PREOCUPACIÓN

El difícil trabajo de buscar empleo en medio de la pandemia: los nuevos hábitos

Buscar empleo es siempre un desafío, que muchas veces deja resultados amargos. El peregrinaje en épocas de crisis suele ser largo, frustrante y desesperante. Es una sensación que quienes se han visto en la situación la conocen muy bien. Y en una Argentina cíclica, de reiteradas crisis, es algo que muchos han vivido. La inserción en el mercado laboral es compleja en general, pero en esta época se suman algunos condicionantes que pueden hacer de esta búsqueda algo más difícil. La edad y la tecnología, en el centro de los desafíos.

La situación de pandemia llevó a la mayoría de los países a una situación sin precedentes, que agravó la crisis económica y, en consecuencia, trajo enormes dificultades al mercado laboral disparando los datos de desempleo. De hecho, en Mendoza la tasa de desocupación creció a finales del año 2019 -con poco menos de un año de pandemia-. Y al día de hoy, con los efectos de más de un año de pandemia el panorama no resulta alentador. 

Según los datos publicados por el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos), en el Gran Mendoza la tasa de desocupación ascendió durante el cuarto trimestre del 2020 a 10,6%. Esto marcó un deterioro del mercado laboral, ya que además de haber crecido la tasa de desempleo, que a finales de 2019 estaba en 7,3%; se ubicó en los valores máximos, sólo superada por el dato del cuarto trimestre de 2003.

Así al cierre del año pasado, había 54 mil personas desempleadas solo en el Gran Mendoza. Pero hay un dato más: la tasa de actividad ascendió a 49,5%, un 0,5% superior al último trimestre del 2019, a la vez que la tasa de empleo bajó de 45,4% en 2019 a 44,3% en 2020. Esto indica que aunque aumentó levemente la población dispuesta a trabajar, no pudieron ser incorporados al mercado laboral o fueron contratados por menor cantidad de horas que las que estarían dispuestos a trabajar, es decir subocupados.

Pero saliendo de la frialdad de las estadísticas, vemos una realidad desesperante para muchos mendocinos embarcados en la difícil tarea de conseguir un empleo. Tarea que se ve aún más dificultosa por cambios que exceden a la pandemia, entre ellos la casi desaparición de los famosos clasificados, la digitalización y un mercado laboral cada vez más exigente.

La digitalización de los medios y esa tendencia a la desaparición del papel llevó a cambios profundos, más allá de la forma de ofrecer las noticias. Son muchos los que tienen en su memoria a algún familiar, o incluso ellos mismo, "hojeando" los clasificados para ver los trabajos ofrecidos en el mercado.

Sin embargo, eso se fue perdiendo y hoy cambió la forma de búsqueda. La irrupción de internet en los hogares, las redes sociales, y la tendencia a la desaparición de la versión papel de los diarios configuran nuevas realidades que obligan a la readaptación de quienes buscan un empleo.

"En Mendoza, que es una sociedad chica, conservadora, se usa mucho el boca en boca, la recomendación de conocidos", explicó a SITIO ANDINO el economista Pablo Salvador, experto en economía laboral. Sin embargo, acaró que las empresas con más recursos apuestan a las agencias de búsqueda de personal. Asimismo, muchas personas que se postulan a trabajos profesionales o "calificados" acceden a este tipo postulación.

Pero no es algo que esté al alcance de todos. "Para el que está afuera del mercado laboral la búsqueda se complica mucho porque su red de contactos es menor", destacó Salvador. 

Además, hay un rango etario que cuya búsqueda es aún más difícil. Y claro, no es lo mismo quedarse sin trabajo a los 20 ó 30 años que a los 50 ó 60, por las posibilidades de reinserción, las habilidades adquiridas, entre otros puntos. "Muchas veces (los más mayores) no saben dónde buscar, la búsqueda en redes (como Linkedin) es muy específica y a veces no tienen las herramientas para acceder", advirtió.

En tanto, en los últimos meses han sido noticia los casos de empresas que han ofrecido trabajo y pedían a los postulantes dejar sus Curriculums en los locales, viendo una interminable cola de interesados. Aunque "esos cartelitos que cuelgan las empresas no son tan frecuentes porque hoy son muy pocas las pymes que buscan tomar gente", y las vacantes que surgen suelen ser por reemplazo de alguna vacante. De hecho, según un relevamiento que realizó Adecco Argentina entre septiembre y octubre de 2020, sólo 3 de cada 10 compañías en el país tenía en sus planes contratar nuevos empleados en 2021. el 20% de las firmas aseguró que reducirá su personal.

Por eso, una de las herramientas más comunes hoy en día es la de dejar CV local por local, empresa por empresa, negocio por negocio. 

"La reinserción en el mundo laboral es difícil porque generalmente toman gente más joven", explicó el economista quien además destacó la importancia de capacitar a las personas en nuevas habilidades para favorecer la reinserción. "El programa Enlace es una muy buena iniciativa, aunque a pequeña escala", destacó.

Por otra parte, dio un dato alarmante: "Mucha gente termina saliendo de la fuerza laboral porque consideran que ya no van a encontrar trabajo, por eso dejan de buscar, se salen de la Población Económicamente Activa. Así, deja de estar en las estadísticas, y se agrava el problema social". 

En cuanto a la mayor tasa de desempleo según rango etario, los más afectados son los de 18 a 29 años, y dentro de este grupo aún más las mujeres. 

Te Puede Interesar