Democracias en Latinoamérica

Bolivia en un oscuro laberinto

Por Sección Internacionales

El excandidato presidencial opositor, Carlos Mesa, anunció hoy que no avalará la auditoría de los resultados electorales del pasado 20 de octubre, acordada por el gobierno de Bolivia y la Organización de Estados Americanos (OEA). "Nosotros no aceptamos la auditoría en los actuales términos, pactados unilateralmente", dijo hoy Mesa en conferencia de prensa. Además, calificó como "inconsulta" la revisión de los resultados que dieron como ganador al mandatario Evo Morales y advirtió que su posición es "invariable" desde el día de los comicios, cuando había manifestado sus dudas sobre la transparencia del sistema electoral. "El fraude ejecutado por el MAS (partido oficial) y su empeño por desconocer la voluntad popular, han generado una espiral de violencia de consecuencias que podrían resultar irreparables", expresó el expresidente de Bolivia.

Detalló que "el ataque de grupos organizados del gobierno a los ciudadanos, la instrucción de cercar ciudades, bloquear las carreteras, cortar el suministro de agua, decenas de heridos y sangre derramada en nuestras calles, son el resultado de la ambición sin límites de Evo Morales y Álvaro García Linera".

"La auditoría acordada entre la OEA y el candidato del MAS no ha consultado ni al país, ni nuestras condiciones, principalmente las de desconocer los resultados del cómputo realizado por el Tribunal Superior Electoral y la necesaria participación de representantes de la sociedad civil en el proceso. Nosotros no aceptamos la auditoría en los actuales términos, pactados unilateralmente", subrayó.

Mesa afirmó que la oposición que él representa "exige el respeto a la voluntad popular expresada en las urnas. Esa voluntad se burló en un cómputo fraudulento, tal como lo reconoció la Misión de Observación Electoral (MOE) de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) y varios países amigos".

También el ala dura de la protesta en Bolivia contra la reconfirmación del presidente Evo Morales, representada por el Comité pro Santa Cruz, en el sur del país, rechazó la idea de una verificación del proceso electoral de parte de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El martes por la noche, el presidente del comité, Fernando Camacho, pidió la anulación de la votación y la convocatoria a nuevas elecciones organizadas por un nuevo tribunal electoral. Esta mañana, el canciller boliviano Diego Pary informó que la auditoría que realizará la Organización de Estados Americanos (OEA) iniciará el jueves y dijo que será vinculante para ambas partes.

Además, detalló el acuerdo que será firmado con la OEA y aseguró que el gobierno boliviano dará las facilidades a la misión de expertos que estudiará el proceso.

Se trata de siete puntos. En primer lugar, Bolivia garantizará las facilidades para el cumplimiento de la auditoría al cómputo de voto de las elecciones del 20 de octubre así como la verificación de las actas, del proceso, de los datos estadísticos y de la cadena de custodia.

El gobierno también se compromete a garantizar la correspondiente instrucción a sus autoridades para brindar a los expertos internacionales el acceso a las instalaciones e información que soliciten.

La auditoría se concentrará en la jornada electoral y las fases posteriores y el equipo de expertos la desarrollará sin menoscabar la soberanía del Estado ni la independencia y autonomía del Órgano Electoral.

Posteriormente, entregarán un informe con el resultado -que será vinculante para ambas partes- al secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien lo enviará al gobierno boliviano mediante vías diplomáticas.

El equipo de expertos entregará un informe con el resultado de la revisión al secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien lo enviará al Gobierno de Bolivia mediante vías diplomáticas.

La auditoría iniciará el 31 de octubre. Cualquiera de las partes que firman el acuerdo (la OEA y el gobierno boliviano) podrá darlo por terminado sin necesidad de justificar la causa de su decisión. Se prevé que en las próximas horas lleguen 30 expertos al país. Las dudas en el conteo de votos se produjo después de que en la noche del 20 de octubre, el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia suspendiera el recuento cuando se había escrutado el 83% y el resultado parcial apuntaba a un balotaje.

Al día siguiente, se retomó el conteo cuando se avanzaba por el 95% escrutado y Morales ganaba por un estrecho margen. Fuente: ANSA

Te Puede Interesar