Informe polémico

Los créditos "blandos" no alentaron la inversión

Los créditos a empresas desaceleraron su crecimiento anual en el primer trimestre del 2016,

Por Sección Economía

Las medidas basadas en créditos blandos a la producción de los últimos años estuvieron lejos de traccionar la inversión y tampoco levantaron los niveles de financiamiento en comparación con los estandares internacionales, que se mantienen bajos, sostiene un informe elaborado por la consultora KPMG.

Asimismo, los créditos a las empresas desaceleraron su tasa de crecimiento anual en el primer trimestre del año 2016, en relación a la variación observada en diciembre de 2015, especialmente aquellos vinculados a las actividades primarias y de servicios.

La misma consultora destaca que, por el contrario, los préstamos al sector industrial elevaron su tasa de incremento nominal de 28% a 29% en los mismos trimestres, si bien da cuenta que en términos reales (descontada la inflación) hubo también caídas.

"El trabajo afirma que aun así el financiamiento continuó en niveles extremadamente bajos en comparación a estándares internacionales; y los saldos existentes no traccionaron de ningún modo la demanda de inversión, como lo atestigua un largo período de estancamiento", concluye el texto.

El período de análisis del informe se extiende desde mayo de 2012 a la fecha y señala que en esos años se establecieron distintas líneas de crédito con condiciones favorables como es el caso del Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario impulsado a través de la Comunicación “A” 5303 del Banco Central ; y préstamos a la inversión productiva (Comunicaciones “A” 5319 y subsiguientes) con principal foco en los microemprendimientos, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs).

También, durante la gestión kirchnerista, se agregaron las líneas de financiación para MiPyMEs a tasa subsidiada por parte de distintos bancos públicos nacionales y provinciales, las inversiones en proyectos productivos instrumentadas a partir del “inciso q” de la ley previsional y por el “inciso k” del Reglamento de la Actividad Aseguradora según modificación de la Resolución N° 37163 de la Superintendencia de Seguros de la Nación, y programas crediticios menores”, se indica.

Posteriormente con la nueva gestión macrista, en marco de un proceso "de estabilización macroeconómica, a mediados de mayo de este año el BCRA dispuso a través de la Comunicación “A” 5975 las metas para el segundo semestre de la recientemente lanzada “Línea de Financiamiento para la Producción y la Inclusión Financiera”, continuadora de la “Línea de Créditos para la Inversión Productiva”.

A pesar de los títulos, "estas líneas tuvieron, en los hechos, el objetivo de reducir la habitual carga financiera en las MiPyMES más que a financiar proyectos de inversión". 

Una de las novedades en la nueva normativa aplicable a partir de este año la constituye la ampliación del cupo para el segundo semestre de 2016, pasando la exigencia de un 14% -(con el gobierno anterior no era más de 6%)- sobre los depósitos del sector privado no financiero al 15,5% computado sobre la misma base. 

Por último, el texto concluye que es evidente que no resultará fácil incrementar los niveles de inversión de las empresas en proyectos productivos sólo desde la oferta crediticia (bancaria o del mercado de capitales): más bien, será más efectivo concentrarse en los motivos que podrían incidir en el resurgimiento de una demanda de inversión que actúe como disparador de la demanda de financiamiento". Fuente: Télam


-¿Hay un contexto económico propicio para la inversión en Argentina?

Te Puede Interesar