alemania con el maestro Hans Kindermann a comienzos de la década del setenta y en Argentina con Carlos de la Motta. En 1988 fue becada por el Fondo Nacional de las Artes a Europa.

En 1993 obtuvo el Primer Premio en el Salón Nacional de Santa Fe y realizó dos murales escultóricos de 2,50 m en bronce emplazados actualmente en el Museo del Área Fundacional de la Plaza Pedro del Castillo.

En 1994, fue invitada al Tercer Simposio Internacional de Escultura en Guardalavaca, Cuba, donde realizó una escultura monumental en cemento en homenaje a Frida Kalho.

En 1995 realizó los murales escultóricos (de 21 metros de largo x 3.0 y 7.0 alternativamente de alto) de la Plaza Independencia, donde se encuentra el Museo de Arte Moderno.

Ese mismo año obtuvo el Gran Premio de Honor del Salón Nacional y dos años más tarde el Primer Premio del Salón Municipal Manuel Belgrano.

Realizó 25 exposiciones individuales en Argentina y Europa. Fue invitada a los salones Leopoldo Marechal, organizado por la dirección general de Museos, la Fundación Alberto J. Trabucco por la Academia Nacional de Buenos Aires; y a la Bienal de Florencia (Italia) entre otros. Su última muestra la realizó en octubre de 2003 en la galería RoArt junto al artista Carlos Alonso.

Llevó adelante una trayectoria brillante como artista y docente en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo, siendo vicedecana de la misma en el período 1999-2002. Uno de sus últimos proyectos consolidados fue la formación del MUA (Museo Universitario de Arte), Universidad Nacional de Cuyo.

En los años 2001-2002 donó la escultura monumental de Raul Brié de hierro a la Plazoleta Padre Arce en Godoy Cruz y realizó en bronce el busto recordatorio del académico Osvaldo Fustinoni.

En el año 2002 realizó la escultura "Manos Anónimas" que en 2003 fue expuesta como gigantografía en la Reunión Cumbre de la ONU en Nueva York.

En el 2003-2004 y con el apoyo del Gobierno de Mendoza y la ONU, distribuyó miles de armas prensadas y destruidas en el Plan Canje a los artistas más importantes del país para su resignificación como obras de arte.

Luego de su fallecimiento, y bajo la dirección de Vivian Magis, su proyecto se concretó en la muestra "Convivencia y Desarme" que se inauguró en setiembre de 2005 en el Espacio Contemporáneo de Arte de Mendoza y que reunió 86 obras realizadas por escultores con las armas recolectadas.

Fue una artista que nunca perdió su vitalidad, energía y optimismo. Durante sus últimos meses de vida y desde la cama, siguió trabajando con dedicación en acuarelas y frottages, otorgándole al papel la fortaleza que sostuvo hasta su último aliento de vida.

Eliana falleció el 13 de junio de 2004.

Su esposo es Nelson Driban, doctor en dermatología. Sus hijas son Tania Driban Molinelli, arquitecta y artista plástica, madre de Iván, de 18 años y de Luca, de 12 años. Y de Natasha Driban, actriz y profesora de inglés, madre de Angelo de 8 años.

Hay dos trabajos audiovisuales dedicados a la vida de Eliana Molinelli. Uno de ellos se llama “Vida nada te debo”, con dirección de Máximo Becci, producción de Gaspar Gómez y música de Maxi Amué. El otro se llama “Eliana Molinelli: viaje al interior de los metales”. Ambos se encuentran en YouTube.

La escuela en su honor

La escuela 4-219 “Eliana Molinelli” está en la calle Tubert 110 de El Algarrobal, en Las Heras. En el año 2007 se creó la secundaria como un desprendimiento de la escuela “Maestra Olimpia Raso de Di Chiara”.

En el 2011 se impone el nombre con un proceso muy determinado. Una de las asesoras pedagógicas lo propuso porque la escuela ya tenía decidido que la orientación iba a ser artística. Se consulto con las hijas de Eliana Molinelli y se postulo ese nombre. La comunidad educativa es quien elige el nombre: se lo presenta, se cuenta la historia de quien es quien de cada nombre propuesto y así se eligió por mayoría. Esta es una escuela artística con lenguaje diseño y trabaja con todas las artes.

En el 2019 se hizo un video llamado “Carta abierta a Eliana Molinelli”. La escuela tiene murales y obras de arte por todos lados.

Su actual directora en María Fernanda Herrera.

"Hay hombres y mujeres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles" (Bertolt Brecht).

Te Puede Interesar