viernes 25 nov 2022
Opinión

Playlist, una miniserie para emprendedores

La mini serie Playlist narra de un modo original los procesos de la creación del sitio Spotify. Lo presentan en seis capítulos.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Eduardo Press 13 de noviembre de 2022 - 08:15

La mini serie Playlist narra de un modo original los procesos de la creación del sitio Spotify. Lo presentan en seis capítulos cada uno dedicado a uno de los protagonistas del proceso.

La visión

El creador y desarrollador de la idea es un empleado de un sitio sueco de ventas por internet. Se postuló en google y fue rechazado por no tener título universitario. Desde sus conocimientos en programación, logró alterar los algoritmos de G para favorecer a sus empleadores generando mayor visualización en este motor de búsqueda. Esa actitud le fue reprochada por dejar mal parada a la compañía ante G. Con la expectativa de ser felicitado y que se lo agradecieran el reproche “no le cayó bien”.

Frente a esta situación decide renunciar y lanzar su propio negocio. Para lograrlo se pone el plazo de un año. Lo que se proponía era hacer el mejor sitio de música gratis sin lesionar derechos. Se basó en dos aspectos diferenciales: una estructura de negocio bien planificada y el objetivo de lograr la instantaneidad en la reproducción. Lo que hoy en día es casi cotidiano y las plataformas de “streaming” son tendencia hace algunos años, en esa época era impensado. Para ubicarnos, esto sucedió hace 20 años, hasta el momento todo lo que se quería escuchar se debía comprar en formato físico o descargarse. Su invento desafiaba el status quo de la industria y proponía una innovación cuasi futurista. Muchas veces, al explicarlo, las personas no comprendían el concepto ya que las mentes de esa época solo podían pensar de manera analógica.

Nuestro protagonista muestra la importancia de ser perseverante en el sostenimiento de una idea, está convencido del éxito a pesar de no encontrar muchos respaldos. Las palabras “escuchar música gratis” producía escozor en la industria y se enfrentaba a una competencia directa con los sitios pirata

Industria

Como consecuencia de los sitios piratas la industria de la música entra en crisis, cada vez se venden menos productos (era la época de los cd´s), proporcionalmente aumentaban los despidos, fenómeno que se replicaba en todos los países.

Esta situación le dio la oportunidad al inventor de Spotify avanzar con sus dos caballitos de batalla, la instantaneidad y la posibilidad de ganar dinero aun ofreciendo música gratis

Al productor de obras musicales lo sedujeron ambos aspectos y como buen hombre de negocios vio una oportunidad y se subió a ella.

La ley

Las discográficas eran muy resistentes al cambio (como muchas empresas de diferentes rubros), y por el otro lado, los informáticos eran muy resistentes a los compromisos sean legales o no.

Uno de los mayores desafíos de su negocio era que no viole los derechos ni de las discográficas, ni de los músicos. A su vez, buscaba conciliar los sueños de los creativos y los programadores con los intereses económicos de las discográficas.

En este punto notó que necesitaba una mano extra y sumó a su equipo una abogada especialista en derechos de autor. Como consultores esto nos parece excepcional: no contaba con las habilidades necesarias para afrontar este gran desafío solo, por eso asumió sus limitaciones y, en vez de quedarse encerrado en su dinámica, buscó y consiguió sumarle valor y profesionalismo a su negocio.

Programadores

En la misma serie dicen que los programadores viven en un mundo de 1 y 0. Esa afirmación puede interpretarse de diferentes maneras, pero pareciera querer decir que carecen de flexibilidad si las cosas no obedecen a patrones estables que no se modifican, como resulta en el mundo de los negocios, que se caracteriza por ser cambiante.

Con los programadores, responsables de lograr la instantaneidad, el inconveniente era el choque entre los ideales del creativo y las pautas del negocio. Los mejores programadores menospreciaban las trampas del negocio.

Accionista

Para los accionistas, que son los que invierten su dinero en el negocio, acompañar un proyecto siempre es un riesgo. Al mismo tiempo se necesita confiar y aceptar la incertidumbre.

También sus derechos (y expectativas) conviene tenerlos en cuenta. Con el dinero solo no alcanza, sin dinero no se puede. Delicado equilibrio.

Artistas

Todo un tema, Los artistas (creadores, músicos e intérpretes) tienen diferentes niveles de convocatoria. Todos deben ser atendidos. El reclamo es la igualdad de derechos. Sin ellos sería imposible esta visión de negocio, por eso contar con su colaboración y aporte era fundamental.

¿Qué pensamos?

Esta serie es muy interesante porque narra la historia desde la perspectiva de diferentes protagonistas de la historia.

Sin meternos a opinar sobre aspectos técnicos o estéticos, rescatamos que es la historia de un emprendedor y las diferentes vicisitudes por las que tuvo que pasar para que su ilusión se pudiera plasmar en la realidad y convertirse en la plataforma más conocida y extendida.

También rescatamos que “no baja línea”, solo muestra un proceso desde las distintas experiencias de cada protagonista.

¿Qué enseña?

Nosotros agregamos una nueva perspectiva, nuestro punto de vista desde la experiencia de nuestro trabajo como consultores con emprendedores y pymes.

Para llevar adelante un emprendimiento no alcanza con una buena idea y con disponer de dinero.

Las buenas ideas necesitan una organización y una estructura sobre la cual asentarse, desarrollarse y crecer.

Aunque es común pensar a los emprendedores como personas multitasking (que sí lo son) y que se hacen “solos de la nada”, encontramos en la realidad de la vida que eso sucede muy pocas veces.

Sea en el área de servicios o de producción y comercialización, intervienen varios protagonistas, a veces directamente y otras indirectamente.

Si hay socios es fácil pensarlo así, y si no los hubiera igual hay “socios” en el sentido que uno desarrolla un negocio junto con otros (proveedores, distribuidores, etc)

Como sabemos hay proveedores de diferentes calidades, depende de adonde uno quiera llegar con su empresa. En el caso de la serie, por ejemplo, cuando se trató de elegir programadores se buscó la excelencia, claro que eso tiene un costo (¿o inversión?), justamente esta cuestión aparece en el trato entre el “idealista” y el inversor.

Un tema habitualmente al cual no se le presta demasiada atención, al menos en los comienzos, son los temas legales. ¿En el desarrollo del emprendimiento se cumple con la ley? ¿Por qué es importante este tema? Porque si no se toman en cuenta, el emprendimiento puede quedar expuesto a demandas con un perjuicio económico importante.

Otro aspecto muy vinculado a los temas legales, que bien muestra la serie, es el de los intereses de terceros “que se tocan”.

En el caso de la serie, había dos tipos de intereses, por un lado afectar derechos de terceros (industria y músicos) y por el otro afectar intereses de la competencia. Ambos aspectos pueden ser riesgosos de no ser tenidos en cuenta.

Como conclusión, aunque esta serie nos deja varias reflexiones, podemos decir que para aquellos que creen que se hacen “solos” el equipo es una variable que puede influir en el éxito o fracaso de un emprendimiento.

Amigo emprendedor: ¿Estás listo para romper patrones e innovar aunque eso signifique “luchar contra vientos y mareas”?

*En colaboración con la Lic. Sofía Florín, especialistas en Psicología Organizacional, Emprendedores y Empresas Familiares

Te Puede Interesar