sábado 10 sep 2022
Entrevista

David Villegas: "Ganancias Deportivas era un sistema Ponzi"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de marzo de 2022 - 00:00

El principal líder de Ganancias Deportivas en Argentina admitió en una entrevista que Ganancias Deportivas es un sistema Ponzi, al tiempo que señaló que le cerraron la cuenta cuando llevaba ganados más de 6 millones de euros. 

En un vuelco de la historia que ilusionó a miles de sanrafaelinos, se habla de por lo menos 40.000, finalmente la plataforma que ofrecía ganancias del 20% mensual a los que inviertan en lo que supuestamente eran apuestas deportivas, el principal promotor en el país, no sólo apareció en la televisión para defenestrar a la empresa sino que reconoció abiertamente que todo demostró que se trató de una estafa piramidal. 

Mientras la Justicia quedó en Pampa y la vía, ya que por el conflicto de competencia entre el fuero Federal y la Justicia Provincial, que ahora deberá dirimir la Corte Suprema de la Nación, el fiscal que inició la investigación, Javier Giaroli, tiene las manos atadas, las declaraciones de Villegas, otros líderes y varios damnificados, dejaron en claro que la ilusión se terminó. 

En el programa Curiosos del Poder, se expuso un Villegas apesadumbrado, al menos en apariencia, y una serie de denuncias penales (serían miles ya las radicadas en el Ministerio Público Fiscal) que dan cuenta de una catástrofe de pequeños montos que reflejan historias de vida arruinadas en lo económico. 

Las denuncias son todos los confines, no sólo de personas que viven en el sur mendocino, sino de otras provincias, como Neuquén, Río Negro, Buenos Aires, La Rioja, Tucumán, Córdoba, Santa Fe; y además, de otros países, principalmente España, de donde son los propietarios de la supuesta empresa.

El negocio se cayó, evidentemente, porque según admitió el propio Villegas en todo el año 2021 sólo permitieron "dos retiros" a los afiliados, que se quedaron con sus inversiones atrapadas en cuentas que en muchos casos directamente se las clausuraron; incluso al propio líder paladio (máxima categoría en la pirámide): "Yo ni cuenta tengo, a mí me la sacaron". 

Por cierto, la relación de este ex verdulero con los titulares de la sociedad registrada en Costa Rica, terminó tan mal que el propio abogado de la firma (antes acompañaba a Villegas en sus presentaciones judiciales) se apersonó en la causa para aportar una documentación que da cuenta que este hombre alcanzó a retirar 347.000 euros

El objetivo de la presentación sería marcar que Villegas no puede decir que lo hayan estafado porque no tuvo perjuicio patrimonial, sino por el contrario , alcanzó a retirar más de 75 millones de pesos. "No, debo haber sacado la mitad de esa cifra", dijo en la entrevista cuando se le mostró la documentación. Allí fue cuando aseguró que en su cuenta deben haber quedado "unos 6 millones de euros", obtenidos por los packs adquiridos, pero fundamentalmente por las decenas de miles personas que se afiliaron en la red que él inició.

Concretamente, en la entrevista emitida por Televisión Andina esta semana, el diálogo parecía de película: 

- ¿Cuánto te quedó en la cuenta? 

- 6 millones de euros dejé. 6 millones 300 mil euros. 

- ¿Vos has pedido que te los devuelvan? 

- No, yo denuncié a la compañía, que se lo metan donde quieran, yo quiero que le paguen los retiros a la gente, a los que quedaron. Pagale los retiros a la gente, tenés que pagarles los retiros... 

Pero los afiliados a GD se cansaron de esperar esos pagos. Así fue como comenzaron a acumularse miles de denuncias en la Fiscalía de Giaroli, sin que nadie pueda actuar hasta tanto resuelva la Corte quién es competente para investigar la evidente estafa. 

Sin embargo, acá es donde tanto Villegas como otros líderes, cambian de postura y sostienen que si bien a ellos los perjudicaron, creen que a los demás, no. Las frases son desconcertantes: primero dijo "Opino que es una empresa que está teniendo un montón de problemas para seguir adelante, yq ue nos falló a todos los que creíamos". 

Y a renglón seguido: "la cantidad de gente que justo en esa época donde queda el mundo paralizado, donde vos salías a la calle y no había nada para hacer, nosotros cobrando, generando dinero, mucha que iba entrando, iba cobrando...". 

Pero lo cierto es que las denuncias dan cuenta de que algunos recuperaron lo invertido, otros ganaron incluso por encima de esos montos; pero lo que ahora aparece es cotidianamente denunciantes que reflejan situaciones calamitosas en economías familiares. 

