Opinión

De la Rúa le apunta al PJ y a "algunos radicales" por su caída en el gobierno

El ex presidente afirmó que no cree que detrás de las huelgas policiales de los últimos días haya habido un plan desestabilizador, a diferencia de 2001.

Por Sección Política

El ex presidente Fernando de la Rúa afirmó que no cree que detrás de las huelgas policiales de los últimos días haya habido un plan desestabilizador, a diferencia de 2001, cuando dirigentes "del PJ bonaerense y algunos radicales" impulsaron una "conspiración" para la "caída" de su gobierno.

"(En 2001) participaron los dirigentes del PJ bonaerense y algunos radicales en la conspiración para mi caída. Nadie lo discute. No le atribuyo la violencia a todos ellos, pero sí hubo dirigentes que convocaron a gente para los asaltos y que vayan a Plaza de Mayo", aseveró en declaraciones a Nacional Rock el exmandatario.

Dijo que, por el contrario, en estos últimos días "no" ve una conspiración para atentar contra la estabilidad del gobierno de Cristina de Kirchner, sino que estas situaciones de violencia han "ido de la mano de un maltrato a la policía durante todos estos años, de no reconocerle su lugar".

"Con la policía la seguridad es insuficiente, pero sin la policía es absolutamente imposible. Cuando la policía se repliega pueden ocurrir estas cosas. Pero en 2001 había intendentes que iban a los piquetes a marcarle a la gente los lugares donde podían asaltar", comparó. En este sentido, sostuvo que "es imposible una coordinación nacional" para perpetrar un golpe en "apenas dos días" y que, de ser cierto, "sería gravísimo".

En cambio, atribuyó la multiplicación de las protestas policiales en el país y los saqueos y ataques a comercios de los últimos días a un "efecto contagio que produce la televisión" y sostuvo que eso también había ocurrido durante su gobierno.

"(En 2001) estas acciones fueron dirigidas por los intendentes y la televisión contribuyó al golpe, a incitarlo, basta ver los mensajes, yo tengo las grabaciones donde llamaban a la gente a la plaza. Impulsaban episodios, yo no diría de violencia, pero sí el conflicto", insistió De la Rúa, que renunció al cargo de presidente el 20 de diciembre de 2001, en medio de una protesta masiva y de episodios de violencia en los que murieron 27 personas.

Al respecto, sostuvo que "todos siguen hablando de los muertos en Plaza de Mayo, donde no hubo ningún episodio trágico" (sic), porque estos ocurrieron "sobre la avenida 9 de Julio" y sostuvo que "no se debió a ninguna decisión gubernamental" de represión. "Es algo muy triste porque de mi gobierno no salió ninguna orden de reprimir y hubo una intervención permanente de la jueza (María Romilda) Servini de Cubría", agregó.

Con respecto a las protestas policiales de los últimos días, dijo que a la "sindicalización hay que mirarla en sentido positivo", porque "no es sinónimo de huelga".

Con relación al acto oficial de conmemoración de los 30 años de democracia, que encabezó la Presidente en la Casa Rosada y al que asistió invitado como expresidente, De la Rúa dijo que le "pareció un gesto importante" y, a la vez, "un desafío porque había incertidumbre", pero que se convenció de concurrir porque se trataba de "un deber institucional".

"Yo separo el acto institucional de los festejos (en Plaza de Mayo). Lo mejor hubiera sido un acto en el Congreso, convocar a una Asamblea Legislativa, con todos los partidos", aseveró y dijo que durante el acto en la Casa Rosada fue "tratado con respeto y eso tiene un gran valor".

Con respecto al festejo en Plaza de Mayo dijo que "habiendo muertos no estaba para fiesta", porque "somos todos muy sensibles y frente a la muerte y la violencia pensamos que la celebración es una contradicción".

Fuente: Ámbito Financiero

Te Puede Interesar