martes 27 sep 2022
ASESINATO EN JUNÍN

Caso Tarifa: una mujer complicó al único imputado por el crimen de Mayra

La declaración de la testigo fue contundente a pesar de que tuvo que justificar algunas contradicciones. Este testimonio complicó por primera vez al imputado, cuya situación parecía que ya estaba resuelta.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Carolina Pavón carolina_pavon@sitioandino_com_ar 18 de noviembre de 2011 - 20:00
Este es el que estaba allá”, dijo Verónica Sánchez, cuando vio a Luis Martínez en su domicilio un tiempo después de haber ocurrido el asesinato de Mayra Tarifa. Con este testimonio, la situación del imputado se complica por primera vez en este juicio que se desarrolla en la Cámara del Crimen de San Martín.

Una jornada dura pero interesante se vivió hoy en el debate por el crimen de la joven de 15 años que fue violada y asesinada el 25 de marzo de 2009 en Junín.

La declaración de Sánchez era una de las más esperadas ya que la mujer desde un primer momento dijo que el día del asesinato de Mayra, vio a Martínez y a otros dos hombres con una “paisanita” en un auto que estaba estacionado cerca de la parada de colectivo de la usina.

“Ese día yo salgo de mi casa a las 14.20 para ir a una reunión de la escuela”, así comenzó su declaración Sánchez, una mujer mayor que hace unos 20 años que vive en la región.

Según su relato, mientras ella iba por el carril en su bicicleta, del otro lado de la calzada vio a un auto de color celeste con tres hombres. A dos de ellos les pudo ver la cara, mientras que al tercero no le pudo observar su rostro, porque este se encontraba con la cabeza mirando hacia abajo.

A la orilla, parada contra un alambrado, se encontraba una “paisanita”, que luego la mujer pudo identificar quien era, cuando asistió al velorio de Mayra y observó que la chica del cajón era la misma que estaba esa tarde con los tres hombres.

Sánchez le vino a contar esta situación a la policía tiempo después de haber ocurrido el crimen.

Debido a que su familia fue víctima del robo de unas herramientas, fue que ella se puso en contacto con efectivos de la policía. Un día, mientras la mujer esperaba que le devolvieran los elementos robados que habían sido recuperados, decidió contárselo a un efectivo.

A partir de allí, la mujer comenzó hacer trasladada por la policía a diferentes lugares para identificar el auto y las personas que vio esa tarde. De alguna manera, la vida cotidiana de Sánchez se alteró desde que declaró lo que había visto ese día.

“Yo me duermo y veo a esta chica, no me deja dormir tranquila”, confesó Sánchez, con un dejo de tristeza.

Con respecto al vehículo de esa tarde, ella contó que cuando fue al velorio de Tarifa, la testigo y su marido se confundieron de calle y en esa misma arteria reconoció el auto “que estaba con la chica”. “Me dio mucho miedo y me fui” dijo la testigo.

Cuando esta historia fue conocida por la policía, los efectivos la llevaron a la casa de la familia Martínez. Allí desde adentro del móvil, Sánchez, identificó a Luis Martínez, como uno de los hombres que estaba con la paisana el día del crimen.

La testigo también recordó que antes de lo sucedido con Tarifa, ella y su marido habían subido al auto de Martínez, él era remisero ilegal, y los había llevado hasta su casa.

Después del crimen, Sánchez contó que estaba en una parada de colectivo en Palmira, y que en ese momento Martínez pasó y le preguntó si iba a Rodríguez Peña, ella al reconocer el auto, le dijo que no.

Te Puede Interesar