Para chuparse los dedos

Cómo hacer una rica polenta con tuco en simples pasos y económica

En pocos pasos y de manera muy simple te presentamos la receta de la polenta con tuco, un plato italiano que ha perdurado en el tiempo.

La polenta, un plato a base de maíz, ha sido consumida durante siglos en las regiones alpinas italianas. Sin embargo, su historia se remonta a épocas antiguas, donde cereales como la espelta, el trigo, el mijo o el centeno eran utilizados en preparaciones similares. Con la llegada del maíz proveniente de América tras el descubrimiento, la polenta experimentó una transformación y se convirtió en una preparación exclusivamente a base de maíz en Italia.

En sus orígenes, la polenta era considerada un plato para los menos privilegiados, debido a su capacidad de saciar el hambre y su asequible precio. No obstante, con el paso del tiempo, esta fama ha dado un giro de 180 grados y la polenta ha logrado consolidarse en la escena gastronómica como una opción económica pero versátil. Incluso existen restaurantes que ofrecen diversas variantes de polenta, algunas de ellas de corte gourmet.

La preparación tradicional de la polenta requería tiempo y esfuerzo, ya que debía cocinarse a fuego lento durante al menos 40 minutos mientras se mezclaba con un bastón de madera. Sin embargo, gracias a los avances científicos y las harinas de maíz instantáneas, el proceso se ha simplificado considerablemente. En la actualidad, el tiempo de cocción puede reducirse a tan solo 5 minutos, permitiendo disfrutar rápidamente de este plato reconfortante, según publica el portal Paulina Cocina.

La polenta con tuco se ha convertido en una opción popular para acompañar la polenta, especialmente en Argentina y otros países de América Latina. Dos salsas que destacan son la bolognesa clásica y su versión vegana. La primera combina carne picada, cebolla, pimiento, tomates, huevos y aceitunas frescas para brindar un sabor tradicional y reconfortante. Mientras tanto, la opción vegana utiliza soja texturizada, mostaza, salsa de soja y pimentón para obtener una textura y sabor similar.

También te puede interesar: Cómo preparar el caramelo perfecto para tu flan casero

Dos salsas perfectas para un buen plato de polenta con tuco:

Para que puedan elegir la que más les guste.

Salsa de bolognesa:

  • Picar 1 cebolla y 1 pimiento. Rehogar esto en una sartén a fuego medio con un poco de aceite por unos 5 minutos. Solo hasta desmayarlos.
  • Añadir 300 gr de carne picada especial y cocinar por 10 minutos, la carne tiene que cambiar de color.
  • Añadir dos tomates picados y condimentá con sal y algún condimento para carnes. Cocinar a fuego bajo por 15 minutos más y por último incorporar dos huevos picados y 8 aceitunas frescas y fileteadas.

Salsa bolognesa vegana:

  • Hidratar 1 taza de soja texturizada (se puede reemplazar por seitán o por hongos picados)
  • Saltear en una sartén con un poco de oliva la soja (enjuagada), mezclada con 1 cdita. de mostaza, ¼ taza de salsa de soja y ¼ cdita. de pimentón. Revolver hasta conseguir la consistencia deseada.
  • Agregar 1 taza de tuco listo y cocinar un poco más.

La polenta con tuco es una opción culinaria que ha resistido el paso del tiempo y ha sabido adaptarse a los gustos y necesidades de cada época. Desde su origen humilde hasta su presencia en restaurantes de renombre, este plato ha conquistado paladares alrededor del mundo y se ha convertido en un símbolo de unión y convivencia en la mesa. No dudes en probar esta receta que promete llenar tu hogar con su aroma y sabor inigualables. ¡La polenta con tuco espera para deleitar tus sentidos!

Temas

Te Puede Interesar