"La diferencia entre un libro impreso y uno digital, es la misma que una videollamada de un café compartido"

Por Cristian Pérez Barceló.

En el día internacional del libro, dialogamos con un autor que recién comienza a transitar el reconfortante camino de ver plasmada una obra en letras, hojas y encuadernado, en una impresión palpable que él mismo se encarga de diferenciar enormemente en relación al libro digital. 

Lucio Ravagnani Navarrete, entiende que la"gran diferencia entre lo digital y el libro impreso, el que podemos palpar; es la misma diferencia que tenemos cuando hablamos por videollamada con alguien a cuando nos sentamos a compartir un café con esa persona: la intimidad, la cercanía, el experimentar con otros sentidos, más allá de la vista, es en realidad lo que nos logra conectar". 

Al intentar una definición, quizá remanida, de qué es un libro, este joven que apenas supera un cuarto de siglo de vida, ya define con sabiduría casi añeja que "es uno de los mejores inventos del ser humano, como dice Borges: una extensión de la mente; todos los demás inventos son extensiones del cuerpo". 

"Como extensión de la mente es capaz de las cosas más increíbles: acercarnos a quienes amamos, mostrarnos mundos diferentes, es un portal que nos conduce hacia otro lado. El libro no nos suelta nunca, si lo seguimos; tampoco se ofende, si lo dejamos. Pero es una compañía incondicional. Es parte de nuestra esencia plasmada eternamente en esas páginas que perdurarán por los tiempos de los tiempos; incluso cuando nuestra esencia haya desaparecido", dice casi con la voz quebrada por la emoción. 

Cuando le preguntamos por qué cree que los autores escriben un libro, habló desde donde sabe, desde lo empírico: "Yo escribo por dos motivos; porque es lo mejor sé hacer; y porque es mi forma de compartir mi mundo interior, mis sensaciones con los demás; no sólo con los círculos más íntimos, sino con toda aquella persona que quiera adentrarse a esas páginas a veces misteriosas, a veces cotidianas".

Ravagnani dice que hacer un libro "es ser empático con el otro, sin necesidad de invadir su espacio. Es ofrecer algo, un contacto fuera de esta realidad mucha veces cruel, oscura y desesperanzadora, trayendo un respiro, un alivio. Es una forma de meditar y de encontrarme a mí, también; descubriendo que hay muchas cosas que son posibles, incluso cuando no lo vemos inmediatamente".

Consultado cuándo nació esa sed por usar el lenguaje, contestó que "desde toda la vida he querido ser escrito, desde que hice mi primer poema cuando era chico, y mi madre lo tiene guardado como un tesoro. Porque hacer libro es extendernos más allá de nuestra corporeidad física, y dejar eternamente un registro de que hemos pasado por este mundo. Quizá no sea un éxito ni llegue a ser un bestseller ni a los 100 más vendido de nuestra ciudad; pero va a perdurar por eones del tiempo, transitará por manos, ojos; y eso nada lo podrá cambiar". 

Tras estrenar en la calle Los Cuadros de Aspo, un libro con narraciones que él define como "una conspiración de relatos de terror, ciencia ficción, aventura; todos relacionados con un mismo hilo que es la extraña desaparición de Federico Aspo, un pintor, una figura muy excéntrica que en un momento se encierra en su hogar, cubre todas las ventanas; y un día llama la atención de los vecinos unas luces, unos ruidos, por lo que llaman a la policía, que decide entrar a la casa a ver qué pasó con el pintor".

Ciertamente, no eligió el género más fácil, pero sí quizá de los más atrapantes, simplemente porque "siempre me gustó; el terror. Desde chico me gustó leer de terror, ver películas de terror; a veces, a escondidas de mis padres. Lo que me gustaba era la sensación que producía. Esa adrenalina, ese vértigo".

Después, incluso antes de estudiar Letras, con la lectura se fue dando cuenta de que "a través de los libros esa sensación también se obtenía; por supuesto con la influencia de los grandes autores como (Alan) Poe, (Howard) Lovecraft, (Stephen) King; y se me pegó, era mi pasión, y por más que muchas veces intenté hacer algo diferente, siempre caía en este género, por lo que tuve que aceptar que es acá, este es mi camino".


Te Puede Interesar