Vaca Muerta: claves de la "fumata blanca" entre Mendoza e YPF
Lunes, 26 de julio de 2021
Por: Miguel Flores - @floresisuani

Obviamente, se destaca el puntapié inicial a las inversiones en la "lengua mendocina" de Vaca Muerta con la promesa de inversiones por más u$s 400 millones. Pero el megaconvenio entre el Gobierno provincial e YPF firmado durante la mañana del lunes 26 nació de un extenso tira-afloje y abarca mucho más: por caso, concesiones para un lado y el otro, desde el perdón a una deuda por aportes de la petrolera hasta desistir de una indemnización, y también una reducción del 50% de regalías que sigue bajo análisis.

"Se ha trabajado mucho tiempo para que conflictos estériles que teníamos con YPF se solucionen", sintetizó el propio gobernador Suarez, acompañado por el ministro de Economía, Enrique Vaquié, luego de reunirse con el presidente de la firma, Pablo González, y el CEO, Sergio Affronti. Tan relevante resulta el acuerdo e inversión a largo plazo, la cual el mandatario calificó de "histórica" comparándola en relevancia incluso con Portezuelo del Viento, que estuvieron presentes los directores mendocinos en el directorio, Martín Kerchner y Celso Jaque, además de otros directivos. 

La negociación venía de tomar curso a partir de noviembre pasado y tiene al menos 5 puntos destacables. Sólo en cuanto a presupuesto comprometido por YPF, un proyecto piloto de perforación  con un pozo vertical y 2 ramas horizontales en Malargüe (u$s 17 millones), por primera vez desde que comenzó la actividad en el megabloque Vaca Muerta en 2012.

También se suman otros u$s 71 millones en una planta de inyección de polímeros para recuperación terciaria de crudo pesado. En total, según los números que le mostró la compañía al Gobierno mendocino, hasta u$s 500 millones a invertir, escalables en función del hallazgo de crudo no convencional, y unos 500 nuevos puestos de trabajo, música para los oídos oficiales en tiempos de crisis. 

Devoluciones, prórrogas y una condonación

De los otros 4 ítems, uno permitió destrabar el pacto y que hubiera "fumata blanca" entre la Provincia y la principal petrolera argentina, sobre la que recaían desde hace tiempo un par de reclamos sin resolver hasta ahora.

Se trata de un diferencial por el pago de estímulos a la producción (subsidios) contemplados en el Plan Gas del 2013, estimado en u$s 14 millones, y otros u$s 7 millones adeudados en concepto de Aporte de Infraestructura Escolar, que empezó a exigirse para las licitaciones de áreas a partir del 2008. Montos que, de acuerdo al ministro Vaquié, "quedaron saldados" con el nuevo acuerdo "porque sacar de la mesa de discusión 21 millones es algo que podíamos hacer".

Otro aspecto clave fue que la Provincia aceptó la reversión de 2 yacimientos considerados marginales o poco rentables por YPF: Loma de la Mina y Puesto Molina Norte a las que ahora el Ejecutivo mendocino ahora deberá buscarles nuevo concesionario.

 En el medio, como contrapartida y a instancias de la Fiscalía de Estado, el Gobierno obligó a YPF a desistir de una indemnización de $12,7 millones por la expropiación de un terreno, que ya tenía sentencia firme de la Justicia provincial.    

Pero quedaron otras 2 pretensiones de la compañía en suspenso. Una es la prórroga del período de explotación de las áreas Chihuido de la Salina, Chihuido de la Salina Sur y Paso Bardas Norte.

Menos regalías, un tema pendiente

   Reducir hasta el 50% de la alícuota de regalías, por la que actualmente YPF paga el 23% a la Provincia, es la cuestiones más relevante a decidir. Por algo el sí al pedido no llegó tan fácil y  y de ahí que quedó afuera del convenio, luego de que Fiscalía de Estado advirtiera la necesidad de merituar "la oportunidad y conveniencia" de aceptar para los intereses, y las cuentas, de Mendoza.  

Para Vaquié, ambos puntos "siguen en estudio". Sin embargo, dió alguna señal al respecto cuando admite que "las regalías no son tan importantes, ya se ha hecho antes, según lo contempla la ley, en áreas donde es más caro producir petróleo. Lo primordial es la reactivación económica, aumento de la producción, para lo que trabajamos con Mendoza Activa, y la generación de empleo".

La historia reciente registra un antecedente a favor de YPF del 2016-17 cuando obtuvo una quita del 12% al 6% para el área Llancanelo (en realidad, del 15 al 9% por una sobretasa de 3 puntos), donde también se extrae crudo pesado. En ese sentido, el CEO, Sergio Affronti, puso sobre la mesa otror: la firma viene de lograr que Chubut, otra de las provincias hidrocarburíferas, le concediera una rebaja.

Si bien desde la compañía mantienen a salvo su plan para la Vaca Muerta mendocina de estas decisiones, su presidente, Pablo González, fue claro al mencionar los pilares de un programa de inversiones de más de u$s 2.700 millones para el período 2020/21.

"Establecimos un plan de inversión en la provincia para garantizar un nivel de producción, que tiene que ver con la rentabilidad de los combustibles, el financiamiento y la optimización de gastos", precisó González, al destacar también el trabajo para sostener esa pauta y, además, "evitar que la volatilidad del precio internacional del Brent (barril de referencia para Argentina) impactara en los valores en surtidor".

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario