miércoles 22 jun 2022
Lucha contra el Narcotráfico

El "trabajo" por turno, un cuidador, un delivery y la venta de cocaína en un búnker de Ciudad

Por Hernán Adrover.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Sección Policiales 7 de junio de 2022 - 19:10

Una puerta con rejas y con un pequeño orificio. Por ahí se pasaban los billetes y las dosis de cocaína que fueron secuestradas este lunes en un búnker del barrio San Martín. En la casa no vivía nadie y era utilizada para la venta de estupefacientes. El hombre que cuidaba y vendía la droga y el proveedor quedaron detenidos. Creen que "trabajaban" por turnos para custodiar el lugar. 

El procedimiento se realizó por parte del personal de la División de Lucha contra el Narcotráfico en la manzana 29 del barrio San Martín de Ciudad. Una denuncia al Fonodroga -0800 800 37642-  permitió iniciar una investigación que terminó con resultados positivos. 

Confiscaron 258 dosis de cocaína que hizo un peso de unos 120 gramos en total, indicaron. Tras el decomiso, confirmaron que el envoltorio, por lo general menor a un gramo, era comercializado a 1.000 pesos cada uno. Es decir que, potencialmente, los vendedores se podrían haber alzado con 258.000 pesos si vendía dicha sustancia. Además confiscaron poco más de 3.000 pesos de la venta. 

Luego de la inspección ocultar que hicieron en la casa, señalaron que se trataba de un búnker que era utilizado con el único fin de resguardar y vender el polvo blanco. Tras la medida, un joven de 18 años y un sujeto de 45 años quedaron detenidos y a disposición de la Justicia federal. 

De las tareas de campo y el seguimiento que los policías realizaron en la zona y en ese lugar, determinaron que el más chico era el que actuaba como "delivery". Es decir, era el encargado de proveer el lugar con las dosis. Es más, cuando fue capturado, le encontraron algunos "paquetitos" con el polvo blanco, justo en el momento de la entrega.

 También descubrieron cómo era la mecánica para comercializar la cocaína. El "delivery" le dejaba la mercadería al cuidador, en este caso, al sospechoso de 45 años. Este último cumplía turnos, es decir, que durante la investigación previa, observaron a varias personas y en diferentes momentos cumpliendo la misma tarea. 

Y para vendérsela a la gente de dicho barrio o de otras zonas, el sujeto tenía una modalidad bastante particular para hacerlo. Lo hacía a través del orificio que tenía la puerta que, a su vez, estaba protegida por una importante reja, la cual evitaba que los compradores entraran o bien los policías en algún allanamiento. 

Justamente por el agujerito era que se vendían las dosis y esto permitía que no existiera contacto visual y no pudiesen observar al comprador. "No le podían ver la cara al que vendía y así evitaban que los identificaran. Eran varias las personas las que se turnaban para cuidar el lugar, que funcionaba como búnker porque no vivía nadie ahí", indicaron. 

Y explicaron: " Sólo tenían el lugar para vender la droga y el búnker les permitía resguardarse en todo horario". Además de la cocaína, los policías secuestraron otra sustancia blanca que utilizaban para estirar la droga. Ahora a ese elemento lo llevaron al laboratorio para analizar y saber de qué se trata. 

Los dos sospechosos continuarán detenidos en la Unidad Carcelaria Federal 32, en Tribunales Federales. Mientras esto sucede, continuarán analizando las pruebas y seguirán con las tareas para cerrar el círculo de la investigación para saber si hay más implicados en este caso

  




Te Puede Interesar