Opinión
La reunión de Macri y los radicales y la operación de la vicepresidencia
Miércoles, 3 de abril de 2019Por Marcelo Torrez.
Por: Marcelo Torrez En Twitter @MarceloTorrez

Todo indica que el lunes el presidente Mauricio Macri y un grupo de radicales liderados por Alfredo Cornejo, podrían verse las caras frente a frente, una vez más y de manera oficial, en la Rosada. La convocatoria es lo único que en principio tiene color, aunque no se había oficializado al menos hasta ayer de acuerdo con lo que dejó trascender la gobernación mendocina. Pero sí se descartaba en términos absolutos -así lo reafirmó la misma fuente consultada del entorno de Cornejo-, que se hubiese confirmado el ofrecimiento de parte de Macri para que un radical lo acompañe en la fórmula, como trascendió este martes al mediodía en Buenos Aires.

Los radicales, entre ellos Cornejo, el presidente del Comité Nacional, echan fuego por la boca cada vez que se les pide una opinión sobre por qué se llegó a donde se llegó con el pésimo estado de la economía y de todos los indicadores sociales que han dinamitado las chances de reelección que tenía hasta un tiempo atrás la coalición. Hoy ven esa posibilidad al menos remota, con una imagen del presidente que se desploma en casi todos los distritos del país y que ha provocado mucha preocupación donde el radicalismo gobierna, en Mendoza por cierto y Jujuy con Gerardo Morales. La otra provincia es Corrientes, con Gustavo Valdés en su conducción, pero sin elecciones a gobernador en este 2019.

Los radicales hace tiempo que cuestionan a Macri por haber gobernado sin que se los tuviera en cuenta y por tener que oficiar de bomberos mediáticos en defensa del propio gobierno cada vez que una medida, económica especialmente, se tomó sin que se los tuviera en cuenta para emitir una opinión y desembocara en un descalabro monumental. Las corridas cambiarias y el descontrol sobre el dólar, los ajustes tarifarios sin más, la falta de competitividad de las economías regionales, los graves problemas por los que atraviesan las pymes, la caída de la actividad y la consecuente pérdida de empleo han sido y siguen siendo los principales aspectos que los radicales le han criticado a Macri y a Marcos Peña, el jefe de Gabinete, a quien acusan de ser quien logró imponerse en el entorno de Macri para desplazarlos.

Pero ese estado de situación, por demás crítico y que rodea de fragilidad a la sociedad entre el PRO y la UCR, no ha generado que oficialmente el radicalismo esté evaluando irse de la entente que gobierna. Se lo reafirmó el propio Cornejo a Macri la semana pasada luego de mantener ambos un contacto telefónico de casi una hora. Tanto Cornejo como Morales y el mendocino Ernesto Sanz, el mentor de Cambiemos en el 2015 junto a Elisa Carrió y el mismo Macri, apuntan a los radicales bonaerenses, "los que no gobiernan, ni tienen la responsabilidad de gestión", los rumores y afirmaciones que afirman que el radicalismo busca un acuerdo con Roberto Lavagna para las elecciones. "Mucho ruido y pocas nueces", dicen Cornejo y los suyos sobre la actitud asumida por Ricardo Alfonsín y el Freddy Storani, básicamente.

Storani, precisamente y ayer mismo, le dio entidad a la versión de que Macri le ofrecerá a los radicales el lunes, en ese encuentro todavía no confirmado del todo, la vicepresidencia, para acallar las voces de fastidio.

"Son todas huevadas esas", dijo un funcionario de Cornejo sobre la especie. Hay radicales de fuste que creen ver que la versión, publicada por Clarín, es una operación de Marcos Peña "para que a lo largo de toda esta semana los radicales estemos puteándonos entre nosotros y seguir limándonos", definió otro radical de poder y peso propio. La cúpula radical le atribuye a Peña todas estas operaciones y quien fuera el que logró convencer a Macri -a poco de andar del gobierno-, que lo mejor que le podía ocurrir a la presidencia de Cambiemos es que gobernara bien lejos de la dirigencia emparentada con la vieja política y que se dejara llevar por su propia intuición y por los consejos del ecuatoriano Jaime Durán Barba.

En verdad, el camino que tomarán los radicales se resolverá en la famosa convención sin fecha y sin lugar que el partido tiene que realizar, en principio en mayo próximo. La convención es el órgano institucional más importante que tiene el centenario partido. Es allí donde se discute la estrategia electoral, la política de alianzas y si eventualmente los radicales deciden jugar solos, acompañar a Macri o enfrentarlo en unas PASO. Sobre esto, Cornejo por ahora ha sido contundente: "no está en análisis dejar Cambiemos".

Ahora, quienes en verdad dicen conocer tanto a Macri como el clima que hoy inunda a los radicales, que saben de sus emociones y de lo que piensan en verdad, afirman que la versión de la vicepresidencia para la UCR es falsa e irrealizable. Por dos cosas: Macri jamás aceptaría a un radical de compañero de fórmula y como vicepresidente y porque los radicales no aceptarían acompañarlo en una fórmula de dudoso resultado.

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario