Ante la crisis

Merkel y Hollande: "Estamos decididos a hacer todo para proteger al euro"

Alemania y Francia afirmaron estar dispuestos a tomar todas las medidas necesarias para resguardar la fortaleza de la moneda común.

Por Sección Internacionales
Los gobiernos de Alemania y de Francia afirmaron estar dispuestos a tomar todas las medidas necesarias para resguardar la fortaleza de la moneda común. En línea con sus pares de Italia y España, subrayaron también la necesidad de que se "implementen rápidamente" los acuerdos alcanzados en la última cumbre europea de finales de junio.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, se sumaron así a la exhibición de determinación del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Todo ocurrió luego de una fuerte volatilidad e incertidumbre en los mercados, de creciente presión sobre la deuda de España e Italia, y rumores y conjeturas sobre la posibilidad de un rescate español.

A mediados de semana, el mandatario italiano, Mario Monti, y los ministros de economía de España y Francia, habían subrayado también la necesidad de que se eviten demoras en la aplicación de los acuerdos alcanzados en la última cumbre europea de finales de junio.

No obstante, en la declaración conjunta que siguió a una conversación telefónica entre Berlín y París, se aseguró que los países miembros y las instituciones comunitarias "deben cumplir con sus obligaciones" en "su ámbito de competencias".

El titular del BCE aseguró que la autoridad monetaria "hará todo lo necesario para preservar el euro" y subrayó que su intervención "será suficiente" para aplacar las tensiones en los mercados.

Draghi agregó que la entidad tomará cartas en el asunto "en la medida en que la prima de riesgo soberana afecte negativamente el funcionamiento de los canales de transmisión de la política monetaria".

Sus palabras recordaron a otras similares pronunciadas en el pasado por representantes del BCE, de forma previa a la intervención de la autoridad monetaria en el mercado secundario de deuda, y dispararon la euforia en los mercados de valores europeos.

Fuente: Ambito

Te Puede Interesar