investigación en San Rafael

Detalles del juicio por abuso sexual contra un ex pastor religioso

Iván González, sin embargo, tiene un pasado en la Iglesia Adventista que fue señalado por sus propios hijos y ex esposa, que marcan conductas similares anteriores al hecho del que se lo acusa ahora formalmente.

La querella ha elaborado una línea de tiempo sobre los movimientos que ha tenido González desde el verano 1994, cuando visita San Rafael junto a sus hijos. Llegan hasta la casa de los familiares que ahora lo denuncian.

En el invierno de ese año, los parientes sanrafaelinos, viajan a Salta, donde pasaron 15 días de vacaciones y lo visitan en una casa ubicada ubicada en la planta alta del templo adventista, donde él residía y donde ejercía el pastorado.

A finales de noviembre de 1997, González fue trasladado a Uruguay, como Pastor, y en ese carácter es que realiza viajes a San Rafael, junto a jóvenes de Paysandú, quienes descansan y se recrean en el Valle Grande, mientras González conoce a una de las mujeres que hoy es testigo de cargo.

En Uruguay es donde, según el relato de los hijos de Iván entrevistados por Medios Andinos. "Yo tengo muchas imágenes muy claras de varoncitos que decían que cuando los llevaba de campamento, él les daba miedo, porque los llevaba a su carpa; donde estaba sólo con ellos, supuestamente leyéndoles historias, pero les hacía cosas que hasta a mí me parecían raro, porque no van a estar los chicos jugueteando afuera con el resto del grupo, en vez de estar encerrados en una carpa haciendo lo que a él se le ocurría", dijeron los hijos.

"En el baño de la Iglesia y en el baptisterio, en los pasillos, donde él puede, aprovecha", dijo su ex esposa.

"Aquí también se ofrecía a cuidar a los niños, y siempre daba la casualidad de que tenían de 5 a 10 años; se ofrecía a bañarlos, y a cuidarlos porque era el Pastor. A través de eso y de la gente que le dio acceso a tener estas oportunidades, fue que él siguió dañando a varoncitos, especialmente", dijo una de las hijas en la nota.

Cuando le consultamos a cuántos chicos, respondió: "Por lo menos, que sabemos, 10".

"Como era pastor de la Iglesia, él también organizaba las actividades donde yo pude ver que él aprovechaba su poder, abusaba de su poder, para poder llegar a los niños más pequeños", dijo el hijo de Iván.

Sobre la posición de su padre en esa comunidad religiosa, el hijo reveló: "Estaba encargado como de 11 o 12 iglesias, así que tenía tiempo de ir a otras ciudades donde no estábamos nosotros, y él acampaba o se quedaba en la casa de algún hermano de la Iglesia".

Sin embargo, la ex esposa de Iván, dijo que no se hicieron causas judiciales en Estados Unidos o en Uruguay "porque la administración de la iglesia no quería escándalos, y tapó todo eso".

Iván habría llegado al Sur mendocino a vivir en setiembre de 2005, luego de preguntar vía Messenger a una persona de su entorno "si acaso sabían cosas sobre él que lo estaban ensuciando".

Ya instalado en San Rafael, cambia de domicilio y alterna con otro en Rama Caída. Y hasta abre un negocio en calle Balloffet, donde por cuestiones religiosas no vendía ni bebidas alcohólicas ni fiambres ni cigarrillos", narró la querellante.

A mediados de 2006 conoce a quién hoy es su pareja, y cuyo testimonio será clave mañana.

Al año siguiente comienza a tener el oficio de fotógrafo, con lo que hace una sesión de fotos a una nieta de la persona que le dio cobijo. En 2009 se va a vivir al distrito de Monte Comán y en 2010, abre un consultorio para ayudar a matrimonios, como consejero.

Luego tuvo diferentes trabajo, y finalmente fue denunciado por abusos a un menor, justamente familiar de las personas que le dieron cabida cuando llegó de Estados Unidos.

Este es el caso por el que se lo enjuicia ahora.


Te Puede Interesar