Manejaba alcoholizado y terminó en un canal de riego

Por suerte no había agua. Es la conclusión a la que tal vez llegue, cuando se recupere de su estado de ebriedad, el conductor de un vehículo que circulaba por las calles del barrio El Molino, en San Rafael, durante la madrugada del domingo, y terminó incrustado en un canal.

Daniel Ortiz conducía su añoso Peugeot 504 por calle Cantoni cuando en la intersección con Vélez Sarsfield perdió el control y cayó al canal de riego que corre en paralelo a la vía de circulación. Un descuido? Una maniobra intempestiva para evitar un siniestro mayor? Algún problema de salud?.

Pese a que habitualmente las causas de un incidente vial siempre se intentan establecer, para el personal policial que llegó al lugar no quedaron dudas: el test de alcoholemia arrojó 2,57 gramos en sangre. Ni más ni menos que 5 veces el límite permitido por ley para sentarse al volante en la provincia de Mendoza.

Aunque Ortiz tuvo suerte y no corrió riesgo su vida, es uno más de los siniestros del que San Rafael ha sido escenario en los últimos tiempos. De acuerdo a estadísticas oficiales, han sido causas de 2 muertes por mes en promedio desde 2018 en el departamento sureño, un dato que se atenuó a la fuerza durante la restricciones a la circulación impuestas por la pandemia. 

Te Puede Interesar