Empresas

Se resiente la cadena de pagos: subió 33% la cantidad de cheques rebotados

Según datos del Banco Central, se totalizaron $ 3.094 millones en cheques sin fondos acumulando 23 mil millones de pesos de enero a septiembre, cuando el año pasado alcanzaba los $18.000 millones.

Por Sección Economía

Comenzando el último bimestre del año, el aumento de costos, la pérdida de competitividad por las tensiones cambiarias y la ralentización de la actividad económica, comienzan a afectar la situación financiera de las empresas. Los proveedores de insumos presionan por los plazos de préstamos, los banco revisan al alza las tasas, las cobranzas se demoran y hay mayor cantidad de cheques “rebotados”, destaca Adriano Mandolesi en un informe para el Centro de Investigaciones Sociales y Económicas de la Fundación Libertad.

Según el Banco Central la cantidad de cheques rechazados creció 33% en septiembre respecto al mismo mes del año anterior. De esta forma se totalizaron $ 3.094 millones en cheques sin fondos acumulando 23 mil millones de pesos en lo que va del año cuando el año pasado alcanzaba 18 mil millones de pesos a la misma altura.


En el análisis interanual, la variación en el total de cheques rechazados trepó algo más de un 72%, dando cuenta de un complicado mes de septiembre para las empresas. Si bien el porcentaje de estos instrumentos impagos es 2,88% del total, la tendencia creciente enciende una luz de alarma para los encargados de las finanzas de las principales empresas de la región por los problemas en la cadena de pagos que este indicador anticipa en la cadena de pagos.

Al momento de repasar las principales cuestiones que impactan en las interrupciones de los pagos se destacan las menores ventas, los ajustados márgenes de rentabilidad y el fuerte incremento de la presión tributaria sumado al diferencial entre el tipo de cambio oficial, al que se liquidan las exportaciones y el informal, que supera la barrera de los $ 10.

Ante este panorama en el cual las PyMEs se ven obligadas a extender el plazo de los cheques emitidos que pasó de 90 / 120 días a intervalos mayores, del orden de los 120 a 150 días, trasladando el problema a sus proveedores. Esta situación es además acompañada por una suba en las tasas de interés de cuenta corriente que pasaron del 22% al 27%, mientras que la financiación utilizando descuentos de cheques ya supera el 50% anual en las distintas financieras.

Sin dudas, es evidente el aumento del rechazo de cheques recibidos en los últimos meses. Esto da cuenta de una creciente problemática en las cobranzas que se traslada entre los eslabones de la cadena comercial de distintos sectores y golpea con fuerza alicaídas economías regionales que se encuentran en un complejo panorama de restricciones externas, tensiones de costos y menores márgenes.

Te Puede Interesar