Opinión

Vacunas contra el Covid: provincias y prepagas deberían estar habilitadas para comprarlas

Ante el aumento de casos de Covid no se puede dejar solo en manos del Gobierno nacional la compra de vacunas.

Por Cristian Pérez Barceló

Hay rebrote de covid, pero no están todas las vacunas. Y no puede seguir estando exclusivamente en manos del Gobierno nacional la compra y entrega de un medicamento que ya no es un bien escaso en el mundo, por lo que es tiempo de que desde los gobiernos provinciales hasta las prepagas se hagan cargo de asumir la responsabilidad de vacunar a los afiliados.

Cuando conseguir una vacuna era casi un milagro en el mundo, los países asumieron el costo; pero ahora que las vacunas están a disposición en los laboratorios, es un despropósito que falten, como pasa en Mendoza, donde en las últimas semanas sólo han podido inocular con la Moderna, mientras decenas de miles de ciudadanos reclaman por otras que les generen más confianza.

En el sur provincial, por ejemplo, llevan un mes sólo con la Spikevax, como se la conoce comercialmente; si alguien requiere la de Pfizer, les dicen que no hay. El problema es que algunos síntomas surgidos tras aplicarse la de determinado laboratorio, no ha hecho otra cosa que motivar desde dudas hasta temores en los que prefieren esperar por una alternativa.

Pero el Ministerio de Salud de Mendoza no ha dado noticias acerca de cuándo dispondrá de una variante a la que tienen en stock.

OSDE, Swiss Medical, Galeno, Sancor Salud, Medifé, Omint, Hospital Italiano, Medicus, Avalian (exACA Salud) y Prevención Salud son las 10 prepagas más importantes de la Argentina; entre ellas y un total de 701, suman 6 millones de afiliados.

En tanto, 20 millones de argentinos, tienen atención en su salud gracias a las 300 obras sociales que hay en Argentina, con más de 200 en manos de sindicatos.

El año pasado, el país compraba vacunas a valores promedio de 4 dólares. Se invirtieron casi 100 mil millones de pesos para traer las dosis; mayoritariamente adquiridas a Sinopharm, a Moderna y la Sputnik, seguidas por las de Pfizer, Richmond, Cansino, AstraZeneca, Gavi y Serum Life.

La verdad es que bien podrían asumir entre todos, el costo de comprar vacunas; pero las normativas vigentes desde la pandemia no han sido modificadas como para que efectivamente puedan hacerse cargo.

Las provincias, tampoco; a pesar de que alguna vez Capital intentó ciertos convenios con el sector privado para acelerar el proceso vacunatorio, con el dolor de cabeza que le significó una denuncia penal por semejante “osadía sanitaria”.

Si a los Decretos de Necesidad y Urgencia de la Presidencia, los gobernadores suelen rechazarlos in limine; va de suyo que por cuestiones mucho más importantes que el festejo de un mundial, como es la vacunación de la población ante el rebrote del covid, bien valdría la pena asumir una posición política valiente en favor de los ciudadanos y salir a adquirir vacunas ya.

La misma Ministra de Salud de Mendoza, a partir de un trabajo conjunto con legisladores nacionales, al menos de su partido, bien podría motivar la presentación de normativas que descentralicen el sistema de inmunización contra el covid a los estados federales.

Pero es cuestión de voluntad política la que se debe aplicar ante una sociedad que ya no mira pacientemente el rol de sus dirigentes, particularmente si se trata de la salud pública.

Te Puede Interesar