miércoles 22 jun 2022

Con la inflación encima del 5% en mayo, el BCRA prevé volver a subir la tasa de interés

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
13 de junio de 2022 - 09:15

Después de la caída de bonos ajustables por inflación o CER, la semana arranca con varios desafíos y decisiones por tomar para el Gobierno. Por caso, deberá volver a colocar deuda en pesos, y con un dato de inflación (el IPC se conocerá mañana martes) estimado en torno al 5%, ya se descuenta que el Banco Central volverá a "tocar" la tasa de interés por cuarta vez en el año.

Hay un par de datos a tener en cuenta. Empiezan a dolarizarse las carteras de inversión, mientras crece la desconfianza en los títulos en pesos: en la última licitación de bonos de mayo sólo 10% compró los que vencen en 2023, aunque un 35% apostó a los ajustables por CER.

En este marco, el dato del IPC medido por el INDEC parece ser que traerá un tenso alivio (rondará el 5%) pero demostrará que la perspectiva es muy pesimista para este año. Vale recordar que las últimas proyecciones de inflación para el 2022 se dispararon y los consultores ya esperan un alza del 72,6%. Por eso, el jueves la suba de tasas parece ser un hecho.

Habrá una nueva suba (unos 200 puntos básicos a partir de una TNA de 48% y una TEA de 60,12%) y no se descartan más durante el año, según confirmaron fuentes del BCRA a Ámbito. La suba, responderá no sólo a las perspectivas de inflación sino de una necesidad de volverlas positivas en términos reales tal como demanda el FMI para apaciguar el nerviosismo de los inversores que no descartan un reperfilamiento de la deuda, pese a que el ministro de Economía Martín Guzmán salió a descartarlo. 

Si bien se espera que los rendimientos continúen por debajo de la inflación, se busca ir en camino hacia dicha tendencia para recuperar el apetito de los inversores por la moneda local. La entidad incrementó sistemáticamente la tasa desde enero, cuando estaba en un 38%, muy por arriba de los ajustes decididos por otros bancos centrales de la región.

Para el economista Andrés Reschini,  Magíster en Finanzas de la Universidad Austral, el Central busca así un doble objetivo.

"Por un lado, incentiva la demanda de pesos (algo que dependerá de la magnitud de la suba) y esto generaría menor presión inflacionaria. Pero, por otra parte, generará que los pasivos remunerados del BCRA (que al 31/5 superaron los $ 5.7B, según balance semanal de BCRA) devenguen mayores intereses y eso juegue a favor de mayores presiones inflacionarias. Veremos entonces, según la magnitud de la suba y cómo se lo tome el mercado, el nuevo balance entre la demanda de pesos y la nueva oferta producto de los mayores intereses que deberá pagar BCRA".

Agrega, que el dato de la inflación será clave: "Si la suba de tasas resulta suficiente, a la luz de la publicación del dato de inflación de mayo, podría generar que se vuelquen más pesos a los plazos fijos tradicionales y quitarle algo de presión a los TC, que YTD vienen perdiendo contra los plazos fijos tradicionales y mucho más contra la inflación".

"Hay un dilema terrible para el BCRA: Si sube la tasa para absorber fondos y esterilizar su propia emisión, está diciendo que en el futuro habrá de emitir aún más para pagar esa tasa. Si no la sube, espanta a los ahorristas que ven licuar su capital. Las emisiones de deuda del Tesoro son a tasas cada vez más altas, indexadas o acompañando la inflación. Si no lo hace no puede financiar su déficit, pero esa tasa alta hará que el costo de atender esa deuda futura sea también más alto", expresa la economista Diana Mondino, consultada por AF.

"Sean en pesos o dólares el ahorro está muy restringido en Argentina, con pocas opciones de inversión. Una tasa de interés más elevada que acompañe la inflación simplemente mantendría el valor del dinero, y en algo morigeraría la estampida hacia bienes para evitar tener liquidez que se desvaloriza. Una tasa negativa contribuye a la inflación, ya que no hay demanda de pesos para ahorrar", agrega.

En cuanto a la actividad económica, Mondino afirma que "tiene más vigor" pero "es difícil pensar que haya inversiones en mayor capacidad y por lo tanto crecimiento. Es otro dilema para el Ministro de Economía: con una tasa más alta es aún más difícil que haya proyectos atractivos. De todos modos,  en Argentina el principal obstáculo es la incertidumbre política, más allá de cualquier nivel de tasa".



Te Puede Interesar