salarios

Caló desoye el pedido del Gobierno y reclama aumento salarial del 30% en un pago

El problema, según analizan en el Gobierno, es que si la UOM consigue un aumento que se ubique por encima del 25 o 26 por ciento, sería un caso testigo para decenas de gremios que saldrán por un reclamo similar.

Por Sección Política

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, reclamará formalmente hoy a las empresas del sector un aumento salarial del 30 por ciento en un pago más cuatro sumas extra hasta enero próximo, con lo que desoirá el pedido que le hizo la presidenta Cristina Kirchner de no pasarse del 25 por ciento.

Las empresas del sector anticiparon que rechazarán el reclamo de Caló, quien también lidera la CGT cercana al Gobierno, y ofrecerán un 24 por ciento de aumento en tres cuotas a pagarse en abril, junio y noviembre, por lo que se prevé un extenso conflicto laboral.

La paritaria iniciará formalmente este miércoles a las 15:00 en el ministerio de Trabajo que conduce Carlos Tomada, con una reunión entre la UOM y las seis cámaras patronales del sector: CAMINA, AFAC, ADIMRA, FEDEHOGAR, AFARTE y CAIAMA.      

Al sentarse a la mesa con empresarios en una reunión informal, Caló pidió 30 por ciento en un pago más un plus de 1.000 pesos para este mes y una suma igual para abril, otras dos sumas de 900 pesos para noviembre y enero de 2015, así como elevar el piso de 5.000 a 6.500 pesos.

El objetivo de la UOM es que las empresas depositen el aumento en un solo pago con el sueldo de abril, aunque un ala más flexible del gremio reconoció que eso podría comprometer la salud financiera de muchas pequeñas y medias industrias y pondría en jaque puestos de empleo.

Por ello, surgió una iniciativa secundaria que propone a los empresarios un incremento del 20 por ciento en abril y otro 10 por ciento acumulativo en julio, lo que significa una suba total del 32 por ciento hacia mediados de año.

Ni bien trascendió el pedido de Caló, encendieron alarmas en el Palacio de Hacienda y en la Casa Rosada donde ya que la propia jefa de Estado había anticipado al metalúrgico el 11 de febrero último en una reunión que no convalidaría reclamos que estén muy por encima del 25 por ciento.

El problema, según analizan en el Gobierno, es que si la UOM consigue un aumento que se ubique por encima del 25 o 26 por ciento, sería un caso testigo para decenas de gremios que saldrán por un reclamo similar justo cuando desde Hacienda intentan que se equilibre la relación de los costos, precios y salarios.

Te Puede Interesar