ECONOMÍA

Opinión: El infierno PYME

Los desafíos se multiplican y los interrogantes. La convivencia entre las medidas nacionales y las necesidades de las economías provinciales tarde o temprano entraran en tensión, y es el gran dilema por debajo de la hojarasca mediática.

Por Marcelo López Álvarez

 Si alguien creía que las fiestas serian tranquilas en cuanto a información, se equivocó y una vez más –como casi todos los últimos años- la información de ribetes increíbles volvió a copar todo, hasta las charlas familiares.

La telenovela Lanatta ya es un clásico del verano y asombra la credulidad que le profesan algunos, o casi todos los medios, a la historia que ya a esta altura parece más armada para distraer que real.

Poco vale la pena gastar una línea más en esta telenovela berreta de verano. Hay cosas que este capítulo de los tres chiflados tapa que son bastante más preocupantes o en las cuales hay que poner la mira.

A pesar de la catarata de decretos algunos discutibles pero aceptables (es el poder y la política) y otros directamente inconstitucionales, comenzó el 2016 y ni noticias de los cambios en el Impuesto a las Ganancias, más allá de que al pasar se anunció que en Marzo se enviaría un proyecto al Congreso. Sin embargo fuentes muy cercanas al ministro de Economía le confesaron esta semana al colega Marcelo Zlotogwiazda en su columna de la revista Veintitres que “la expansión fiscal estuvo concentrada en diciembre, y en casi todos los casos se trata de esfuerzos fiscales por única vez” entre ellos está el no pago de Ganancias del aguinaldo.

Los esfuerzos fiscales para el gobierno de Cambiemos fueron los 400 pesos para AUH y jubilaciones mínimas, la exención de Ganancias y la transferencia especial para docentes de algunas provincias.

No se habla de la fenomenal transferencia de recursos al campo, la desaparición de las cargas impositivas a los autos de alta gama que no se actualizo sino que desapareció y un sinnúmero de etcéteras.

Entre los datos a tener en cuenta por quienes siguen de cerca la economía real están las PYMES. Su experiencia con medidas como las que hasta ahora se conocen no son las mejores, las pequeñas y medianas empresas en la Argentina generan el 70 por ciento de los puestos de trabajos registrados. Además no hay que ocultar la verdad (y una de las grandes deudas pendientes de la democracia) son sostenedoras directa e indirectamente de cientos de miles de puestos de trabajo fuera del sistema e independientes.

Las medidas anunciadas hasta ahora (y dejamos bien claro el hasta ahora) impactan fuerte y negativamente en las PYMES argentinas, la devaluación genera pérdida de capital de trabajo, la disparada de los costos financieros problemas en el poco financiamiento al que pueden acceder. Además de los desfasajes de cobro que los dejaron muy mal parados ante el aumento desmedido de insumos que se vivió desde el adelantadísimo anuncio de la devaluación. Sus proveedores aceptan pagos a 30 días como mucho pero el plazo de cobro de sus ventas no baja de los 60 o 90 días.

El costo financiero se puede ejemplificar rápidamente con las tasas de los descubiertos o los créditos para aguinaldo, que pocos bancos de plaza habilitan a las pymes, saltaron 10 puntos justo para la fecha en la que se suelen tomar, de tasas que rondaban los 25 puntos hoy se ubican en 35 o 36 por ciento.

A lo que hay que sumar una previsible contracción de mercado, que los vuelve a dejar en posición desventajosa al negociar su producción con los grandes jugadores del mercado. La situación es por lo menos preocupante en el sector, un par de gerentes de banco consultados para esta columna advirtieron que están notando un incremento veloz en cheques rechazados de las cuentas pyme.

En Mendoza el panorama se complica un poco más, El gobierno de Alfredo Cornejo, logró estabilizar y normalizar el pago de salarios y está dispuesto a iniciar una revisión a fondo del personal estatal, sin embargo el pago a proveedores sigue detenido en su mayoría. Martín Kerchner aseguró en la semana, en diálogo con Sin Verso, que aún no pueden cerrar el monto de la deuda para poder ordenar las formas y tiempos de saldar las acreencias de los proveedores.

Acceder a datos no es fácil, pero se calcula que unas 5000 pymes mendocinas son proveedoras de alguna forma del Estado, no hace falta decir cómo impacta en este contexto que se prolonguen los tiempos.

Una de las fortalezas de la campaña de la UCR local fue la seriedad de referentes como Enrique Vaquie, el mismo Kerchner y el propio gobernador cuando planteaban la necesidad de generar empleo privado para reemplazar el estatal. Esta primera tanda de medidas nacionales poco colabora en eso porque ponen en una situación más que difícil al sector que, como dijimos, es el principal generador de empleo de la economía argentina contra viento y marea.

Los desafíos se multiplican y los interrogantes. La convivencia entre las medidas nacionales y las necesidades de las economías provinciales tarde o temprano entraran en tensión y es el gran dilema por debajo de la hojarasca mediática.

Te Puede Interesar