PARA DESPEJAR DUDAS

Reunión cumbre en YPF para defender la “argentinización” de la petrolera

Los Eskenazi y Brufau, titular de Repsol, intentarán demostrarle al Gobierno, tras el reclamo que hizo la semana pasada, que los planes de la empresa se mantendrán a pesar del cambio de acciones en España.

Será este viernes a las 10 de la mañana en el edificio que la empresa tiene en Puerto Madero, estarán los directivos locales, habrá participantes desde España mediante videconferencia, presencia de funcionarios nacionales y un objetivo sobresaliente por parte de los ejecutivos: despejar todas las dudas del Gobierno con respecto al sostenimiento del plan de negocios de la empresa luego de los cambios accionarios en Repsol.

No está confirmada aún la presencia física de Antonio Brufau, presidente de Repsol, que tiene un 57% del capital de la empresa y está librando su propia batalla en tierras ibéricas. En ese caso, participará a través de una videoconferencia, al igual que el resto de los directores de Repsol en YPF.

Sí será de la partida Sebastián Eskenazi, CEO de la ex petrolera estatal, que llega hoy al país para actuar pasado mañana como anfitrión de Roberto Baratta, coordinador del Ministerio de Planificación, mano derecha de Julio de Vido en temas energéticos y representante del Estado en el Directorio de la empresa.

Baratta fue quien le solicitó, mediante una carta que envió el viernes pasado, la reunión de urgencia al management local de la petrolera. “Motiva la presente convocatoria el eventual impacto que pueda existir en forma directa o indirecta en YPF, teniendo en cuenta que esta empresa es estratégica para el sector hidrocarburífero argentino”, dice el texto. Y argumenta que la empresa acompañó “permanentemente los numerosos esfuerzos del Gobierno Nacional” para fomentar la exploración y producción de hidrocarburos y “facilitar los recursos necesarios para sostener el crecimiento económico iniciado en el año 2003”.

A fines de agosto, la constructora Sacyr (principal accionista de Repsol) y la estatal mexicana Pemex anunciaron su intención de sindicar las acciones durante una década sumando el 20% de la primera al 4,8% de la segunda, más un 5% que compró luego. En conjunto, tienen 29,8%, muy por encima de accionistas como La Caixa y el BBVA. La movida podría generar el desplazamiento de Brufau, principal ingeniero del desembarco de los Eskenazi.

La familia argentina no sólo tiene una buena sintonía fina con Brufau a nivel personal (tanto en público como en privado suelen mostrar una visión común del negocio y celebran las decisiones del otro), sino que el español aceptó cederles la conducción de la empresa en 2008 aunque los Eskenazi, de buena llegada al kirchnerismo, tienen una porción minoritaria de YPF (25,46%).

Fuentes allegadas a YPF y a Repsol aseguraron a El Cronista que ni Sacyr ni Pemex intentarán cambiar la gestión de los Eskenazi en la ex estatal, que en diversos aspectos consideran positiva. “Sin dudas quieren que sigan adelante”, aseguraron. Sin embargo, intentarán “aumentar su control” mediante la puesta en marcha de un comité de gestión, con participación de los españoles.

Pero el mayor peso del nuevo acuerdo de accionistas caerá sobre el propio Brufau. En una asamblea en España que se realizará el 28 de septiembre, ambos socios intentarán desplazar a Brufau de la titularidad del Consejo de Administración, que representa a los accionistas. Hasta ahora, el titular de Repsol conduce ese organismo y también es presidente del Directorio. “Es una anomalía que una misma persona esté a cargo de la línea ejecutiva y del organismo de control”, explicaron.

Fuente: El Cronista

Te Puede Interesar