miércoles 22 jun 2022
Menos Ganancias para autónomos, otra modificación

Un "techo" más alto para los que facturan menos: cambios a la ley de Alivio Fiscal

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
16 de junio de 2022 - 08:45

El objetivo de fondo para el proyecto de ley de Alivio Fiscal que obtuvo media sanción de Diputados ayer es concreto: que con la recategorización que aplicará Afip a partir del 1 de julio los monotributistas no tengan que pagar una alícuota mayor por el solo hecho de facturar más nominalmente producto de la inflación, cuando en realidad no represente mayor ingreso. Pero tras su tratamiento, la iniciativa llegará al Senado con algunos cambios aprobados por unanimidad.

Concretamente, en cuanto al porcentaje de actualización, que en principio iba a ser homogéneo pero ahora beneficia con un "techo" más elevado a los que facturan menos: la propuesta superadora que surgió fue que para las primeras cuatro escalas del monotributo (categorías A,B,C y D) el incremento pasara al 60% promedio, mientras que las categorías más altas tengan el aumento estipulado del 29.12%.

Además, se incorporó otra mejora que tiene que ver con la eximición del componente impositivo en las dos categorías más bajas (A y B). Según calcularon fuentes parlamentarias que trabajaron en las puntadas finales del proyecto, esta exención del componente impositivo beneficiará a 2,1 millones de monotributistas, es decir, el 47% del total.

"Si no hiciéramos esta corrección con el monto de las escalas de monotributo se corre el riesgo de que el 1 de julio, cuando la AFIP haga la recategorización, muchos monotributistas salten de categoría o incluso algunos salgan de régimen simplificado", explicó la oficialista Litza.

Por su parte, el radical Alejandro Cacace (Evolución-Juntos por el Cambio) señaló, al momento de redactar el proyecto, que de acuerdo a la propuesta original del Frente de Todos, aún con las actualizaciones adelantadas al 1 de julio, "nos encontramos con que las tres categorías más bajas su facturación queda por debajo de la línea de pobreza. Es decir, lo que factura alguien no alcanza siquiera para cubrir la canasta básica familiar de bienes y servicios".

  Las modificaciones en el porcentaje de incremento de los topes de facturación y la liberación de los componentes impositivos en las categorías más bajas venían siendo planteadas internamente desde hace meses por el radical frentetodista Leandro Santoro. 

Fue él junto a Mónica Litza y Carlos Heller (FdT), quienes encabezaron las negociaciones con Luciano Laspina (PRO), Alejandro "Topo" Rodríguez (Identidad Bonaerense), Alejandro Cacace (Evolución Radical) y Margarita Stolbizer (Encuentro Federal), entre otros.  

A propósito de autónomos, otro modificación al proyecto que se consensuó en la Cámara Baja: que el las deducciones especiales representen hasta 2.5 veces la ganancia no imponible, y que sea de 3 veces para nuevos profesionales. El dictamen de mayoría original proponía que fuera de 2 veces para autónomos en ejercicio, y de 2.5 para nuevos profesionales.

El fundamento planteado es eliminar la brecha entre el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias que pagan los autónomos respecto de los trabajadores en relación de dependencia

En general, una vez sancionada la ley, se estima que su alcance beneficiará la situación económica de buena parte de los 4,5 millones de monotributistas y 140.000 autónomos con actividades registradas en el país.

Te Puede Interesar