Investigación
Las mujeres aún son minoría en el ámbito de la ciencia y tecnología
Miércoles, 10 de abril de 2019
Por: Fernando Lerner - TW @srlerner

¿Estudias o trabajás en las áreas de ciencia y tecnología?, ¿cuántas mujeres trabajan con vos?, ¿tu superior es mujer?, ¿alguna vez viviste situaciones de micro-machismo o desigualdad en tu ámbito laboral? Son preguntas necesarias que llevan a visibilizar la situación de las mujeres en el ámbito laboral y académico. 

El INTAL-BID junto al colectivo Chicas en Tecnología publicó "Un potencial con barreras: la participación de las mujeres en el área de ciencia y tecnología en Argentina", el estudio aborda las estadísticas, barreras y dificultades que atraviesan las mujeres en el área de ciencia y tecnología, tanto en lo académico como en lo laboral.

En sus 96 páginas, se desglosa en detalle problemáticas y acciones presentes de forma recurrente durante la formación y educación como así también la experiencia profesional de las mujeres vinculadas a carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM)

Gracias al análisis de datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Argentina, junto a otras fuentes, se obtuvieron datos contundentes que reflejan la falta de políticas públicas y la falta de acciones concretas en el sector privado. 

En el marco de la presentación formal del estudio, se compartieron experiencias y se generaron debates que pusieron foco en cerrar la brecha de género en lo público-privado.  "Creemos que las empresas tenemos un rol muy importante en relación a la diversidad. El desafío es doble, hacia afuera, tenemos que trabajar y articular esfuerzos junto a otros actores para ayudar a construir más y mejores trayectorias en ciencia y tecnología para las mujeres. Por otro lado, hacia adentro, tenemos la inmensa tarea de generar los cambios necesarios para crear entornos de trabajo más diversos", expresó Guadalupe Marín, Directora de Sustentabilidad en Mercado Libre. (fuente www.perfil.com)

Según la OIT (2016), "en América Latina y el Caribe (ALC), la participación de las mujeres en el mercado de trabajo aumentó de un 44,5% en 1995 a un 52,6% en 2015 debido a las mejoras en materia de educación y salud".  

El estudio identifica "algunas prácticas que promueven la igualdad de género en las universidades (instituciones de formación e instituciones del sector científico y tecnológico) donde las mujeres desempeñan sus trayectorias profesionales, las mismas todavía son incipientes".

Sin embargo, la brecha de género se percibe en el ámbito socio-laboral de las mujeres "en materia de desempleo, remuneración, participación en puestos de liderazgo y habilidades vinculadas al cambio tecnológico".

"A pesar de los avances en materia de innovación tecnológica, las mujeres enfrentan obstáculos significativos en el acceso al mercado laboral y en el progreso en sus carreras profesionales. Estas barreras, junto con la segregación ocupacional, limitan sus elecciones económicas y -en última instancia- inciden sobre el crecimiento y el desarrollo social".  

En lo laboral: "Pisos pegajosos" y "Techos de cristal"

La desigualdad también se presenta a la hora de obtener un ascenso, ubicarse en una posición de mayor responsabilidad y liderazgo, o llegar a ocupar puestos directivos.

La investigación destaca que "al intentar acceder, mantener y promoverse en una posición laboral (...) la mayoría de las mujeres enfrenta estereotipos de género (segregación horizontal y vertical) que se observan en el ambiente de trabajo masculinizado, en estructuras organizativas sin equilibrio entre la vida personal y profesional y en la diferencia en la valoración que se le da a sus capacidades técnicas respecto de las de sus pares varones".

En lo académico, "esto es para varones, esto otro para mujeres"

"Los datos señalan brechas de género en el ingreso y egreso de las estudiantes de las disciplinas CTIM entre 2010 y 2016. Mientras que se observa un registro de un 33% de mujeres como estudiantes en CTIM tanto en universidades de gestión pública como privada, el valor en el caso de los varones asciende al 67%". 

Aún hay fuertes mandatos y estereotipos familiares y sociales que generan y consolidan barreras que dificultan la trayectoria formativa y laboral de las mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

"A nivel cualitativo, los principales resultados señalan que las mujeres que deciden una trayectoria formativa y laboral en CTIM enfrentan barreras en cuanto a sus elecciones", indica el estudio.

Y agrega: "Asimismo, durante los estudios de nivel universitario en CTIM, las mujeres viven situaciones de discriminación que condicionan la posibilidad de desarrollar una carrera profesional que garantice las mismas oportunidades en las posiciones de liderazgo. El entorno familiar y el estímulo para fortalecer las habilidades científicas y matemáticas por parte de los docentes junto con las iniciativas de mentoreo y acompañamiento basadas en la diversidad, promueven la terminación educativa en CTIM".

Brecha digital

La desigualdad se manifiesta también en la brecha digital, por ejemplo, en disponer de smartphone (hombres 47% - mujeres 41% en América Latina) o una notebook (hombres 65% - mujeres 58% en América Latina). 

"La brecha digital tiende a profundizar las desigualdades socioeconómicas preexistentes. Según un reciente informe del BID, existen inequidades de género extremas en el acceso a Internet y a los derechos digitales en todos los países en desarrollo". 

Sobre estas bases que indican amplias disparidades, el Instituto Para la Integración de América Latina y el Caribe del Banco Interamericano de Desarrollo (INTAL-BID) propone "analizar la trayectoria formativa y profesional de las mujeres en las disciplinas CTIM en la Argentina, y comprender cuáles son los obstáculos y barreras que enfrentan".

Para acceder al documento completo - Ingresá aquí - 

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario