elecciones

Suarez sale al territorio a reforzar el resultado y a diferenciarse de la Nación

El gobernador Rodolfo Suarez se puso la campaña al hombro y desde que inició la semana empezó el recorrido por distintos puntos de la provincia, con el objetivo de mostrarse territorialmente, conquistar el voto en blanco, y darle respaldo y visibilidad a los distintos candidatos de cara a las elecciones legislativas generales del 14 de noviembre. Insisten en que en esta elección se plebiscita la gestión.

Para el frente Cambia Mendoza, las elecciones de este año son un plebiscito a la gestión de Suarez (a la que muestran como la continuidad de la de Alfredo Cornejo), envalentonados por los buenos resultados de las encuestas que miden la imagen del gobernador y contraponiéndolo con el presidente Alberto Fernández, con quien se ha diferenciado en muchas oportunidades y por muchos momentos; sobre todo en las medidas adoptadas durante la pandemia.

Suarez es la figura más sobresaliente para el oficialismo provincial en estas elecciones, aunque sean legislativas y no ejecutivas. De hecho, han expresado que se plebiscita una forma de gestionar, contra otra (la nacional), "claramente diferenciadas".

A tal punto, que bajo la estrategia de que "Rody" estuviera en las fotos de campaña ocupa el lugar de candidato suplente a senador nacional. Esto le permite algo que el peronismo no puede -y que intentan remarcar permanentemente-: el hecho de que tres gobernadores radicales están en la foto de campaña. Junto a Suarez se ven a los ex mandatarios provinciales, Alfredo Cornejo (candidato a senador nacional) y a Julio Cobos (candidato a diputado nacional).

La estrategia de cara a las generales es clara: mostrar, resaltar, potenciar a figura de Suarez, luego del triunfo que obtuvo Cambia Mendoza sobre el Frente de Todos, en las PASO del 12 de octubre. Y con el eje en diferenciar a Mendoza de la Nación.

A diferencia de la campaña anterior, cuando el gobernador no estuvo tan expuesto, teniendo en cuenta que su candidatura fue objeto de impugnaciones por parte de distintos espacios políticos, aludiendo al Artículo 115 de la Constitución Provincial, que limita la candidatura de los gobernadores. Ahora, superado este escollo con el fallo a favor de todas las instancias judiciales, el gobernador sale a la cancha y se mete de lleno en la campaña, poniéndosela al hombro. 

Lo dijo el propio jefe de campaña de Cambia Mendoza, Tadeo García Zalazar, días atrás en si visita al programa Tribuna Electoral (RADIO ANDINA 90.1) "En esta campaña vamos a trabajar aún más en la claridad del mensaje para diferenciar la gestión provincial de la nacional", aseguró el intendente de Godoy Cruz. 

Desde el oficialismo creen que la polarización será mucho mayor el 14 de noviembre con lo cual diferenciarse del justicialismo será clave en esta etapa

El cambio fue abrupto, después de casi un mes y medio sin mostrarse públicamente (porque hay que recordar que desde el fallido acto en honor a San Martín, el 17 de agosto, cuando Suarez decidió abandonar El Plumerillo por la protesta de los médicos nucleados en Ampros), el gobernador no tuvo agenda pública y sus actividades se desarrollaron exclusivamente en su despacho de la Casa de Gobierno, con reuniones permanentes, con su gabinete y los candidatos -desde postulantes al Congreso como a la Legislatura y a los Concejos Deliberantes-, entre otras.

Pero todo cambió desde principios de la semana que cerró. El martes participó de la inauguración del edificio del Polo Judicial Penal, el miércoles estuvo en el Ministerio de Seguridad entregando móviles y drones, desde donde reconoció el crecimiento de los hurtos y robos por la fuerte crisis económica que atraviesa Mendoza y el País, el jueves estuvo en el Valle de Uco y el viernes en el Sur. 

Se espera para los próximos días una agenda similar: cuestiones de gestión, con un fuerte mensaje en medio de la campaña electoral que comenzó el jueves 30.

Cornejo se nacionaliza y va a militar a otras provincias para reforzar el triunfo de las PASO

Parte de esto se debe también a la nacionalización de la figura de Alfredo Cornejo, que como presidente de la Unión Cívica Radical tiene un rol clave y junto a los presidentes del PRO, Patricia Bullrich; y de la Coalición Cívica, ; los fundadores de Juntos por el Cambio, estarán recorriendo las ocho provincias en las que se eligen senadores nacionales y en las PASO les dieron buenos resultados al frente.

La recorrida de Cornejo, que comenzó por Tucumán, incluirá también Catamarca, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Santa Fe, por supuesto Mendoza y Chubut, donde lograron triunfos contundentes. A estos lugares llegarán para respaldar a los candidatos locales y buscarán captar más votos para quitarle al oficialismo el quórum en la Cámara Alta, que preside Cristina Fernández de Kirchner.

Alfredo Cornejo, de recorrida por distintos medios de Tucumán.

Volviendo a Suarez, tendrá la misma función en Mendoza: recorrerla casi a fondo, sacar todas las cartas de la gestión, respaldar a cada uno de los intendentes oficialistas y mostrarse junto a los candidatos.

Ahora sí: Suarez se mete de lleno en la campaña con un rol clave

El objetivo es claro: capitalizar el triunfo de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, con un fuerte trabajo territorial que les permita revertir los resultados de Tupungato, San Carlos, como así también darle mayor impulso a esos territorios donde los resultados fueron magros, como San Martín, Malargüe o San Rafael, donde el triunfo fue por la sumatoria de los votos de las dos principales listas competidoras de Cambia Mendoza.

Mientras que intentarán consolidar los buenos resultados de departamentos como Maipú, en planes de poder arrebatarle el municipio al peronismo en 2023, donde las gestiones municipales históricamente permanecen en manos justicialistas.

Los partidos locales que siguen en camino van a la caza de 20 puntos "huérfanos" para noviembre

Pero, además, Suarez tiene una misión, captar a los miles de mendocinos que votaron en blanco. Sucede que en las PASO, el voto hacia ninguna de las propuestas electorales fue la tercera opción más elegida, encendiendo las luces de alerta a toda la clase política por el alto número de mendocinos que no consideraron ninguna de los frentes en competencia. 

"Vamos a trabajar de aquí a noviembre para que se transforme en un voto útil, y que esa bronca se canalice como un voto positivo por nuestra fuerza", sostuvo el gobernador apenas conocidos los resultados. El dato es significativo: 97.887 mendocinos votaron en blanco, es decir unos 9.54% de los votos positivos. Mientras que unos 34.883 (un 3%) colocó un voto que fue nulo.

A ese sector quiere seducir Cambia Mendoza ya que se trata de un porcentaje alto que cualquiera que lo conquiste se llevaría una especie de tesoro. Al oficialismo le permitiría ampliar la ventaja sobre el Frente de Todos. Por el contrario, el Frente de Todos podría achicar la diferencia de 18 puntos que lo dejó detrás del oficialismo. Por su parte, a las terceras fuerzas les daría la chance de lograr ingresar algún legislador o concejal.

Te Puede Interesar