Aniversario

A 20 años del alzamiento zapatista en México, ¿qué quedó?

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) anunció que festejará la efeméride con música, bailes y mítines en sus cinco "caracoles" o comunidades de autogobierno.

Por Sección Internacionales

El próximo martes primero de enero se cumple el 20mo. aniversario del levantamiento armado zapatista, que coincidió con el inicio de la vigencia del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, y que sacudió al país entero desde sus cimientos con la fuerza de un terremoto político.

   El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) anunció que festejará la efeméride con música, bailes y mítines en sus cinco "caracoles" o comunidades de autogobierno en las localidades de Oventic, La Realidad, Morelia, La Garrucha y Roberto Barrios.

   El subcomandante insurgente Moisés señaló en un breve comunicado al dar a conocer esta celebración que "la fiesta será abierta a todos, menos a la prensa".

    Una semana antes de este aniversario, el EZLN criticó las reformas del presidente Enrique Peña, en particular la energética, a la que calificó como "un despojo".



    En un comunicado difundido el lunes, afirmó que esta iniciativa, que prevé otorgar contratos a empresas privadas para explorar, producir, refinar y transformar hidrocarburos, es un "despojo al pueblo mexicano" que comenzó con el gobierno de Carlos Salinas, el presidente que gobernaba cuando inició la lucha del EZLN.

    "Para las encapuchadas y encapuchados de acá, la lucha que vale no es la que se ha ganado o perdido. Es la que sigue, y para ella se preparan los calendarios y las geografías", señaló la organización rebelde.

    "No hay batallas definitivas, ni para vencedores ni para vencidos. La lucha seguirá, y quienes ahora se regodean en el triunfo verán derrumbarse su mundo", afirmó.

    El comunicado honró "la memoria de sus muertos" y dijo que "la mejor manera de recordarlos es continuar con la lucha".

    Una semana antes de la efeméride, Antonio Estrada y Miguel Demeza, dos indígenas tzeltales vinculados con la guerrilla zapatista fueron liberados después de cuatro años en prisión, por falta de pruebas, tras ser acusados de robo con violencia y delincuencia organizada, por falta de elementos.

    El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, dijo que se trata de una "muestra de voluntad política y respeto" y que su administración "ha sido en todo momento cuidadosa y respetuosa del quehacer de las comunidades indígenas zapatistas, valorando que tal contribución enriquece la pluralidad del estado".

   La madrugada del primero de enero de 1994, con las campanadas del fin de año y los fuegos artificiales anunciando el nuevo, se dio la ocupación de las principales ciudades de Chiapas: San Cristóbal de las Casas, Ocosingo, Altamirano y Las Margaritas.



    En esa fecha, el EZLN, que se había formado en la clandestinidad diez años antes, proclamó la Declaración de la Selva Lacandona, donde planteo diversas demandas, principalmente de justicia y libertad, además de declarar la guerra al gobierno y al Ejército mexicano.

    Vestido de ropa verde olivo y un "chuj" o poncho indígena, con el rostro cubierto por una máscara de montañista, el dirigente más notorio de los rebeldes, el subcomandante Marcos, portando una metralleta UZI, de fabricación israelí y un radiotransmisor, declaró ante turistas, vecinos y curiosos que "la lucha legal es bastante limitada y se tienen que ejercer otra formas de lucha".

    "El problema de la guerra es político, una medida extrema", afirmó y dijo que "no es posible que en Chiapas mueran quince mil personas al año por enfermedades curables".

    Los combates duraron apenas unos cuatro días, durante los cuales murieron más de un centenar de personas, antes de decretarse una tregua entre el gobierno y la guerrilla e iniciarse un proceso de diálogo interrumpido en abril de 2006 en rechazo a la negativa del Congreso a aprobar una ley de Derechos y Cultura Indígenas acorde con las demandas zapatistas.

    Hace diez años, el EZL anunció la creación de Los Caracoles y las Juntas de Buen Gobierno, mecanismos a través de los cuales opera su autonomía, reconocida de facto, pero no jurídicamente, por el gobierno.

    Los Caracoles zapatistas fueron el segundo paso en la lucha por la autonomía, luego de que, el 19 de diciembre de 1994, el subcomandante Marcos anunció el rompimiento del cerco militar y la creación de 38 municipios autónomos. Fuente: Ansa

Te Puede Interesar