Siguen una pista pero esperan testigos

Tenía más de 50 puñaladas el hombre que fue asesinado en Guaymallén

Por Hernán Adrover.

"Tenemos algunos indicios pero nada concreto por ahora", indicaron los investigadores respecto al crimen de Eduardo Javier Ibañez, el hombre de 44 años que fue hallado sin vida este sábado en una casa de Guaymallén. La víctima tenía golpes pero, además, confirmaron que tenías más de 50 heridas de arma blanca en distintas partes del cuerpo. 

Por estas horas esperan una serie de informes y medidas para poder encaminar el caso que fue descubierto el sábado en una casa de calle Santa María de Oro al 728 de San José. 

Eduardo Ibañez estaba con el rostro ensangrentado, vestido y con signos de violencia en diferentes partes del cuerpo. El caso quedó en manos del fiscal Gustavo Pirrello, de Homicidios, quien en un primer momento demoró a una joven de 23 años, conocida de la zona y que había estado, en teoría, en el domicilio. 

Sin embargo, con el avance de la causa, la chica quedó desvinculada del expediente y las dudas se presentaron, sobre todo, con los autores del crimen. A pesar de esa dificultad, a base de testimonios y trabajos de campo, los policías avanzaron con una línea investigativa. "Hay algo pero nada firme por el momento, se está trabajando con las pruebas", señalaron brevemente. Y agregaron que se dificulta porque no hay testigos presenciales y tampoco un móvil claro.

Uno de los informes que llegó recientemente fue acerca de las heridas que presentaba la víctima: las mismas estaban en diferentes partes del cuerpo y contabilizaron más de 50. "Eran 54 o 56 puntazos y heridas cortantes la que tenía la víctima". 

Liberaron a la mujer detenida por el homicidio de un hombre en Guaymallén

Esas lesiones, más los golpes, fue lo que le ocasionó la muerte a la víctima. Además, explicaron que no encontraron el arma blanca utilizada por el o los autores. Respecto al cuchillo detallaron que lo podrían haber descartado tras cometer el ataque. 

Respecto a la víctima, detallaron que se reunía con diferentes personas en esa vivienda para consumir alcohol o drogas. Es por eso que solicitaron un análisis para saber si estaba bajo los efectos de alguna sustancia al momento del homicidio. Este informe podría tardar hasta casi un mes. 

Por esa misma razón es que la tarea de los pesquisas es complicada porque deben identificar a las personas que frecuentaban dicho lugar, el cual funcionaba como una especie de "aguantadero" de la zona. 

Las autoridades esperan por más declaraciones de personas que hayan observado o sepan más detalles de lo ocurrido. Respecto a precisar la hora en que sucedió el hecho, indicaron que no hay una hora cierta porque no saben aún, por el estado de descomposición del cadáver, cuándo habría sucedido el crimen. Pero sí creen que sucedió durante ese mismo sábado por la madrugada.

El hecho fue descubierto el sábado cerca de las 13 cuando la madre de Ibañez llegó hasta ese domicilio y descubrió a su hijo sin vida. Llamó al 911 y trabajaron sobre la escena, confirmando después que se trataba de un homicidio. 

En un primer momento demoraron a una chica de la zona conocida como "Yeni" pero, por falta de pruebas, quedó en libertad. 

Por el momento no hay detenidos ni sospechosos identificados. 


Te Puede Interesar