Un chofer de colectivo, por ejemplo, contó que su hijo puso un poco más de 300 mil pesos, que obtuvo al vender el lote donde pensaba construir su casa y a él también lo entusiasmó en una maniobra similar: "Vendí uno de los lotes, donde yo también pensaba construir, y puse un millón; nunca más vi el dinero, y mi hijo tampoco el suyo". 

En las denuncias aparecen casos como el de Carmen, que pidió por primera vez en su vida un préstamo en el Banco Nación, y no pudo hacer ni un retiro; maridos que usaron la "indemnización de mi señora, $1.240.000", y no pudieron retirar nada; policías, docentes, abogados, contadores y hasta periodistas. 

En efecto, una de las denunciantes es una reconocida comunicadora social del sur provincial que denunció por haberse sentido perjudicada porque no tuvo más noticias del millón de pesos que invirtió. 

De Plaza Huincul llegaron denuncias, uno mandó una denuncia por internet por haber puesto un millón 200 mil pesos, y "no recuperé mi inversión"; otro desde Las Heras radicó una denuncia en diciembre tratando de que le devuelvan 3.000 euros que colocó en la plataforma, una mujer de Luján hizo lo mismo tras no saber nada de los 10.000 dólares que invirtió.

Algunos llegaron a depositar 15.000.000 de pesos, como un conocido sonidista sanrafaelino, y hoy debe remarla de nuevo con su trabajo original. Están los que denuncian sólo con referencias tales como: me metió mi primo, entré por mi cuñado, me dijo mi hermano, y hasta agregan frases tales como " no quiero aportar más datos para no perjudicarlo". 

Pero la gran mayoría se explaya con los apellidos más conocidos de los promotores de Ganancias Deportivas que daban cursos por zoom y por Telegram. 

Un puntano, por ejemplo, apuntó contra todos los que anotó "Villegas a Senarega, a Marcos, a Ruiz, a Lemole, Miachux, Cortez, Assi, Alfaro, Szarzo, Chacón, Pizarro, Paponet, Zapata, Rey, Saromé y a todos los que vio arriba suyo en la red a la que pertenecía. "Nos persuaden por zoom no sólo a invertir sino también a hacer equipos con el fin de atraer nuevos incautos...", dijo. 

Villegas responde ante esto con llamativa tranquilidad que entraban no porque alguien los convenciera sino porque veían que otros ganaban: 

"¿A vos te perjudicaron o por qué te metiste? ¿No fue porque te metió tu cuñado? ¿Y qué, a tu cuñado le iba mal? No, le estaba yendo re bien. ¿Y vos qué creés, lo que te dijo o lo que viste? No, lo que pasa es que cambió el auto, se arregló esto o se fueron de vacaciones o cambiaron la casita o arreglaron la casita. Entonces, ¿cómo te engañó?. Y después, salgo yo denunciado o yo soy el estafador número porque yo hago Zoom". 

" Yo, para mí, Ganancias Deportivas era todo, era todo. Hasta setiembre cuando, bueno, que es conocido, yo me peleo muy mal con uno de los dueños porque empecé a pedir los retiros, que pagaran los retiros, tenés que pagar los retiros, les dije... Cuando llegó diciembre, no pagaron nada. Y hoy, al día de hoy, no pagaron nada". 

Las declaraciones de Villegas a Canal 4 de San Rafael generaron más indignación en las redes sociales; al tiempo que conmovieron testimonios como el de un empleado público que puso sus ahorros, sacó préstamos, empezó a pagarse un lote y un vehículo y quemó la tarjeta de crédito esperanzado en los retiros: "Tuve que abrir una instancia judicial con la tarjeta Naranja, que me había confiado en el retiro de julio, y saqué muchas cosas con la tarjeta Naranja, y llegó fin de mes y no pagaron el retiro, y se me atrasó un mes, dos meses, 3 meses, y no había caso, no tenía cómo pagarlo, no tenía cómo sacar un préstamo, nada. 

Tuve muchos compañeros que tuvieron que recurrir a los préstamos, bancarios y de mutuales, para poder pagar tarjetas o cuotas de los autos; muchos que tuvieron que abandonar las cuotas de los autos y devolver los vehículos". 

La ilusión se terminó, las denuncias recién comienzan, los líderes se lavan las manos porque hicieron la suya: no sólo recuperaron lo invertido sino que alcanzaron a comprarse autos, camionetas y casas, mientras los que llegaron más tarde, fueron aportando a la pirámide sin poder recuperar lo invertido ni realizar ni siquiera un retiro. Ganancias Deportivas no cumplió con lo prometido, porque como dice Villegas, "y... sí, parece que era Ponzi, no más".

El fiscal Giaroli tenía razón pero hoy tiene las manos atadas, hasta que la Corte diga quién se hace cargo de la causa.

Te Puede Interesar