Audiencia pública para el masterplan

Resurge la "Ciudad Empresarial" de Luján, un proyecto de u$d 110 millones: julio, mes clave

Por Miguel Ángel Flores

Los avatares de nuestra economía sumados a un litigio limítrofe entre Las Heras y Luján que lo sometió a un tironeo por su localización, además de los mismos efectos de la pandemia, hicieron que su ejecución se dilatara más allá de lo planeado. Ahora, la llamada Ciudad Empresarial de Luján, que cuenta con edificios de oficinas y residencial además de un complejo comercial como piedra basal de una inversión total de más de u$d 110 millones en un predio de 13 hectáreas, empieza a reactivarse.

El 14 de julio será la audiencia pública en la que Mamba, el grupo sudafricano que lidera Richard Brake, buscará validar su proyecto inmobiliario de La Puntilla lindante con el pedemonte. Hasta ahora, media docena de construcciones dejó la primera etapa de Chacras Park, entre su primer edificio de oficinas (Ceibo), un restaurante-confitería, sede administrativa y locales comerciales: el plan es avanzar con otros 20 edificios para completar un "modelo internacional de ciudad empresarial, comercial y residencial", con más gastronomía, servicios, bancos, hospital, área de estacionamiento a nivel y en subsuelo, zona verde y "un área residencial periférica a la comercial".

"Seguimos con los trámites necesarios dentro de lo que exige la normativa. De hecho, presentamos tres Manifestaciones de Impacto con modificaciones y vamos a avanzar con distintos proyectos que comunicaremos oportunamente", señaló Federico Méndez, representante de Mamba en Mendoza, sin dar detalles acerca de plazos de ejecución de las próximas etapas, cada una de las cuales requiere su propio proyecto ejecutivo.

Para eso, previamente se autorizó el inicio del Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental de la Manifestación General de Impacto del masterplan que empezó a tomar forma en 2013 a 10 años. Pero no es la primera MGI presentada: sucede que tras ganar la pelea con Las Heras por esa zona del pedemonte, el municipio lujanino emitió una nueva ordenanza en tal sentido.

Tras los dictámenes de distintos organismos, como el EPRE y el EPAS, además de Vialidad Provincial, las direcciones de Hidráulica y Recursos Naturales y le ANAC (Aviación Civil), es el paso hacia la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) para el megaemprendimiento dividido en 4 grandes parcelas catastrales: están proyectadas construcciones sobre 23 en total como parte de una superficie de 9,5 hectáreas, con cocheras y estacionamiento para más de 4 mil vehículos. 

Los cambios y las próximas obras

  Respecto a lo que viene, Soledad Barros, responsable de la Unidad de Evaluaciones Ambientales de la Provincia y de coordinar la audiencia, explicó que, al margen de que "las observaciones ya están salvadas", el masterplan original "tuvo cambios por cuestiones económicas más que ambientales".  

Más allá de valorar la generación de mano de obra local, la ubicación y la "valoración inmobiliaria de la zona", el dictamen técnico de la MIA, presentado en diciembre del 2020 por la Universidad Champagnat, había incluido algunas observaciones. Apuntó a "medidas de mitigación del tránsito vehicular", junto a opciones a "la propuesta arquitectónica, ubicación del terreno, forma de los edificios y accesos" que la firma ya respondió.

Cumplido la audiencia, el próximo paso es comenzar la obra este año del segundo edificio de oficinas corporativas, Drago. "Es uno de los dos edificios proyectados, que el Covid demoró al igual que la aprobación de la nueva manifestación presentada en 2019", anticiparon desde Chacras Park sobre la próxima construcción, que ya inició la preventa con 2 empresas.

En cuanto al avance del resto de los servicios, reconocen, dependerá de la marcha de la economía argentina a la salida de la pandemia.

Antes, en enero de este año, Mamba había aplicado algunos ajustes al proyecto original en función de exigencias de Luján, que limitan construcciones "tanto en altura como en coeficiente de ocupación". Y confirmó un parcelamiento surgido de la obligatoriedad de donación a la comuna de espacios internos como el boulevard, además de los confines determinados por la conexión entre Corredor del Oeste y Panamericana, y del criterio comercial para dividir locales "de tamaño óptimo" tanto desde la inversión como plazo de construcción.

Te Puede Interesar