ALERTA

Advierten que una baja en las reservas aumentaría las expectativas de devaluación

Así lo señaló la consultora Abeceb.com ante el estancamiento del proceso de acumulación de dólares.

Por Sección Economía

Una eventual caída en el stock de reservas aumentaría las expectativas de devaluación y ello provocaría una aceleración de la inflación, advirtió hoy la consultora Abeceb.com ante el estancamiento del proceso de acumulación de dólares.

Explicó que al contar con menos reservas el Gobierno se vería presionado a impulsar una devaluación del peso para poder hacer frente a la demanda de recursos en la economía interna, lo cual "suele traducirse en un aumento de precios".

Tras la salida de la convertibilidad y la recuperación de la actividad económica local, las reservas internacionales del Banco Central crecieron con fuerza.

Desde enero de 2003 hasta principios de 2008, el stock de dólares del organismo pasó desde los 10.500 millones hasta los 52.000 millones, en 2010.

A partir de marzo de 2008, el enfrentamiento entre el Gobierno y el campo, y luego la crisis financiera internacional, pusieron un freno a la expansión de las reservas.

A pesar que la balanza comercial continuó siendo favorable, la fuerte salida de capitales, que superó los 23.000 millones de dólares durante ese año, impactó sobre el nivel de reservas, que cayeron un 11,4 por ciento.

Recién a mediados de 2009, cuando la confianza local volvió a crecer, el BCRA comenzó a recuperar el terreno perdido, y a fines del año pasado llegó hasta el nivel récord de 52.000 millones.

Sin embargo durante el 2011 se observa una paulatina caída, que condujo a las reservas a romper el piso de los 50.000 millones de dólares.

Este proceso responde tanto a factores de demanda como de oferta: en el primer caso la caída obedece al incremento en la salida de capitales del sector privado no financiero, y al uso de reservas para el pago de deuda pública en dólares.

Mientras, la merma en la oferta de divisas en el mercado local responde principalmente a la reducción del superávit comercial.

Por el lado de la demanda, una de las principales causas es la aceleración de la fuga de capitales, evaluó Abeceb.com en un análisis. 

Si bien durante los últimos años siempre hubo salida de capitales (excepto en 2005), en los últimos meses el proceso se acentuó.

En el 2010, el promedio mensual se aproximó a los 1.000 millones de dólares y en los primeros tres meses de este año dicha cifra se elevó hasta los 1.200 millones.

En el segundo trimestre, llegó a los 2.000 millones, y en agosto estuvo encima de los 3.000 millones. Esta aceleración respondería a dos motivos: la incertidumbre electoral y la constante amenaza de la crisis externa

El creciente financiamiento al Tesoro Nacional también ha deteriorado en forma sustancial la composición de activos del Banco Central, dijo la consultora.  

Si bien esto no implica necesariamente un cambio en el Patrimonio Neto de la autoridad monetaria, esto puede leerse en el mercado como una debilidad de los activos del organismo, alimentando expectativas de devaluación.

"A pesar de que no se registra una situación crítica, esta evolución desfavorable del stock de divisas del BCRA plantea un riesgo de cara al futuro".

Por ello, si bien la situación macroeconómica argentina es buena, una suba de las expectativas de devaluación podría provocar una aceleración de la inflación.

Te Puede Interesar