Controversia
Maduro asumió hoy un nuevo período presidencial en Venezuela
Jueves, 10 de enero de 2019

Este jueves, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, arrancará un nuevo período de Gobierno, en medio de la agudización de las fricciones diplomáticas con EE.UU. y países aliados a Washington, 13 de ellos reunidos en el Grupo de Lima.

Caracas considera esta nueva escalada internacional como una acción dirigida a "alentar" un "golpe de Estado", con especial apoyo de los gobiernos de Brasil, Colombia y Guyana, vecinos de Venezuela.

El asedio contra el país suramericano arreció entre diciembre pasado y en lo que va de enero. En ese período, la Cancillería venezolana ha emitido más de 10 comunicados para responder a las "agresiones" del Grupo de Lima, que Caracas señala como un hecho "sin parangón en la historia de la región".

El acto de juramentación de Maduro, que se efectuará ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), fue expuesto bajo la narrativa de un nuevo día "crucial" del antichavismo, mientras que el Gobierno ha ratificado que el inicio de una nueva "etapa" de la revolución bolivariana no está exenta de desafíos.

¿Por qué la juramentación en el TSJ?

Uno de los argumentos de los detractores de Maduro es que el mandatario debe juramentarse ante el Parlamento, tal como lo estipula el artículo 231 de la Constitución venezolana. De hecho, este es uno de los motivos por lo que algunos gobiernos creen que el acto del este jueves es "írrito".

Sin embargo, ese mismo apartado de la Carta Magna establece que si por "cualquier motivo sobrevenido" el presidente no puede tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Y el hecho "sobrevenido" existe. En 2016, después de que la oposición ganara la mayoría de los curules en el Parlamento, sus diputados se declararon en desacato a las sentencias del Máximo Juzgado del país, que ordenaban la desincorporación de tres legisladores por irregularidades en el comicio.

El Parlamento, en desafío al marco institucional, hizo caso omiso al mandato del TSJ, por lo que el Legislativo fue declarado en desacato y, hasta la fecha, todas las decisiones carecen de validez.

Con el desacato vigente, el presidente Maduro no puede juramentarse en el Parlamento "porque sería una violación de la Constitución, y sería acompañar una inconstitucionalidad en tal hecho", explicó a medios locales el abogado y corredactor de la actual Constitución Hermann Escarrá.

Después de la juramentación en el TSJ, está previsto que el mandatario venezolano acuda a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el órgano con facultades plenipotenciarias por encima de todos los poderes públicos, electo por votación popular en el 2017.

Legitimidad

Con divisiones a cuestas y venida a menos en su capacidad de movilización electoral, algunos partidos de oposición decidieron no participar en las presidenciales del pasado 20 de mayo, aunque después cuestionaron los resultados que permitieron la reelección del presidente venezolano.

Desde esa postura, y con el apoyo de EE.UU. y 13 países del Grupo de Lima, el Parlamento tilda de "ilegítimo" al mandatario, un señalamiento que para Escarrá viola la soberanía popular, traducida en la mayoría de los votos que obtuvo Maduro en el comicio.

"La presidencia de Maduro es producto de un acto de votación en donde la mayoría de los votantes lo eligieron, eso no se puede despreciar", afirmó Escarrá en entrevista al canal VTV. Fuente: RT



Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario