Incentivos económicos

El crédito bancario crece 56% en China

Los bancos chinos ofrecieron U$S137.800 millones en nuevos préstamos en noviembre.

Por Sección Economía

 Los bancos chinos ofrecieron 852.700 millones de yuanes (137.800 millones de dólares) en nuevos préstamos en noviembre, un salto de un 56 por ciento respecto al mes anterior y superando fácilmente las expectativas del mercado luego de que el Gobierno intensificó sus esfuerzos para evitar una desaceleración económica más aguda.

El financiamiento social total, una medida más amplia de la liquidez global de la economía, saltó un 74 por ciento a partir de octubre a 1,15 billones de yuanes, dijo el viernes el Banco Popular de China.

Los analistas esperaban que los bancos entregaran 650.000 millones de yuanes en préstamos en noviembre frente a los 548.300 millones de yuanes en octubre, pero fuentes dijeron a Reuters esta semana que Pekín había ordenado a los prestamistas extender más crédito en los últimos meses del 2014 para estimular la actividad.

"Las cifras de crédito dan esperanza de que la inversión mejorará, ahora que hay más fondos disponibles para pagar por proyectos de gasto de capital", dijo Dariusz Kowalczyk, economista de Credit Agricole CIB en Hong Kong.

"Los datos deben tomarse de manera positiva en general, aunque no compensan la interpretación negativa de los resultados anteriores de la producción industrial", agregó.

Debilidad

La economía de China mostró nuevas señales de debilidad en noviembre, cuando el crecimiento de la actividad fabril se ralentizó más que lo esperado y la expansión de la inversión se ubicó cerca de un mínimo en 13 años, aumentando la presión para que las autoridades anuncien medidas de estímulo más agresivas.

Una serie de datos sombríos esta semana ha reforzado la idea de que el crecimiento económico anual de China podría ceder por debajo del 7,3 por ciento que reportó en el tercer trimestre, su nivel más débil desde la gran crisis financiera.

Una sorpresivo recorte en las tasas de interés del banco central de China el mes pasado demostró la preocupación entre las autoridades de que la segunda economía más grande del mundo podría estar en riesgo de una desaceleración más severa, que podría generar la pérdida de empleos e impagos de deuda.

"Los datos son un mal presagio para el crecimiento del PIB en el cuarto trimestre, que se encamina a desacelerarse aún más", dijo Dariusz Kowalczyk, economista de Credit Agricole CIB en Hong Kong.

"Esto va a presionar a las autoridades para que relajen de nuevo la política monetaria y esperamos un recorte de las relaciones de reservas requeridas a los bancos en diciembre", sostuvo Kowalczyk, lo que, en teoría, incentivaría más préstamos.

La producción industrial aumentó un 7,2 por ciento en noviembre respecto al mismo mes del año anterior, desacelerando desde el 7,7 por ciento de octubre, dijo el viernes la Oficina Nacional de Estadísticas.

La lectura incumplió la previsión ofrecida por los analistas de un 7,5 por ciento y marcó la segunda expansión más débil desde los momentos más severos de la crisis mundial en diciembre del 2008.

La inversión en activos fijos, un importante motor de la expansión, creció un 15,8 por ciento en los primeros 11 meses frente al mismo período del año anterior, en línea con las expectativas del mercado, pero desacelerando desde un alza de un 15,9 por ciento en los primeros 10 meses y cerca de un mínimo en 13 años.

Otros datos mostraron que el crecimiento de la inversión inmobiliaria se ralentizó a un 11,9 por ciento en los primeros 11 meses del 2014 desde un 12,4 por ciento en el período enero-octubre.

Destacando la debilidad económica general, la generación de energía aumentó un leve 0,6 por ciento respecto al año anterior, el tercer mes consecutivo de desaceleración.

El consumo fue el único punto brillante, luego de que el crecimiento de las ventas minoristas se aceleró ligeramente a un 11,7 por ciento desde un 11,5 por ciento en octubre, que fue su ritmo más lento desde principios del 2006. Fuente: Reuters


Te Puede Interesar