lunes 3 oct 2022
ESTADO DE SITIO

Argentina: el eterno loop de deuda y modelo primarizado

En una Argentina repetitiva ya Domingo Faustino Sarmiento denunciaba la monumental deuda externa que tomaba el país.

28 de julio de 2022 - 14:24

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Las complicaciones internacionales en los vuelos, que sufren las efectos post pandemia en los trabajadores, dejaron a la Ministra de Economía varada en la capital estadounidense hasta el jueves. Por ahora ninguna noticia proveniente del Norte deja traslucir algún cambio en las condiciones del FMI hacia la Argentina sino más bien lo contrario.

Si no cambian las condiciones y Argentina se esfuerza a cumplir las metas de renegociación de la deuda que fueron diseñadas y firmadas en otro mundo (importar gas salía menos de 10 dólares el millón de BTU hoy sale 60) la situación interna será complicada y multiplicará las tensiones.

Hace un par de días expresamos que es notable la capacidad de la dirigencia argentina (sin distinción de ideologías) de toparse en reiteradas oportunidades con la misma piedra.

La recurrencia del modelo exportador primario o como se dice exportar barato para importar caro y tomar deuda para cubrir el propio desequilibrio y dependencia que genera ese modelo se transforma en un mal endémico de la Argentina.

En las últimas horas el escritor y ensayista Diego Sztulwark en una columna radial recordó un artículo publicado el 1 diciembre de 1885 por Domingo Faustino Sarmiento en su periódico El Censor, durante el gobierno de Julio A Roca con quien estaba fuertemente enfrentado (entre otras cosas por la toma de deuda en aquellos primeros años de la Argentina) que decía lo siguiente.

“A los que viven y merodean en torno del poder de Roca, esos no tienen indignaciones, su oficio es roer, se llenan de regocijo al ver llegar aquí las piltrafas, y se tapan los ojos, cierran sus oídos, a la sola noticia de los millones que embolsan los Baring y los Morgan, que a la hora presente reirán a carcajadas de South América a costa de nuestro porvenir y de nuestros bolsillos.

Por sobre todo este cuadro, campea una cualidad común a todos estos países. México, Ecuador, Perú, Venezuela, están acribillados de deudas, de empréstitos y declarados más o menos insolventes en la Bolsa de Londres, lo que quiere decir que el desorden se cotiza en aquel mercado, descollando sobre todos ellos, como el sol de sus armas, la gloriosa República Argentina, con cosa de trescientos millones de deuda, contraída la mitad en plena paz, con la administración actual, con promesa de continuarla y apurarla.

Por ahora, la República Argentina puede en materia de deuda exclamar con orgullo: Calle Esparta su virtud, sus hazañas calle Roma, ¡silencio! que al mundo asoma la gran deudora del Sud. Nadie debe más que ella. Es justicia que debe hacérsele”.

El último párrafo Sarmiento lo toma de una copla patriótica que, según cuenta Felix Luna, circulaba por la calles de Buenos Aires en la efervescencia de los últimos meses de la presidencia de Roca y la llegada de Juárez Celman que rezaba

"Calle Esparta su virtud,

sus hazañas calle Roma,

¡silencio! que al mundo asoma

la gran capital del Sud".

La historia parece repetirse una y otra vez como un loop infinito del cual no podemos salir, pero no es solo la deuda es el modelo. Ayer, como escribía Sarmiento, Baring y Morgan, hoy el FMI,los Fondos de Inversión, los bancos que operan a la vez en blanco y negro, los agro y mineros exportadores que aprendieron las mañas de aquellos contrabandistas de la Colonia etcetera.

La discusión y la crudeza de Sarmiento en aquel El Censor o en sus escritos que aún hoy desafían y conmueven también son la muestra de la decadencia intelectual y política de nuestros Liberales que de hombres de la cultura y la política se transformaron en una caricatura hollywoodense de aquellos. Como se dice por allí se han transformado en Los Liberales más locos del Mundo.

Antaño o ahora la Argentina parece vivir siempre con la necesidad de reafirmar vía la política su independencia todos los días. Una independencia que hoy en día simplemente pasa por mejorar la vida de sus ciudadanos.

Te Puede Interesar