Estaba cansado y no era considerado

El Patrón Jorge Bermúdez se va de Boca Juniors

El Patrón Jorge Bermúdez está en Colombia y dejará el Consejo. La historia oficial habla de razones personales pero está desgastado, no tiene la mejor relación con Riquelme,

No está confirmado oficialmente, pero ya está arreglado: Jorge Bermúdez dejará de ser parte del Consejo de Fútbol y se fue a Colombia. Quedará su hijo, en su actual puesto de encargado de compras en el predio, pero el Patrón ya habló con Juan Román Riquelme, le manifestó su necesidad de volverse a su país y tiene el ok del (vice)presidente de Boca Juniors.

¿Por qué se va Bermúdez? La versión oficial dirá que por un problema de salud de su padre, a quien Jorge quiere acompañar. Y sin que esto deje de ser cierto, la realidad es que el Patrón estaba un poco cansado de lo que vivió en estos tres años del siempre turbulento Mundo Boca. De la exposición ante los conflictos, de ser muchas veces la voz cantante y de subirse al ring para peleas que no eran suyas.

Bermúdez no es hombre de Román y nunca fue considerado como tal. El ex defensor trabaja desde hace años con Jorge Amor Ameal, desde que eran oposición, y fue la pata que puso el presidente en las cercanías de Riquelme. Pero estar en las cercanías no es lo mismo que estar cerca del 10. "A este hombre no lo traje yo", dijo muchas veces Román. Pero en toda negociación hay que hacer concesiones y por eso -y por su utilidad- pasó a formar parte del Consejo original junto a Delgado y Cascini (luego se sumó Chicho Serna).

El que se viene es un año político -en Boca siempre lo son, pero 2023 tiene además las elecciones a fin de año. Y se supone que no serán tiempos fáciles. Habrá dardos cruzados volando por los cielos de Ezeiza, y Bermúdez está desgastado. No sólo por lo que significa el día a día en el club normalmente, sino por cierta tensión en las relaciones.

Se sabe, como en algunos círculos, la entrada es gratis y la salida... vemos. La más que entendible justificación sobre el estado de salud de su padre no era suficiente, y Bermúdez armó entonces una alternativa para seguir trabajando en Boca pero desde su país natal. Le ofreció a JR hacerse cargo del área internacional del club y le preparó un proyecto que fue aprobado. Una curiosidad: Riquelme no recibió en mano la carpeta con el proyecto. La recibió... en parabrisas. Ahí, en el cristal delantero de su vehículo, sostenida con la escobilla, se la dejó el colombiano luego de intentar infructuosamente que el 10 lo atendiera en su oficina. Una prueba de que se puede estar al lado, pero no cerca. Una perlita de cómo son los manejos internos en el otro patio de la casa de Román.

Te Puede Interesar