CRISIS EN cHILE

Chile salió a las calles para una nueva gran manifestación

Por Sección Internacionales

Con silbatos, cacerolas y banderas chilenas la gente comenzó a congregarse en Plaza Italia para repetir la "marcha más grande", la histórica concentración de más de un millón de personas ocurrida el viernes.

La convocatoria para la #LaMarchaMasGrandeDeChile2 había sido originalmente al Palacio de La Moneda, pero los organizadores redireccionaron el destino nuevamente a la plaza también conocida como Baqueado, debido al fuerte operativo de Carabineros. Sin embargo, frente al Palacio de la Moneda llegaron algunos grupos de manifestantes, lo que generó tensión con los Carabineros.

Los comercios bajaron sus persianas horas antes de la convocatoria. A las 17, cientos de manifestantes ya comenzaban a llegar a La Moneda, pero se encontraron con camiones hidrantes y lanzagases de carabineros de los que se emitían la orden de alejarse de la zona. Por la misma Alameda, como se denomina a la central avenida O'Higgins, los chilenos y chilenas se dirigieron hacia Plaza Italia.

"Todos es pacífico, son los mismos carabineros los que arman la grande. Estoy protestando por un salario digno y salud para nuestros hijos. Al Gobierno le hemos dicho basta ya de abusos con el pueblo. Basta ya Piñera, ¡váyase!", declaraba un trabajadora pública que caminaba desde La Moneda a la radio ADN de Santiago de Chile.

"La gente se quiere seguir manifestando, la normalidad no ha vuelto para nada ni para nadie. El cambio de gabinete no fue un cambio, fue un enroque de los mismos que estaban trabajando para el Gobierno. Tiene que haber cambios estructurales, los políticos tienen que aprender a escuchar a la gente", apuntó un joven trabajador que ya había llegado a la Plaza Italia.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) denunció que esta tarde uno de sus observadores fue herido por siete balinazos disparados por carabineros durante una manifestación de protesta en el centro de Santiago y tuvo que ser trasladado hacia un centro asistencial.

En la Alameda se repitieron las escenas de barricadas, pequeños incendios, corridas y enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.Las autoridades reforzaron la seguridad para impedir que se repitieran los incidentes que estallaron anoche, cuando varios locales situados en un centro de compras de Santiago fueron incendiados.

Si bien Piñera tomó varias medidas con la esperanza de aplacar las protestas, hasta el momento la estrategia no dio resultados. Entre otras cosas, retrocedió en su decisión de militarizar las calles, anuló el estado de emergencia (sitio) que había decretado, retrotrajo su decisión de aumentar los boletos del subterráneo y anunció una agenda social con reformas en los sistemas previsional y tributaria, aumento de ingresos para trabajadores y jubilados, ayudas extraordinarias para las pymes y bajas en los precios de los medicamentos.

El estallido social en Chile dejó un resultado de 20 muertos, cientos de heridos y 9.203 detenidos, de acuerdo con un balance oficial difundido hoy por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. 

A once días de la primera manifestación en el subte de Santiago de Chile, según el INDH, hay 3535 personas detenidas, entre ellas, 375 niños, niñas y adolescentes. El organismo de derechos humanos advirtió que en las detenciones se registraron graves denuncias como desnudamientos de menores de edad, agresiones, maltratos verbales y amenazas.  

La represión ordenada por el gobierno de Sebastián Piñera, que tras la histórica marcha del viernes tuvo que levantar el toque de queda, ya dejó 1132 heridos por disparos. Entre las personas heridas, 127 perdieron uno de sus ojos.


Te Puede Interesar