miércoles 6 jul 2022
EN LA RURAL

Empresarios creen que es "exagerada" la suba del salario mínimo que pide la CGT

Los titulares de varias empresas dejaron en claro que preocupa la nueva avanzada de Moyano y que no podrán pagar los $2.600 que exige. También deslizaron críticas hacia el Gobierno por los ataques a privados.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Economía 22 de julio de 2011 - 19:10

El pedido del sindicalismo para que el salario mínimo se incremente 40%, hasta los $2.600 provocó la queja generalizada del sector empresario, que salió a cuestionar fuertemente el reclamo y a manifestar que es exagerado y que no se condice con el nivel de inflación.

Los máximos dirigentes de las principales cámaras empresarias compartieron ayer un almuerzo de camaradería en el restaurant central de la Rural de Palermo, en el que aprovecharon para repudiar el pedido de los titulares de la CGT, Hugo Moyano, y de la CTA, Hugo Yasky, y exigir una revalorización del rol del empresario, aseguraron varios de los dirigentes presentes.

Asistieron al predio donde se está desarrollando la 125º Exposición Agrícola-Ganadera los titulares de la UIA, José Ignacio de Mendiguren; de las cámaras Argentina de Comercio (CAC), Carlos de la Vega; y de la Construcción, Carlos Wagner; de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), Jorge Brito; de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario y de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), Jaime Campos. También formaron parte de la mesa 21 del restaurante el presidente de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi; el ex titular de Quickfood y miembro de la Asociación Cristiana de Empresarios (ACDE), Luis Bameule y el anfitrión y presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati.

Durante el almuerzo, los empresarios concentraron la conversación en la preocupación respecto del salario mínimo, ya que si bien ese valor “que hoy está fijado en $ 1.840 y pretende ser elevado a $ 2.600” no tiene impacto en el sector formal de la economía, cuyos salarios están por encima de esos números, sí repercute en los salarios en negro.

Al término de la comida, De Mendiguren expresó que “hay poca gente que está por debajo de esa cifra”, en alusión al pedido de Moyano y de Yasky, aunque instó a “ocuparse de la informalidad”.

Los empresarios evitaron hablar de cifras antes de ser convocados por el Ministerio de Trabajo (se espera que los llamen durante los primeros días de agosto), aunque extraoficialmente consideraron que el 24% impulsado por el Gobierno es una cifra razonable, ya que está en línea con la inflación y con el número cerrado en paritarias por algunos sectores.

“El 40% no está en línea con el promedio de los gremios”, señaló Wagner, aunque consideró que “no es un tema que preocupa mucho porque hay pocas actividades por debajo de ese salario”. Por su parte, Gabbi enfatizó que “hablar de ese porcentaje es una exageración” que no condice con las cifras de inflación.

El debate acerca de la apreciación que tiene la sociedad sobre el rol del empresariado surgió a partir de un comentario de Campos, que tuvo la adhesión de varios miembros de la mesa, por ejemplo Bameule. Para el ex presidente de Quickfood, “hubo un consenso respecto de la necesidad de revalorizar la figura del empresario, ya que se percibe desprecio”. También consideró que el Gobierno “no reconoce este rol en su plenitud”.

Por su parte, Cesario reflexionó que “la economía argentina muestra signos de un importante vigor y resulta clave mantener los factores y variables que lo impulsan”.

Te Puede Interesar